jueves, 21 de diciembre de 2017

Si quieres a tu hija, regálale este libro

Apunta el nombre y corre a la librería a por él y que se lo traiga Papa Noel, no dejes pasar un día más sin que lo tenga en su poder: Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes. (ed. Destino). En realidad no son cuentos y se pueden leer en cualquier momento del día. Pero es cierto que el momento de acostarse es una buena ocasión para saborear estas minibiografías, muy bien contadas y resumidas, de 100 mujeres extraordinarias de todos los tiempos que rompieron esquemas y pelearon por sus sueños: desde la astrónoma Hipatia a la tenista Serena Williams, pasando por la escritora Jane Austen, la pintora Frida Kahlo, la científica Marie Curie, la primatóloga Jane Goodall,  la faraona Hatshepsut, la abogada y ex primera dama Michelle Obama o las hermanas Brontë.



¿Y por qué para niñas rebeldes? Porque es un libro para niñas que no quieren conformarse con cuentos de princesas, que quieren soñar sin límites y crecer libres, convencidas de que pueden ser absolutamente cualquier cosa que quieren ser y hacer todo aquello que se propongan. Y este es el mejor regalo que podemos hacerle a nuestras hijas, educarlas para que sean libres. 
Acompañado de unos maravillosos retratos ilustrados de cada una de ellas, las niñas se adentrarán en historias de espías, astronautas, partisanas, pintoras, científicas, deportistas, juezas y hasta piratas y faraonas. No todas tienen final feliz, pero todas trasmiten un mensaje de determinación y valentía. Y es que uno de los objetivos de este libro, que ha sido un éxito internacional, es ofrecer a las niñas modelos y referentes en los que fijarse para que puedan elegir libremente su futuro y mantengan la confianza en sí mismas.
“Es importante que las niñas conozcan los obstáculos a los que se enfrentarán a lo largo de su vida, pero también es esencial que sepan que dichos obstáculos son superables. Vivimos en un mundo en el que el género no debe definir el tamaño de nuestros sueños ni la distancia que podemos recorrer. Todas las niñas merecen creer pensando que pueden llegar a ser lo que ellas quieran”, explican en el prólogo las autoras, Elena Favilli y Francesca Cavallo, que lograron publicar el libro con una campaña de crowfunding.

Con mi hija de ocho años (edad a la que, según varios estudios, las niñas empiezan a perder confianza en si mismas) lo estamos leyendo de una en una, cada noche una historia, saboreándolas. Un día me lo lee ella en voz alta y otro día se lo leo yo. Ha disfrutado con la valentía de las cholitas escaladoras, se ha emocionado con el sufrimiento de Frida Kahlo, se ha sorprendido con la historia de Manal Al-Sharif, la saudí que se atrevió a conducir un coche, y ha admirado la tenacidad de Marie Curie.


Es ella la que cada día me reclama cuando se va a la cama para que nos adentremos juntas en una nueva vida prodigiosa. Y así cada noche, antes de quedarse dormida, lo último que escucha antes de caer rendida son frases como estas, que ojalá se le graben a fuego en su cabecita: “Nadie tiene derecho a decirme que puedo o que no puedo lograr”, de Amma Al Haddad, levantadora de pesas de Emiratos Arabes Unidos. O “No soy un angel ni lo seré. Seré yo misma”, de Charlotte Bronte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compártelo