jueves, 23 de abril de 2015

Los últimos libros en los que he 'vivido'

Hubo una época, cuando estábamos inmersos en aquel túnel de la crianza y las noches insomnes, en el que dejé de leer novelas. Mi cabeza era incapaz de recordar lo que había ocurrido antes, no lograba concentrarme en la lectura. Fue una época dura en la que, sin embargo, no dejé de leer y devoré relatos cortos (me leí todo todito Alice Munro, imprescindible). Era lo único que mis neuronas podían asimilar.
Afortunadamente las fieras ya duermen toda la noche de un tirón y mis neuronas, aunque mermadas, han recuperado algo de su capacidad de retención. Así , y he vuelto a hincarle el diente a las novelas y a recuperar ese placer inenarrable de vivir entre las páginas de un libro, de desear que no se acabe nunca.


Y hoy, para celebrar el Día del Libro, os voy a contar los últimos libros en los que he 'vivido' las últimas semanas y que, al terminarlos, me han sumido en un vacío que solo se llena sumergiéndose en otro por lo menos igual de bueno:
Canciones de amor a quemarropa de Nickolas Butler, publicado por Libros del Asteroide, esa colección maravillosa que edita con mimo y selecciona con esmero lo que publica. Un libro en el que quedarse a vivir, con unas descripciones de paisajes únicas y unos personajes que quisieras conocer.
- Entre limones. Historia de un optimista de Chris Stewart. Un canto a la vida hecho por este músico inglés que decidió instalarse en un recóndito rincón de la Alpujarra (doy fe de que es absolutamente recóndito porque estas vacaciones de Semana Santa nos fuimos a buscarlo, libro en mano, cual fans histéricos) .
Lejos de Ghana de Taiye Selasi, publicado por Anagrama. Una historia familiar que te deja sin aliento y te mantiene pegada a las  páginas hasta que termina, escrito con una maestría envidiable.
Limonov de Eduard Carrere, publicado también por Anagrama. No es ficción, pero tiene el pulso y la tensión narrativa de la mejor de las novelas. Apasionante.
- También esto pasará de Milena Busquets, publicado también por Anagrama (os juro que esto post no está patrocinado por Anagrama), un canto desgarrador y cómico de una mujer que acaba de perder a su madre. No os cuento más, leedlo.

Y con estas confesiones literarias os deseo Felicísimo Día del Libro. Leed mucho, que si vuestros hijos os ven haciéndolo, lo harán también ellos.

3 comentarios:

  1. Me los apunto para cuando logre salir de la fase de las noches insomnes.

    Literatura infantil y juvenil para todas las edades


    ResponderEliminar
  2. Yo ahora mismo estoy en ese túnel y además, cuando intento leer algo me tengo que esconder porque como me vea con un libro en la mano acude raudo y veloz a pedírmelo para destrozarlo llevado por la curiosidad de las páginas de papel...
    Así que dicho ésto, ahorita mismo leo más bien poco.

    ResponderEliminar
  3. Si te gustó "entre limones" anímate con "el loro en el limonero", la historia continúa. Los leí hace tiempo, cuando el padre de las criaturas y yo nos planteábamos hacer algo parecido. Al final... la cosa cambió de rumbo, ellos tiraron hacia el Sur y nosotros nos marchamos algo más al Norte.
    Lástima que ahora... los libros que me acompañan... sean de "gramática.fi".

    ResponderEliminar

Compártelo