miércoles, 28 de mayo de 2014

Te invitamos a ver Pancho el perro millonario

¿Quieres ir al cine a ver Pancho el perro millonario?
Sorteamos, con la colaboración de Planeta Junior,  dos lotes compuestos de:
- un libro de Pancho.
- una entrada doble para ir a ver la película en cualquier cine donde se proyecte -se estrena el 6 de junio-



Para participar solo tienes que rellenar este sencillo formulario. Tienes de plazo hasta las 24 horas del 4 de junio. Avisaremos a los ganadores con un mail y anunciaremos sus nombres en nuestra página de Facebook.

lunes, 26 de mayo de 2014

Apología del bidé

Hace cinco años cuando nos cambiamos de casa (la familia numerosa necesitaba espacio) y tuvimos que hacer reforma, se nos planteó la duda en los cuartos de baños de qué hacer con los bidés. ¿Mantenerlos? ¿Aprovechar el espacio para un hermoso mueble donde guardarlo todo o una bañera más grande?. Os confieso que hasta entonces yo nunca me había planteado la utilidad de este sanitario (¿es un sanitario? ¿qué es?), me parecía algo trasnochado - alguna vez leí que surgió en los prostíbulos franceses- y de otra época, incluso en una casa donde vivimos pensé en convertirlo en estanque para nenúfares, no os digo más. Finalmente, tras darle muchas vueltas al tema, decidimos optar por la solución más conservadora y mantenerlos en los dos cuartos de baño, tanto en el baño de los niños como en el nuestro propio. Y debo deciros que, cinco años más tarde, me alegro enormemente de la decisión tomada porque los utilizamos mucho, especialmente el de los niños, para lavarles los pies y sus culitos redondos cuando han tenido algún 'percance', que aún los siguen teniendo y no voy a dar más detalles aquí. Así que debo confesar que, aún a riesgo de quedar como una antigua, completamente out de las últimas tendencias en decoración de baños y otros interiores,  me he convertido en acérrima defensora de la utilidad del bidé. Ahora que hay tal crisis de ideas, del bipartidismo y de las ideologías en general, y de las mayoritarias en particular, debería lanzar un partido, un movimiento, un algo 'Pro bidé'.
Y vosotr@s, ¿qué pensáis? ¿Bidé sí? o ¿Bidé no?
P.S. Y no, malpensad@s, este post no está patrocinado por Roca. Pero si alguna marca de sanitarios patria o extranjera está interesada, sírvase enviar mail a la dirección de contacto.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Homenaje a Mafalda


Hay días que una buena noticia tiene el poder de iluminarte el día. Como hoy la concesión del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades a Quino, el autor de la única, irreverente, entrañable, maravillosa, irrepetible Mafalda, que hace poquito ha cumplido nada menos que 50 años, sin perder un ápice de su inocencia, su frescura y su acidez. Las tiras de Mafalda fueron de las primeras cosas que cayeron en mis manos cuando empecé a leer, hace ya de esto un tropel de años. En aquel momento no entendía ni la mitad, qué digo, ni el 80% de lo que contaba. Por eso las releía continuamente, para ver si ya lograba comprender algo más. Y así fui creciendo con Mafalda, con sus amigos, no sabría a cuál elegir, y su hermanito Guille, con sus ceceos y aquel inolvidable '¿Vieron todo lo que cabe en un lapiz?', delante de una pared llena de garabatos. Atesoré todos sus álbumes y una vez que vino Quino a Madrid hice cola pacientemente para pedirle un autógrafo, y hoy conservo como oro en paño aquel libro dedicado con un retrato que me hizo en dos minutos. Y todavía hoy, de vez en cuando, releeo los Mafaldas y me sorprende su vigencia y su actualidad. ¡Enhorabuena por ese premio tan merecido!
En cuanto a llegue a casa voy a bajar todos mis ejemplares de Mafalda del estante donde tengo los incunables y los pondré en manos de mis fieras para que empiecen a disfrutar, con cuidado y mimo, eso sí, de ellos, que Mafalda ayuda mucho a entender el mundo.









Enlace permanente de imagen incrustada

miércoles, 14 de mayo de 2014

Por unos horarios más familiares

Mañana es el Día de la Familia. Poco puedo yo añadir a propósito de esta sacrosanta institución sobre la que se asienta la sociedad española. Qué sería de este país sin sus familias. Al garete nos habríamos ido ya hace tiempo. Y, sin embargo, qué poco apoyo tienen desde las instituciones. Debemos de ser unos de los países europeos con un gasto más bajo en políticas familiares. La Federación de Familias Numerosas ha aprovechado la ocasión para sugerirle al gobierno un centenar de medidas de apoyo a las familias.
Y pensando qué necesitamos las familias en este país una de las primeras cosas que me viene a la mente es un cambio en nuestros horarios. En esos endemoniados horarios españoles que hacen que los niños salgan del colegio prácticamente a la misma hora a la que sus padres retoman la jornada laboral tras la pausa del almuerzo. En esas pausas para las comidas tan improductivas y tan absurdas. En esas jornadas laborales que se alargan casi hasta la hora de llevar a los niños a la cama. Y así se explica que solo el 55% de las mujeres (frente al 100%) de los hombres recuperen su horario laboral después de tener un hijo -según un reciente informe de la Organización Internacional del Trabajo-  porque se ven abocadas a reducir jornada para poder compatibilizar su trabajo con el cuidado de los niños. Y digo yo que todos estaríamos más contentos, y rendiríamos más en el trabajo y tendríamos menos problemas de estrés y ansiedad, si tuviéramos tiempo para existir después del trabajo, para poder dedicarnos a nuestros hijos, a nuestros padres, a nuestros hobbies o a lo que tengamos a bien. Años lleva clamando, con una tenacidad inasequible al desaliento, la Asociación para la Racionalización de los Horarios en España. A su petición me uno desde aquí en el día de la familia. ¿y vosotros, qué pedís para vuestras familias?

jueves, 8 de mayo de 2014

Talleres de arte para niños en verano

Supongo que muchas familias estaréis todavía dándole vueltas al gran interrogante del año: ¿qué hacer con los niños en verano? Yo estoy totalmente de acuerdo en que los niños deben descansar, que sus maestros también deben reponer fuerzas. Pero de ahí a que sean necesarios tres largos meses de pausa... La mayoría de los mortales, entre los que me incluyo, tenemos, como mucho y con suerte, un mesecito escaso, o incluso tres o cuatro semanitas, de vacaciones estivales, lo cual deja otros dos meses que hay que rellenar de la mejor manera posible. Un verdadero quebradero de cabeza que nos quita el sueño a muchas. Yo tengo un calendario en el que voy anotando qué hago cada semana con cada hijo...
Os traigo aquí hoy una opción estupenda para rellenar alguna semanita: los talleres de verano que la Fundación Lázaro Galdiano organiza en su sede de Madrid para la última semana de junio y la primera de septiembre para aprender, a través del juego, diversas técnicas pictóricas. El plazo de matrícula se abre el lunes 12 de mayo. Podéis pedir más información en el correo: difusión@flg.es

martes, 6 de mayo de 2014

Estamos a 6 de mayo ¿es hora de quitarse el sayo?

El año pasado me precipité, haciendo el cambio de armarios con los primeros calores de la primavera, y estuve varias semanas arrepintiéndome, volviendo a sacar todo de nuevo y repitiéndome el dicho ese tan sabio de "Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo". Y me juré yo entonces que lo cumpliría fielmente al pie de la letra. Y así he ido aguantando en esta primavera que ha llegado con tanta flor, tanto polen y unas temperaturas tan altas. Mis hijos han resistido estoicamente con botas, pantalón largo y camisetas idem, porque ni una mísera camiseta de manga corta tenía yo a mano. Hasta que ayer, cuando en el centro de la península debíamos de rondar los 30 grados, me di cuenta de que les iba a dar algo a las pobres criaturas, sufridas ellas que no han protestado, si no les aligeraba algo la ropa. El día menos pensado me llaman del colegio o de los servicios sociales del ayuntamiento.
Y me decidí a emprender la ingente labor del cambio de armario. De verdad que, cuando estoy ahí subida en lo alto de unas escaleras, reprimiendo el vértigo que me atenaza, es de las veces en mi vida que más me pesa 1- tener tantos hijos. 2- no ser rica y poder desechar la ropa que se les quede pequeña y renovar directamente el armario en la tienda. Pero como no es mi caso, me toca enfrentarte a la ingente misión de buscar entre las bolsas donde guardo 1- lo que se le quedó pequeño a los otros 2- lo que me han donado almas caritativas. Esto al mismo tiempo, o después de 1- guardar las ropas más invernales que aún preveo le pueden valer a alguno de los tres el próximo invierno. 2- decidir qué ropas se le han quedado pequeñas y dono yo a mi vez a alguien en esa rotación eterna de la ropa. Y de verdad que si pudiera contrataría a alguien que me lo hiciera, que le probara todo a los niños y, sobre todo, lo guardara bien catalogado, incluso fotografiado y debidamente almacenado, para ser capaz de recuperarlo cuando me hiciera falta. Unos conocidos han montado iwarda, un servicio de dress storage de lo más sofisticado, que lo mismo te guarda toda la ropa que te la digitaliza codificada para que puedas saber en todo momento qué prendas tienes y dónde están. Y de verdad que les voy a proponer que nos hagan un precio a las familias numerosas, que somos las que más necesitamos una ayuda con la gestión de la ropa ¡Socorro!
P.S. Y como queda más de un mes para el 40 de mayo no he guardado toda la ropa de invierno ni he sacado toda la de verano, así que, como os imaginaréis, tengo montado un lio de mucho cuidado en los armarios de mi casa. Encontrar algo va ser una misión titánica.

Compártelo