jueves, 26 de marzo de 2015

Yo tenía una abuela que hacía flores de papel

Mi abuela era una mujer maravillosa que fue muy por delante de su tiempo. Criada en la miseria de la posguerra de un pueblo castellano, sabía que las perras gordas se hacían ahorrando, una a una, las perras chicas. Y por eso reciclaba todo, cuando ya nadie lo hacía y cuando todavía no era un deber social. Fue también una gran precursora de ese Do It Yourself que ahora causa furor. Era una verdadera reina del DIY. Hacía de todo, sobre todo reutilizando. No tiraba nada, todo podía tener otro uso. Aún conservo (y les tengo tanto cariño que me da pena pisarlas) unas alfombras que hizo tejiendo lanas recicladas de chaquetas viejas.
También hacía flores. De todo tipo de materiales. Flores de papel, de fieltro, de masa de pan, que, una vez secas, pintaba con esmalte de uñas. Las regalaba a todo el mundo. Las llevaba en broches.
Mi abuela murió hace 20 años. Algunas flores se han conservado, como unas maravillosas marapolas de tela roja, o un broche de capullos de tul. Otras no han resistido el paso del tiempo, eran demasiado frágiles,
Por eso ahora, cuando veo que hacer flores se ha convertido en una de las manualidades de moda,dentro de la fiebre Do it Yourself que domina nuestro tiempo y que ha colonizado la blogosfera, me he puesto muy contenta. Y he recibido con enorme alegría este libro que saca Planeta. Me lo he tomado como todo un homenaje a esa gran mujer que fue mi abuela. Y para continuar ese homenaje, el cumpleaños de mi niña, que en abril cumplirá seis años, va a tener como actividad especial el hacer flores de papel. Y así recordará, sin saberlo, a su bisabuela.





1 comentario:

  1. Mi abuela también era como la tuya. MUJER con mayúsculas, que supo sacar a una numerosísima familia de nueve hijos adelante. Sea por ellas, por nuestras abuelas castellanas. Me gusta mucho tu blog. Escríbenos más a menudo, porfi!

    ResponderEliminar

Compártelo