lunes, 14 de septiembre de 2015

Contrato para la compra del primer móvil

Le hemos dado un móvil a mi hijo mayor (a punto de cumplir 13 años). Es algo que él llevaba pidiendo insistentemente desde hacía tiempo. Casi todos sus amigos y compañeros de clase ya lo tenían al menos desde el año pasado. Pero nosotros habíamos resistido numantinamente, compichados con las madres de los otros que seguían sin móvil. Me parecía que era demasiado pronto, que no lo necesitaba todavía y que era mejor esperar, porque una vez que tuviera uno en la mano se iba a convertir en una prolongación de su cuerpo y ya no lo iba a soltar más. Así que en esas hemos ido aguantando, ya os digo que de manera numantina, contra viento y marea.
De alguna manera siento como si ahora hubiéramos claudicado, pero supongo que ya lo necesitaba, se va a estudiar unos meses fuera y ahora sí que va a necesitar tener una manera de comunicarse, por mucho que no me guste nada esa dependencia que tienen hoy los chicos de sus smartphones. Por eso me he leído con mucho interés este reportaje publicado hace poco ¿A qué edad debo comprar el primer móvil? y he respirado aliviada al comprobar que mi hijo cumple todos los requisitos que citan los expertos para dar este paso (madurez, responsabilidad..). Siento como si le hubiera dado a mi niño, ya no tan niño, el pasaporte a la vida adulta. Quiero creer que hará buen uso...
Y de todas maneras, antes de dar este gran paso me he líido todo lo que tienen decir los expertos, incluida la policía nacional, que ha publicado incluso un acuerdo entre padres e hijos para la compra del primer móvil. Como me parecía muy serio, he redactado yo nuestro propio contrato, que he hecho leer, y firmar, al interfecto, antes de entregarle el cacharro. Aquí os lo dejo por si os vale.


- el móvil te lo hemos comprado nosotros, no se te olvide, eso significa que hasta que te puedas comprar uno con tu propio dinero, y aún te faltan unos cuantos añitos, tendrás que aceptar nuestras normas.
- si te hemos comprado el móvil significa que nos fiamos de ti, que consideramos que eres ya grande y que vas a ser capaz de hacer un uso responsable de él. Si no nos fiáramos de ti ni se nos pasaría por la cabeza poner un smartphone en tus manos.
- tú eres el responsable de tu móvil, si se te pierde o se te rompe no está garantizada una sustitución inmediata, así que cuídalo.
- el móvil no es una prolongación de tu cuerpo, es una herramienta y, como tal, hay momentos que conviene usarla y otros que no.
- responderás con amabilidad. no tienes por qué responder a todas las llamadas, con excepción de las nuestras que responderás, bien mediante voz o por mensaje, siempre, porque si te llamamos es porque necesitamos saber que estás bien. Al fin y al cabo, esa ha sido uno de los principales motivos por lo que te hemos comprado un móvil.
-  conoceremos tus contraseñas. y, por lo menos al principio, instalaremos filtros en tu aparato para controlar a qué páginas accedes y por dónde navegas. Eres pequeño y el mundo es muy grande, déjanos que te guiemos a medida que lo vas descubriendo, y desde luego no queremos que todavía caigas en páginas violentas o pornográficas.
- no lo llevarás al colegio a diario. iremos valorando los momentos en los que sí puede ser útil que lo lleves, como una excursión, o cuando vuelvas tarde a casa de alguna clase o de un entrenamiento.
- cuando estés en casa, mientras no lo estés usando, el móvil estará en el salón, en el mueble donde dejamos todos los demás teléfonos. Por la noche se apagará siempre y se dejará en ese mismo mueble.
- podrás usarlo un rato cada día, ni muchísimo menos todo el tiempo que estés en casa. Y la norma de no televisión ni pantallas entre semana durante el curso escolar se aplicará también al móvil. De lunes a viernes no se juega con el móvil, su uso principal será para comunicarte con tus amigos y compañeros de clase. Y antes de irse a dormir, no hay que usar el móvil, tampoco otras pantallas, porque no es bueno para conciliar el sueño.
- nos contarás qué aplicaciones y qué juegos te descargas.
- lo tendrás silenciado en lugares públicos.
- no lo usarás cuando estés hablando con alguien. Recuerda, un móvil no reemplaza la conversación cara a cara, sigue mirando a los ojos a la persona a la que hablas. Eres un niño encantador, muy sociable y bien educado y queremos que sigas siéndolo.
- no dirás nunca por whatsapp, por mail o por sms algo que no dirías en persona cara a cara. El móvil no es una manera de esconderse.
- no mandarás fotos tuyas a gente que no conoces. de ningún tipo. Y fotos íntimas tuyas, esto quiere decir sin ropa, a nadie, absolutamente a nadie.
-  no dejarás que el móvil te aisle del mundo en el que vives, no dejarás que el móvil te impida ver lo que tienes alrededor. no te obsesiones con sacar fotografías, mira bien lo que tienes delante. Y disfrútalo, que para eso está el mundo real.
- puede que nos equivoquemos, para nosotros también es nuevo esto de lanzarte al mundo adulto. pero para eso estamos, para ir mejorando y corrigiendo errores.

-




6 comentarios:

  1. A lo mejor porque mis hijos y yo accedimos a la vez al móvil y a internet, no acabo de entender eso de tengo derecho a cotillear y a saber tus claves.
    Le has enseñado lo suficiente, igual que a cruzar un semáforo?
    Vas detrás de él enterándote de lo que habla con sus amigos?
    Vas a controlar lo que ve en los móviles de los amigos?
    Que se lo hagas firmar está bien, que sea efectivo....

    ResponderEliminar
  2. No estoy de acuero con Estresad.No se trata de cotillear la vida de nadie.
    Mis hijos acceden a mi bolso, a mi cartera, a mi ordenador, a mi armario, a mis cajones,... a mis intereses, a mis penas, a mis preocupaciones y a mis alegrias. En la familia se sobreentiende que no es cotilleo, es ganas de participar en la vida del otro.
    Yo no quiero cotillear la vida de mi hija, quiero servirle de guia. Aun es pequeña, 14 años, y aunque no es "tan pequeña" todavia me considero con la responsabilidad de guiarla en lo que come, en lo que ve en la tele, en como se cuida fisicamente, guiarla en su ocio, acompañarla, estar presente, saber lo que le gusta, lo que le disgusta.
    Mi hija accede a mi ipad,a mi movil y yo al suyo. No hay mas.
    ¿Controlo como cruza la calle? Si, le va su seguridad fisica. ¿"Controlo" lo que come? Si, le va su salud fisica. ¿"Controlo" lo que ve en la tele? Si, le va su seguridad mental. Pero me parece que la palabra no es "controlar", es compartir, acompañar, guiar, participar.
    Soy profesora de secundaria desde hace ya 13 años y veo a muchos adolescentes "incontrolados". Demasiados.
    En cuanto a la carta, yo tambien la utilice con mi hija, la redactamos juntas y la firmo. Despues de un año han cambiado alguans condiciones unas a mi gusto y otras para mi disgusto, pero ella sigue sabiendo que es algo que ella tiene que controlar y que, si no lo hace, se lo tendre que controlar yo.
    En cualquier caso, un consejo practico: vovler a leer juntos las condiciones de vez en cuando (una vez al mes) por que la rutina y lo de "siempre lo hemos hecho asi" hace estragos!!!!
    Un saludo,
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que van incontrolados, María tiene 15 años, y tiene compañeros que dan miedito, lo que yo quería decir no es que no se comparta, ellos usan mi teléfono, y yo les enseño lo que hablo, y si hiciera falta, no el móvil, removería el mundo para enterarme, pero sólo por algo serio.
      lo que se trata es de llegar al móvil enseñado.

      Eliminar
  3. No se si es necesario lo de las claves y eso, pero le aclaran que será al principio. Como cuando le enseñamos a los hijos a cruzar la calle solos, no los dejas solos porque ya pueden cruzar, vas con ellos y observas si mira para los lados antes de bajar el pie a la calle, y una vez que ya sabes que tu hijo lo hace correctamente, ya le das más soltura para manejarse solo. Lo bueno es que le das las pautas y los beneficios de obedecer, es complicado que lo entiendan desde ya, pero al menos se lo están apuntando. Lo único, creo yo, que a lo mejor escribir en un cartel unas pocas pautas claras para verlas cada vez que sea necesario, tenerlas a mano en una pared o puerta, serviría de refresca memoria. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. oh! qué envidia me das....yo lo he llevado crudo para evitar que le compraran un móvil a la mía, y sólo tiene 11 años...ha venido de las vacaciones con los abuelos con Iphone y Ipad....me siento una madre vencida :'(
    Control parental! cómo me gustaría saber de informática para poder ponérselo.
    Sueno demasiado "lamentosa" pero es que la situación por ahora, me ha desbordado.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con TODO. Muchos padres se escandalizan con lo de las claves, con que seamos los padres tan cotillas, pero no hay que olvidar que somos los titulares del número de teléfono y responsables de todo lo que a traves de esa linea se haga o diga.

    ResponderEliminar

Compártelo