viernes, 13 de marzo de 2015

Felices sueños a todos

Hoy es el Día Mundial del Sueño y abundan los estudios de todo tipo sobre las nefastas consecuencias de no dormir bien. Y al leerlo no puedo evitar que se me abran las carnes recordando todos aquellos años insomnes, aquellas noches eternas que pasamos preparando biberones, calmando llantos, cambiando pañales, buscando chupetes, encontrando peluches, recolocando sábanas, encendiendo luces, abrazando niños, acunando bebés, contando cuentos, cantando canciones, ahuyentando miedos, espantando terrores, abrazando cachorros, volviendo a preparar biberones, volviendo a cambiar pañales, volviendo a contar cuentos y a espantar terrores.

Eran noches en las que, más que irnos a descansar, el padre de las criaturas y yo nos preparábamos física y mentalmente como si fuéramos a bajar a picar a la mina. Nos poníamos el mono y nos deseamos 'que te sea leve'. Dejamos de decir 'Buenas noches' porque nos sonaba a chiste de mal gusto.
En aquella época no éramos una pareja, no, eramos compañeros de curro con turnos diferentes, 'ahora te toca a ti, que yo ya he currado mucho'. Eran noches en las que nos despertábamos a codazos para decirnos que ahora le tocaba al otro cambiar el pañal, o preparar el biberón, como os conté en este post sobre biberones nocturnos que generó un enorme debate. Y que llegamos incluso, en el límite de la locura, a hacer un listado del número exacto de biberones y pañales que cada uno había cambiado esa noche, y a qué hora exacta para que no quedaran dudas. Imaginad el buen rollito que teníamos por la mañana. Así surgieron los problemas de pareja que os contó allá por el pleistoceno, en 2009, en este post que a día de hoy todavía sigue sirviendo de paño de lágrimas para muchas madres que sufren con este tema y que siguen dejando comentarios.
Fueron noches que duraron años, varios años, hasta que un día por arte de magia los tres cachorros empezaron por fin a dormir los tres. Y de repente las noches volvieron a ser momento de descanso. Y volvimos a desearnos Buenas noches y a darnos un beso antes de ir a dormir. Así que a todos los que ahora estáis en la trinchera de las noches insomnes, solo puedo daros ánimos y recordaros, porque a veces se olvida, que esto pasará, que volveréis a dormir. Y que, aunque os parece imposible, sobreviveréis a esto. Felices sueños a todos



4 comentarios:

  1. Aquí una madre que ha sobrevivido! Y lo digo orgullosa porque, aun teniendo marido, me lo he chupado yo solita! ÉL se ponía sus tapones en los oidos y me daba las "buenas noches" hasta con un beso, porque él sí dormía... y a pierna suelta! hasta se fue de la habitación porque no podía dormir bien! mientras yo, me las pasaba cada hora y media dos horas despertandome a darle la teta, consolarle... y luego teniendo que ir a trabajar! así durante 2 años de mi vida. La que queria tener hijos era yo, así que no podía protestar... En fin, por muy mal que se pase, todo pasa y se vuelve a dormir! pero mientras... cada vez que lo recuerdo... aún no sé cómo lo hice...

    ResponderEliminar
  2. Bajar a la mina, que metafora tan exacta... Con la primera llegue a desarrollar una especie de fobia a la noche.. por el dia te caes de suen~o pero al menos no tratas de dormir :) con la segunda que ya tiene 3 an~os y todavia pasamos malas noches porque es que siempre es algo, pis agua mocos.. ahora la ultima es que se despierta con ganas de ir al ban~o pero tiene tanto suen~o que no puede levantarse y asi se va despertando cada 15 o 20 minutos hasta que al fin no agunata mas, va y despues se duerme :) asi que me digo "ya dormire.. aunque sea dentro de 15 an~os"
    gracias por el post, ayuda saber que hay luz al final del tunel !

    ResponderEliminar
  3. Si,recordar esos días...9 años de mi vida durmiendo a trozos, aunque no me levantaba, normalmente se levantaba el, salvo que fuera algo extremo y me necesitara. Los niños por el día llamaban a mama y por la noche a papa porque yo caía en un sueño tan profundo que no oía nada. Un día mi marido bajó la basura y se le olvidaron las llaves y yo tardé media hora en enterarme que aporreaba la puerta, y lo hice porque empezó a llorar la niña.

    ResponderEliminar
  4. Ahora sí que se me cae la lagrimilla 12 meses sin dormir llevamos con el bandido y cuando he leido lo del beso de buenas noches de la pareja..tan identificada madre mía.....volveremos algún día a la normalidad,.....

    ResponderEliminar

Compártelo