martes, 19 de enero de 2016

Carta a Carolina Bescansa

Querida Carolina, supongo que estás todavía sorprendida por la que se montó el otro día cuando decidiste llevarte a tu bebé a a la primera sesión del Congreso.
Dice mucho de un país que cause más revuelo ver en los escaños del parlamento a una madre amamantando que a un diputado acusado de embolsarse millones de euros en comisiones. Una cosa, la segunda, nos parece normal, el pan nuestro de cada día, y lo otro, lo primero, hace que medio país se lleve las manos a la cabeza. Y qué quieres que te diga, que a mí me parece que, con lo tuyo, se han sacado las cosas de quicio. Lo dijiste bien claro a la puerta del Congreso, hay que respetar todas las formas de crianza, incluida la crianza con apego, que es la que practicas tú, y  por eso no te separas de tu hijo. Has tenido un niño tarde en tu vida y tienes todo el derecho del mundo a criarlo como mejor te parezca. Que no te apetece llevarlo a la guardería del congreso (un lugar estupendo, por cierto, donde por 150 euros al mes tienes al niño superbien atendido, ya quisiéramos muchas algo similar en nuestro lugar de trabajo), pues no debería pasar nada. Como en tantas otras cosas en la vida, deberíamos ser todas libres de elegir la opción que mejor nos parece y más nos conviene. Te han acusado de postureo, de privilegiada, y poco menos que de maltratadora de niños... Y yo, muy humildemente, soy de la opinión de que cada mujer es libre de decidir cómo y cuándo quiere vivir su maternidad. A Soraya se la crucificó por incorporarse al traspaso de poderes poco después de dar a luz a su primer hijo- y a Susana -Diaz, idem, por tomarse solo las seis semanas obligatorias de baja maternal- : . Entiendo, y en determinados momentos hasta comparto, el argumento de que las mujeres políticas deben dar ejemplo. Pero es que igual de importante o más es que den ejemplo los hombres, que también son padres aunque a veces se nos olvida.
Y la verdad que no me parece mal que aparezca un bebé en el Congreso, en un país con una tasa de natalidad insuficiente y con enormes obstáculos a la conciliación, me parece bien que se visibilice, aunque sea de manera puntual y simbólica, el hecho de que las mujeres pueden ser madres y trabajar al mismo tiempo.
Lo dicho, Carolina, que a seguir bien y a disfrutar mucho de tu niño, que crecen muy rápido.
Saludos cordiales




9 comentarios:

  1. Si losmpoliticos deben dar ejemplo , cuandonse va a trabajar se va a trabajar, no a pasear al niño. Soy farmaceutica, madre de 4 hijos, y no me parece serio llevar a mis hijos a la farmacia. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Cada una puede criar a su hijo como quiera y considere que es mejor para él. Pero no creo que el lugar de trabajo esté destinado a la crianza y educación de un niño, no le pagan por eso...en su casa que haga lo que quiera.

    ResponderEliminar
  3. Eso justo, exacto, es lo que pienso yo. Me fui hace 3 años y medio de España a México y de verdad, viendo lo que es noticia cada vez tengo menos ganas de volver. De hecho, no tengo ninguna. Qué país de idiotas en general. No nos quejamos de que nos chuleen pero nos encanta opinar sobre la forma en que viven los demás ¿? ... Gracias por escribirlo, un placer leerte. :)

    ResponderEliminar
  4. Pues no sé, Isabel, pero no estoy de acuerdo con algunos argumentos tuyos. El supuesto revuelo del bebé es flor de un día (y tú como periodista deberías saberlo), mientras que la corrupción es, como bien dices, el pan nuestro de cada día y, periodísticamente, da que hablar un día sí y otro también.
    Y por otro lado, un parlamento, una oficina, cualquier lugar de trabajo, no son sitios para llevar a un niño. Dar visibilidad a las dificultades de la conciliación no es llevar UN día a tu bebé al escaño. Por cierto, y ahora sí que hablo de oídas ¿es cierto que sus señorías acuden al Congreso de martes a jueves? ¿y que tienen vacaciones de verano "escolares", de dos meses? ¿y que la foto de la polémica se produjo casi un mes después de ser elegidos (cobrando, por cierto, desde el momento mismo de presentar sus credenciales, o como se diga)? ¿y dices que la guardería cuesta 150 euros? Pues enhorabuena, señora Bescansa, ha encontrado usted el trabajo ideal para criar a su bebé con apego.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo creo que tienes toda la razón.. se ha montado un lío tremendo total por algo que muchas madres ya hacemos.
    Yo soy autónoma y tengo una farmacia y ahora tengo a mi tercer bebé por las mañanas conmigo en la rebotica... Y no pasa nada. Ya tuve al primero también a las tardes...
    Cada madre somos libres de optar por la crianza que mejor nos parece.
    Fíjate que creo que lo peor de este caso es las piedras que otras madres le tiran a esta señora. Si no nos unimos para defender que algo tiene que cambiar en este país en el tema de la "conciliación" les damos una excusa a los políticos para no mejorar nada, ¿no crees?
    Gracias por tu post como siempre!

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente, cada mujer decide criar a sus hijos a su manera y ninguna es mejor que otra. Cada decisión está rodeada de las circunstancias de cada familia. Estoy de acuerdo en que se le debería dar más importancia al padre, que a veces se siente un poco excluido.

    www.elperiodicodetudia.com

    ResponderEliminar
  7. Está claro que conciliar la vida laboral y la familiar es imprescindible en los tiempos que corren. Ánimo!!!

    www.elperiodicodetudia.com

    ResponderEliminar
  8. Estamos en un momento en el que es imprescindible conciliar la vida laboral con la familiar!!!

    www.elrelatodetuvida.com

    ResponderEliminar
  9. Querida Isabel:
    Tras tiempo sin leerte no puedo por menos que hacer un comentario sobre esta carta que has escrito. Yo creo que sí pasa algo por llevar a un bebé al Congreso: se llama respeto. No creo que haya muchas más ocupaciones en esta vida que exijan más respeto que ser Diputado, representante de millones de personas y tomador de decisiones que afectan a muchos millones más. No me imagino a mis compañeras en el quirófano con sus bebés, o pasando consulta con ellos en brazos. Lo que le falta a Bescansa es respeto, sencillamente eso, respeto por las personas que representa. Y lo que le sobra es demagogia. Porque llevarse a un bebé al Congreso cuando no sólo te facilitan una guardería sino que tienes a la cuidadora en la puerta del Congreso es hacer demagogia. Lo que hizo no simboliza a nadie, más que nada, porque aquellas madres que no tienen más remedio que llevarse a sus hijos a todos lados no cobran 6000 euros al mes. Tú dices que ella es una madre que ha decidido criar a su hijo desde el apego: ¿Me puedes presentar a alguna madre que no sienta lo mismo?
    Cuando uno defiende una forma de pensar ha de hacerlo siempre. ¿Se lleva a su hijo cuando sale de fiesta tras ganar unas elecciones? Ya te lo digo yo: no. Pero esto es lo mismo que ir a ver al Rey en camisa y pantalones pitillo porque tú no eres de corbata y, de repente, ir a los Goya con smokin. Fácil de entender.
    Ángel.

    ResponderEliminar

Compártelo