martes, 8 de septiembre de 2015

Vuelta al cole, muy a mi pesar

Ya hemos vuelto al cole. Este año es además importante en nuestra casa porque la niña, seis añitos, empieza ya primaria. Pasa el tiempo y nos crecen los enanos. "Estoy nerviosa por ir a primero", decía anoche tumbada en el sofá. Normal que esté nerviosa, va a salir del mundo de colores y despreocupación en el que ha vivido, sin una sola letra, ni un solo número, solo colores y dibujos, para entrar en otro de fichas, deberes y cuadrícula. Poco a poco la vida se va poniendo más seria y menos colorida. Supongo que por eso sus hermanos mayores, 9 y 13, tenían muy pocas ganas de volver al cole, porque sabían lo que les esperaba...

Y yo os confesaré que por una parte estoy aliviada de que las fieras recuperen la rutina, y con ella los horarios y los normas. Pero la verdad que tampoco estaba yo especialmente deseosa de que empezaran. No tenía, y no tengo, ninguna gana, de recuperar mi yo sargento, me da una pereza inconmensurable convertirme de nuevo en esa persona obligada a dar órdenes e instrucciones nada más abrir el ojo, con lo poco que me gusta a mí hablar recién levantada... Prefería seguir instalada en la anarquía de los levantares tardíos, irme a trabajar dejando a los niños en pijama, y podernos acostar todos a la hora que nos apeteciera, sin deberes, sin otra ropa que chanclas y bermudas. Es que yo soy mejor persona en vacaciones y en verano...
Feliz vuelta al cole a todos!




3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Eso de "qué ganas tengo de que vayan ya al cole" no es mi caso. Es volver a las prisas y al estrés familiar. Pero es lo que toca.

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy mucho mejor persona en vacaciones! Ánimo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Te leo y yo no lo hubiera expresado mejor!

    A mí me pasa igual. Los míos empiezan el lunes y cada año me pasa lo mismo, que por un lado tengo ganas de recuperar la rutina porque el verano se hace muy largo y el relax en las normas hace que cunda la anarquía en nuestro hogar, pero por otro lado supone la vuelta a las normas, las prisas y a mirar el reloj todo el rato.

    ResponderEliminar

Compártelo