jueves, 14 de julio de 2016

Dejen nuestra tripa en paz

En pleno siglo XXI la presión sobre las mujeres para que nos reproduzcamos sigue siendo enorme. Estamos sometidas a un escrutinio constante . Nuestra fertilidad y capacidad reproductiva es objeto de discusión pública, todo el mundo tiene derecho a opinar sobre qué hacemos o dejamos de hacer con nuestro útero. 
Esta semana se ha comentado mucho que la recién nombrada primera ministra británica, Theresa May, no tiene hijos. ¿y qué? ¿influye eso para que lo haga mejor o peor? Margaret Thatcher tenía dos y eso no ablandó lo más mínimo su corazón, así que no parece que el ser o no madre sea un factor decisivo. Y sin embargo, sí se ha comentado, cosa que nunca se hace sobre un primer ministro. La rival de May por hacerse con el liderazgo del partido Tory, Andrea Leadsom comentó que el hecho de ser madre la convertía a ella en mejor candidata que May. Tener hijos "significa que tienes una participación real en el futuro de nuestro país, una participación tangible". Toma pulla. Cierto que luego se disculpó, pero el daño ya estaba hecho (aunque no parece que le haya perjudicado mucho a May, ya instalada en el 10 de Downing Street).

Y esta misma semana, Jennifer Anniston acaba de estallar tras la publicación de unas fotos suyas en biquini con el titular de 'Por fin está embarazada'. Y todo porque en esas fotos parecía que tenía tripa, pero no tripa de embarazada, sino tripa de una mujer normal, la típica tripa que tiene cualquier persona sentada, en un momento de relax, sin meter barriga, sin dejar de respirar, y sin retocar posteriormente por el photoshop. 



"No estoy embarazada, estoy harta", ha estallado  Anniston, la novia de América, la mujer más guapa del mundo según la revista People. Harta de que se le use para trasmitir el mensaje de que "las chicas no son guapas a no ser que estén increiblemente delgadas". Y harta de de que se siga perpetuando la idea de que "una mujer está incompleta o infeliz, o fracasada si no está casada con hijos".
"Estamos completas con o sin pareja, con o sin hijos. Y podemos decidir por nosotras mismas qué es lo mejor y lo más hermoso para nuestros cuerpos. Esa decisión es nuestra, solo nuestra. Podemos "ser felices y comer perdices" nosotras solas", ha clamado Anniston. 
Así que por favor, dejen nuestros úteros, y nuestras tripas flácidas, en paz.



2 comentarios:

  1. Bueno, si en general, pero tambien depende de lo que uno permita o no. Las celebridades y los politicos son caso aparte. Los politicos con tal de ganar, son capaces de tirar de cualquier argumento, por ejemplo, una respuesta posible de la primera ministra sin hijos pudiera ser que al no tener hijos ha dormido correctamente toda su vida y consecuentemente tiene mas neuronas disponibles, cosa que no es del todo descabellada.
    Las celebridades, mas de lo mismo, no creo que les importe tanto que hablen de sus tripas, para ellos lo importante es que se hable de ellos.
    Ya hablando de gente comun y corriente, es a cada cual de decidir en que medida compartes con los demas temas personales como la tripa que tienes o tus planes de reproduccion. Si ya despues comentan a mis espladas no lo se, pero pienso que no, la cuestion es no alimentar lo que no quieres que se hable de ti..

    ResponderEliminar
  2. totalmente de acuerdo con la posible respuesta de la primera ministra, ya está tardando en decirlo!!! ay todas esas neuronas perdidas...

    ResponderEliminar

Compártelo