viernes, 28 de abril de 2017

Procreación y vacaciones

No sé si estaréis de acuerdo en que Abril es uno de los meses con mayor índice de nacimientos de todo el año. No, no me estoy basando en ninguna estadística rigurosa, sino en una mera deducción a juzgar por el número de cumpleaños al que han sido invitados mis hijos en este último mes. Hemos salido al menos a dos fiestas por día festivo (incluída la de mi propia hija pequeña, siendo familia numerosa era muy probable que nos coincidiera alguno en este mes). Ha sido un no vivir de fiestas y regalos, de tartas y sorpresas. Lo cual me lleva a inferir (hoy me he levantado con mente científica) que agosto es el gran mes de la concepción. Vamos, que somos muchos (me incluyo) que aprovechamos el relax vacacional (ay, esas siestas tras la playa) para tratar de aumentar la familia. De ahí el baby boom nueve meses después, vamos, en abril.


Por eso los daneses, que son muy listos y van muy por delante en tendencias sociales, han lanzado la original campaña Hazlo por Dinamarca para aumentar la natalidad con descuentos en los viajes a destinos exóticos para las parejas que quieran aumentar la familia (lo que no tengo claro es si luego comprueban que el viaje ha dado su fruto y si, de lo contrario, te obligan a devolver el descuento).
No sé a qué esperan para hacer algo similar en España, que estamos sumidos en un poco esperanzador invierno demográfico con una de las tasas de fecundidad más bajas del mundo. No hacía falta mandar a la gente a las Maldivas,  un fin de semana relajado en una playa valenciana da para mucho.*. 
(*Aunque claro, no es lo mismo traer un hijo al mundo en un paraíso nórdico que en estas latitudes mediterráneas, con escasos programas sociales, pero eso es otro tema y otro post).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compártelo