miércoles, 10 de junio de 2015

Instrucciones para sobrevivir al fin del curso escolar

El mes de junio es algo así como el ultramaratón de la maternidad, una prueba de fondo donde se pone a prueba la resistencia. Es algo para que lo que llevamos ensayando todo el año, pero siempre te pilla desprevenido y desfondado.
Si tienes un hijo quizás puedas afrontarlo, con mayor o menor deportividad, haciendo malabares con el trabajo para lograr ir a todas las funciones, entregas de diplomas, y demostración de todo tipo de habilidades, individuales y colectivas, que hará tu retoño. Si eres medianamente apañada y pelín insomne no tendrás muchas problemas para prepararle los diferentes atuendos, meriendas y contribuciones a regalos. Si tienes dos hijos, la cosa se empieza a poner emocionante y exige ya cierto nivel de logística, forma física, para llegar a tiempo de un sitio a otro, flexibilidad horaria en el curro, o cierta comprensión por parte de tu jefatura. Tendrás ya que robar horas al sueño para preparar las indumentarias y deberás hacer acopio de alimentación susceptible de ser llevada a fiesta infantil, por si las moscas. Y si tienes tres, o más. Ay, pobre de ti, si tienes tres o más. Deberás tener una forma física digna de las Olimpiadas. Y un equilibrio mental digno de Ghandi. Más te vale haber empezado a practicar, meses antes, técnicas para controlar el estrés y poner a raya la ansiedad. Tendrás que hacerte una hoja excel y rezar para que no te coincidan, o quizás, para que sí te coincidan porque así tendrás una excusa razonable para no ir a todas. Deberás pedirte días libres de vacaciones, o arriesgarte a perder el empleo. Tendrás que robar horas al sueño, o directamente no dormir, para tener a punto cada día el traje necesario, que siempre hay que añadir una fruslería en el último minuto, un borde de pasamanería a un sombrero, unas puntillas a un cuello, un dibujo a una camiseta. Tendrás que hacer una compra de refrescos y patatas fritas como para dar una fiesta para 500 niños. Y sobrevivirás. Y todo saldrá bien. Y tú disfrutarás sentada en primera fila (o en la última porque habrás llegado tarde). Aquí os doy unos consejitos para triunfar en el intento:
- vayan con la cara lavada. O, como mucho, con maquillaje waterproof, es decir a prueba de lágrimas. Porque cuánto se llora, madre del amor hermoso, en las actuaciones escolares. Yo veo un hijo mio cantando, o moviendo la boca haciendo playback, y ya me sorbo los mocos llorando, que no lo puedo evitar. Y si ya se les ocurre, como ha sido hoy el caso, ponerme fotos de cuando entraron en el colegio y de cómo han ido creciendo, ahí ya corro el riesgo de deshidratación severa.
- llévense kleenex, siempre. para limpiarse con elegancia, que una cosa no quita lo otro.
- dedíquese la noche antes de cada evento, o sea una noche sí y otra no, a vaciar el móvil para tener espacio para hacer fotos nuevas. y videos. y de todo.
- haga una lista bien grande y cuélguela en un lugar visible del evento de cada día y la ropa necesaria. Si le ha sido concedida la gracia divina de ser una mujer organizada y previsora, aprovechelo y al inicio de cada semana tenga ya limpios y planchados todos los atuendos. Se evitará noches en vela.
- tenga bien presente qué día exacto tiene actuación cada hijo, para ir, si puede. Pero también, en caso de no poder ir, para preguntarle qué tal le ha ido esa misma tarde, no a los tres días.
- disfrute. a pesar de todo, disfrute, que esto de la infancia es un suspiro y se pasa volando. 

7 comentarios:

  1. ¡Qué miedo!

    Yo que estoy esperando mi tercero para septiembre y mi mayor es el único en el cole que hace por ahora funciones escolares me he asustado con tu post.

    Ya sospeché que a partir de ahora mis junios se iban a llenar de obstáculos cuando este año me tocó (para 1 solo niño):
    - un festival un jueves para mostrarnos la obra de teatro de la única extraescolar a la que le he apuntado.
    - para el lunes siguiente: preparar 2 disfraces distintos con sus complementos. Ir a las 2:45 a vestir al niño y correr a hacer cola porque los padres estamos locos y el festival empezaba una hora más tarde!
    Teniendo ambos días que organizar toda una operación logística para dejar a mi hija pequeña con los abuelos.

    Además, confieso que a mí no me gustan los festivales infantiles... Vamos, que a mi criatura le veo a gusto y obviamente me ensancha el corazón verle bailando y haciendo monerías en el escenario... pero ver a las otras clases... es una tortura para mí... con sinceridad...

    En fin, que el año que viene tendré 2 niños con este ritmo frenético de junio y dentro de 3 años: 3 niños!!!!!
    6 festivales y probablemente entre 6 y 9 disfraces además de las extraescolares que las criaturas elijan...

    Miedo!!!!!! Mucho miedo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Juas, juas...Pues sí, tal cuál es. Yo propondría que cada actividad tuviera su final en un mes diferente: febrero-judo, marzo-teatro y así, aunque luego sigan con las clases, pero así no temeríamos el mes de junio como a nada en el mundo y llegaríamos a todo con ganas de disfrutar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué buena idea!! así debería ser para que el mes de junio no fuera esta locura!

      Eliminar
  3. Hola! Quería informarte, por si era de tu interés, que Campamento Cervantes ha organizado un concurso de fotografía y sortea 3 plazas para Agosto!! Te dejo la web (www.campamentocervantes.es) y aquí el enlace del concurso, muchas gracias! http://bit.ly/1en0ps1

    ResponderEliminar
  4. A punto de superar el peor fin de curso de mi vida, con un chico en tercero de primaria y una niña en primero de infantil. Superado el concierto de música, con la niña disfrazada de payaso y el niño con camisa blanca. Superados los bailes de todo el cole en las pistas deportivas, el niño de verde y la niña de blanco. Superada la fiesta del circo para el curso de la pequeña, con mamá disfrazada de payaso (primera y última vez) apoyando en los talleres. Superados los puñeteros regalos a los profes, se confirma que cada madre tenemos una opinión y una forma de expresarla en los grupos de whatsapp. Superadas las fiestas del agua, con bolsa que ríete tú del equipaje de las vacaciones. Sólo me queda por comprender por qué tenía que ir el mayor de verde a la fiesta del agua. Ánimo supermadres
    mamisigloXXI.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Aquí una madre de tres que lleva las últimas semanas intentando desarrollar el don de la ubicuidad, pero nada, oye. He sufrido en carnes propias eso de que coincidan eventos escolares y lo de la lagrimilla (ejem). Vamos, que acabamos de empezar las vacaciones de verano y yo estoy ya para el arrastre :D

    ResponderEliminar
  6. Si quieren monetizar su blog o sitio web pero no saben cómo hacerlo, les recomiendo Mediafem (https://www.mediafem.com/). Yo estoy trabajando con ellos y me ha ido muy bien. Con ellos tuve la oportunidad de impulsar mi marca, y sus ejecutivos son los que se ocupan de comercializar los espacios de publicidad en mi web. Es genial.

    ResponderEliminar

Compártelo