jueves, 26 de marzo de 2015

Yo tenía una abuela que hacía flores de papel

Mi abuela era una mujer maravillosa que fue muy por delante de su tiempo. Criada en la miseria de la posguerra de un pueblo castellano, sabía que las perras gordas se hacían ahorrando, una a una, las perras chicas. Y por eso reciclaba todo, cuando ya nadie lo hacía y cuando todavía no era un deber social. Fue también una gran precursora de ese Do It Yourself que ahora causa furor. Era una verdadera reina del DIY. Hacía de todo, sobre todo reutilizando. No tiraba nada, todo podía tener otro uso. Aún conservo (y les tengo tanto cariño que me da pena pisarlas) unas alfombras que hizo tejiendo lanas recicladas de chaquetas viejas.
También hacía flores. De todo tipo de materiales. Flores de papel, de fieltro, de masa de pan, que, una vez secas, pintaba con esmalte de uñas. Las regalaba a todo el mundo. Las llevaba en broches.
Mi abuela murió hace 20 años. Algunas flores se han conservado, como unas maravillosas marapolas de tela roja, o un broche de capullos de tul. Otras no han resistido el paso del tiempo, eran demasiado frágiles,
Por eso ahora, cuando veo que hacer flores se ha convertido en una de las manualidades de moda,dentro de la fiebre Do it Yourself que domina nuestro tiempo y que ha colonizado la blogosfera, me he puesto muy contenta. Y he recibido con enorme alegría este libro que saca Planeta. Me lo he tomado como todo un homenaje a esa gran mujer que fue mi abuela. Y para continuar ese homenaje, el cumpleaños de mi niña, que en abril cumplirá seis años, va a tener como actividad especial el hacer flores de papel. Y así recordará, sin saberlo, a su bisabuela.





viernes, 13 de marzo de 2015

Felices sueños a todos

Hoy es el Día Mundial del Sueño y abundan los estudios de todo tipo sobre las nefastas consecuencias de no dormir bien. Y al leerlo no puedo evitar que se me abran las carnes recordando todos aquellos años insomnes, aquellas noches eternas que pasamos preparando biberones, calmando llantos, cambiando pañales, buscando chupetes, encontrando peluches, recolocando sábanas, encendiendo luces, abrazando niños, acunando bebés, contando cuentos, cantando canciones, ahuyentando miedos, espantando terrores, abrazando cachorros, volviendo a preparar biberones, volviendo a cambiar pañales, volviendo a contar cuentos y a espantar terrores.

Eran noches en las que, más que irnos a descansar, el padre de las criaturas y yo nos preparábamos física y mentalmente como si fuéramos a bajar a picar a la mina. Nos poníamos el mono y nos deseamos 'que te sea leve'. Dejamos de decir 'Buenas noches' porque nos sonaba a chiste de mal gusto.
En aquella época no éramos una pareja, no, eramos compañeros de curro con turnos diferentes, 'ahora te toca a ti, que yo ya he currado mucho'. Eran noches en las que nos despertábamos a codazos para decirnos que ahora le tocaba al otro cambiar el pañal, o preparar el biberón, como os conté en este post sobre biberones nocturnos que generó un enorme debate. Y que llegamos incluso, en el límite de la locura, a hacer un listado del número exacto de biberones y pañales que cada uno había cambiado esa noche, y a qué hora exacta para que no quedaran dudas. Imaginad el buen rollito que teníamos por la mañana. Así surgieron los problemas de pareja que os contó allá por el pleistoceno, en 2009, en este post que a día de hoy todavía sigue sirviendo de paño de lágrimas para muchas madres que sufren con este tema y que siguen dejando comentarios.
Fueron noches que duraron años, varios años, hasta que un día por arte de magia los tres cachorros empezaron por fin a dormir los tres. Y de repente las noches volvieron a ser momento de descanso. Y volvimos a desearnos Buenas noches y a darnos un beso antes de ir a dormir. Así que a todos los que ahora estáis en la trinchera de las noches insomnes, solo puedo daros ánimos y recordaros, porque a veces se olvida, que esto pasará, que volveréis a dormir. Y que, aunque os parece imposible, sobreviveréis a esto. Felices sueños a todos



miércoles, 4 de marzo de 2015

Llega Teatralia a Madrid

Un año más por marzo, al mismo tiempo que los primeros solecitos primaverales, llega a Madrid Teatralia, el festival de artes escénicas para niño. Un verdadero lujo que nos ayuda a todos los que vivimos en esta ciudad a congraciarnos un poco con ella. La inauguración es este viernes 6 de marzo con la obra 'El último truco de George Melies'.



Aquí tenéis toda la programación para que podáis elegir. Hay espectáculos para todos los gustos, edades y lugares (las compañías itineran por varias localidades de la Comunidad)

Compártelo