viernes, 28 de marzo de 2014

Fin de semana en la gran ciudad

Me encanta constatarlo de vez en cuando, sobre todo cuando estoy harta de coches, de contaminación, de ruido, de distancias, de la dificultad para quedar con los amigos, de los atascos... Y es que esta megaurbe nos quita mucho (dicen que hasta años de vida, de tantos malos humos) pero también, reconozcámoslo, tanto nos da.
La oferta lúdicofestivacultural en Madrid es tan extensa como variada, apta para todos los gustos, edades y bolsillos. Y nada me gusta más que disfrutar de algo junto con mis hijos, y es que cuando un espectáculo infantil es bueno logra cautivar también a los mayores, como los maravillosos conciertos en familia de  Caixa Forum. El pasado fin de semana disfrutamos de El atrapasueños, una verdadera delicia. Si tenéis oportunidad de ir, no os lo perdáis.
También estuvimos en un guiñol en el Museo de Ciencias Naturales. Y este fin de semana, si el tiempo lo permite, pretendemos aprovechar al máximo el festival para niños en el barrio de Malasaña.malakids. Yoga en familia, conciertos, talleres, cuentacuentos... Y entre una cosa y otra recordaremos cuando ese barrio lo frecuentábamos sobre todo con nocturnidad y alevosía.

viernes, 21 de marzo de 2014

Mil y un beneficios de leer poesías a los niños

Cada vez se lee menos poesía, y hoy que es el Día Internacional de la Poesía (qué semanita de fechas destacadas, ayer la felicidad, hoy la poesía) es el momento de animaros a todos a que leáis poemas. Poemas para vosotros, para sosegar el alma. Pero si no lo lográis, leed por lo menos poemas a vuestros hijos. ¿Lo hacéis alguna vez?
Dicen los expertos que es un elemento fabuloso para potenciar su desarrollo cognitivo y emocional, para ayudarles a comunicarse, a entender y a expresar sus emociones, a desarrollar su imaginación. Leeros poemas unos a otros. Si no sabéis por dónde empezar, la editorial SM tiene varios libros fabulosos de poemas, versos sobre piratas, sobre fantasmas enamoradizos, sobre animales, el mar o la luna. Y siempre están los clásicos, releed con vuestros hijos a Alberti, a Lorca. Y sobre todo, sobre todo, una joya de la literatura infantil, El reino del revés, de la argentina María Elena Walsh, no me caso de recomendarlo, aquí os dejo algunas estrofas, para que os entren ganas de leer más:

Me dijeron que en el Reino del Revés 
nadie baila con los pies, 
que un ladrón es vigilante y otro es juez 
y que dos y dos son tres. 

Vamos a ver cómo es 
el Reino del Revés. 

Me dijeron que en el Reino del Revés 
cabe un oso en una nuez, 
que usan barbas y bigotes los bebés 
y que un año dura un mes. 

Vamos a ver cómo es 
el Reino del Revés. 

jueves, 20 de marzo de 2014

Pequeños rituales para ponerse contentos. ¡A ser felices!

Hoy es el Día de la Felicidad, y como normalmente los días internacionales de algo son para recordarnos grandes males o grandes problemas (como el cáncer de mama, la violencia de género, la desigualdad de hombres y mujeres o la sequía), merece la pena que aprovechemos la ocasión para reflexionar un poco sobre qué es la felicidad. Se dice que está en las pequeñas cosas, esa teoría nos la sabemos todos, pero, inmersos en nuestra locura cotidiana, con frecuencia se nos olvida y tendemos a postergar la consecución de la felicidad a momentos por llegar, como las vacaciones, o cuando cambie de trabajo, o cuando me embarace otra vez, o cuando los niños crezcan y me dejen dormir, o cuando me cambie de casa, o cuando ande más holgada de dinero, o cuando.... o cuando.... Y eso es un gran error; la felicidad puede estar aquí y ahora, y en gran medida depende de nosotros, todos y cada uno tenemos dentro de nosotros la capacidad para disfrutar de lo que tenemos ahora mismo, y eso depende en gran medida de la capacidad de disfrutar tu vida cotidiana y, al mismo tiempo, de tu habilidad para sortear el rodillo de la rutina. Aquí os doy unas pequeñas pistas que a mí me funcionan para ser un poquito más feliz:
- no riñas, no grites, ponte en huelga de regañar, date una tregua, que tanto reñir nos está cambiando el carácter a padres y madres.
- pon música bien alta - ¿hace cuánto que no lo haces?- y bailad todos juntos, solos o en parejas, bailar con un niño en brazos o abrazado a uno es un fogonazo de dicha.
- date un baño con mucha espuma, y, si aún caben, mete a tus hijos y soplaos la espuma a la cara.
- compra chuches o, si eres una talibana antichuches, frutos secos, una fruta tropical, algo diferente, y comedlo en un banco del parque mirando al sol (que además dicen que cambia el tiempo este fin de semana, así que aprovechemos los últimos rayos).
- haced una cena especial, diferente, cocinada por todos, que cada uno haga algo.

Y a vosotros/as ¿qué os hace felices?



¿Quieres ganar 150 euros de combustible? *

Como madre de familia numerosa estoy muy atenta a todas las oportunidades de ahorrar algo del presupuesto familiar. Así que aquí os traigo la posibilidad de ganaros 150 euros en gasolina. Ahí es nada.
Se trata de un sorteo entre los participantes de esta encuesta con la que Linea Directa Linea Directa ( /) quiere descubrir qué opinan  los conductores de cómo se porta al volante el sexo contrario. ¿Quién conduce mejor? ¿Ellos o ellas?





Ojo, que por conducir mejor no entendemos emular a Fernando Alonso en las curvas, ni hacer un trompo en medio de la autopista. Se trata de cumplir con las normas de seguridad vial y hacer un uso eficiente del combustible (¿sabías que se puede ahorrar hasta un 30% según la manera de conducir?) 

Para participar tienes que hacerte fan de Linea Directa en Facebook,  responder a la encuesta, y compartirla en tu perfil de FB. Así entrarás en el sorteo de un cheque de 150 euros de combustible, canjeable en cualquier estación de servicio CEPSA. El plazo para participar termina el 6 de abril. Y solo se puede participar una vez.




*Post patrocinado por Linea Directa

miércoles, 19 de marzo de 2014

A todos los compañeros de crianza, ¡Feliz Día del Padre!

"Croquetas y baño sin pelo". "Hamburguesas y pedicura". Estas, u otras de corte similar, son las únicas palabras que intercambiamos el padre de las criaturas y servidora al menos dos días a la semana, martes y jueves, cuando tengo una cita sagrada con mi clase de yoga. Él llega a toda velocidad del trabajo y nos damos el relevo al frente del hogar. Y entonces, ya saliendo por la puerta, yo le digo "Tabla del dos y lo que te parezca, menos huevos", o algo similar. Frases crípticas que parecen contraseñas secretas para entrar a algún mundo secreto, y bien mirado lo son, son contraseñas para entrar a la aventura de la crianza, para seguir participando en este maratón cotidiano. Y el padre de las criaturas, con esas palabras como única guía, toma el relevo y continua la faena mientras yo me ausento un rato. Y mirado desde fuera, e incluso desde dentro, parecería un turno en una fábrica, una ficha y el otro libra. Y es que la crianza es así, convierte en compañeros de fábrica, currando en turnos alternos, a los que antes eran una pareja.
Y cuando él se queda solo con los niños algún día mi madre y mis tias todavía me preguntan ¿Y se apaña él solo con los niños?", y yo siempre les respondo, no sin cierta extrañeza ante la pregunta, "pues claro, que también son sus hijos". Y claro que se apaña. Menos mal que se apaña. No diré si estamos al 60-40% o al 58-52% , pero se comparte todo. Somos compañeros de fábrica, y tambien de fatigas, de buenos y malos ratos. Así son, menos mal, muchos de los padres hoy en día, compañeros nuestros, de las madres, en la aventura esta enloquecedora de la crianza. Y el otro día leía un artículo de The New York Times que decía que los matrimonios con un reparto de tareas igualitario practicaban menos sexo. Y qué queréis que os diga, que no sé si tengo más o menos sexo que otras parejas menos igualitaria, pero que prefiero prescindir de algo de sexo a cambio de un día a día más equilibrado.
Así que hoy  no me queda otra que desear, a todos nuestros compañeros de crianza, un felicísimo Día del Padre.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Esos interminables 'acostares' que tanto echaremos de menos (y 2)

Ayer os contaba que mi misión nocturno-maternal termina cada noche cuando, después de una hora y media de prolegómenos, las tres fierecillas duermen plácidamente en sus camas. Ahí es cuando ya logro relajarme un rato en el sofá. Pero, sin embargo, no ha terminado el ritual nocturno. Aún queda algo que realizar. Porque tengo que confesaros que antes de irme yo a la cama, toditas las noches, paso por cada cama a darles un beso a cada uno. Un beso o varios, porque con frecuencia me los como a besos y abrazos, arriesgándome incluso a despertarlos, aunque a esas horas tienen el sueño profundísimo y no les despertarían ni los bomberos. Muchas veces, sobre todo cuando estoy nerviosa o preocupada por algo, me tumbo un rato en cada cama, para abrazarlos, para olerlos, para contagiarme de su respiración pausada. Y os aseguro que en esos momentos no soy yo quién les protege, son ellos los que me protegen a mí. Y como decía ayer una lectora, cuando sean unos hombres y una mujer hechos y derechos, echaré de menos ese contacto animal.

martes, 11 de marzo de 2014

Esos interminables 'acostares' que tanto echaremos de menos

Interminables. Así son los prolegómenos de irse a la cama en nuestra casa. Todo un ritual que puede durar entre hora y hora y media (normalmente entre 8,30 y 10). Desde que terminan la cena y pasamos al cuarto de baño, normalmente ya en pijama porque para abreviar este proceso les pido que vengan a cenar ya en pijamita. Toca entonces lavarse los dientes, los de arriba y los de abajo, los de delante y los de atrás, con pasta, con enjuague bucal (muy de vez en cuando, para qué os voy a engañar diciendo que todas las noches, ya sabéis que yo no vengo aquí a presumir de madre modelo). Luego un pis cada uno, que a veces se les olvida y tenemos percance nocturno. Una vez lavados y meados -disculpad el tono escatológico- nos retiramos a los aposentos, donde toca elegir el cuento a leer y/o contar. Hay veces que lo tienen claro, saben el que quieren y además les gusta a los dos (los dos pequeños, el mediaño y la niña, comparten habitación), pero otras veces, las más, cada uno quiere uno y toca negociar, consensuar, elegir, ceder, porque al final todo momento del día es una buena ocasión para continuar la labor educativa tan esencial a nuestra tarea de padres. Una vez decidido, consensuado o impuesto el cuento, se procede a su lectura, normalmente entre cinco y diez minutos, que nunca son suficientes, porque siempre quieren más, y más y más, que el día menos pensado protagonizamos la versión infantil de Las mil y una noches. Aunque claro, de casta le viene al galgo, porque si algún recuerdo tengo yo de mi infancia es de pedirle a mis padres por las noches que me contaran un cuento más, y otro y otro y otro y otro.... Pero llega un momento en que hay que decir Basta, con energía y determinación, y salir de la habitación y dejarles allí. Y entonces vienen las llamadas, curiosamente siempre a Mamá, y con anuncios de que se trata de algo "muy importante". Que luego resulta ser un quinto beso, o un vaso de agua, o un deber que se ha olvidado hacer del cole, o un muñeco que se ha olvidado en la cocina... Esa fase viene a durar una media hora. A todo esto, el mayor, 11 años y medio, ha ido a su bola, a él no le superviso ya que se lave los dientes ni que haga pis -doy por hecho que lo hace aunque lo mismo la semana próxima en la revisión dental me llevo una sorpresa- y se dedica a preparar su mochila, a guardar sus cosas, a leer algún libro. Luego se viene un rato con nosotros al salón, a comentar las noticias. Y como una hora después de que sus hermanos estén en la cama, cuando estos ya por fin se han callado, viene entonces su petición final: "Mamá, ¿me acuestas?". Y a mí, que acabo por fin de acomodarme en el sillón después de levantarme como cinco veces, y de agarrar el periódico, me dan ganas de decirle, mira no, acuestate tú solito que ya eres mayor. Pero entonces pienso que no queda nada para que no quiera que yo le acueste, que dentro de nada me estará negando y rehuirá mis besos. Así que me muerdo la lengua, me levanto agotada, y me voy a arroparle a mi niño mayor, y a darle un beso en su mejilla suave y a desearle felices sueños. Y entonces ya, puedo sentarme, pensar Misión Cumplida.

lunes, 10 de marzo de 2014

La Bella y la Bestia

Las ganadoras de una entrada doble para ver La Bella y la Bestia son Rosanna Pardellas y Meritxell Infante. Enhorabuena!.

viernes, 7 de marzo de 2014

Y en marzo a Madrid llega....

En Marzo en Madrid tenemos dos citas imprescindibles, que nadie nadie de los que habitan esta ciudad que tanto nos da y nos quita se puede perder:
1- La primavera. Parece que por fin tenemos un aperitivo de esa nueva estación que tanto estamos deseando en esta época pasada por agua y por viento. Echaos todos a los parques, seguro que aún os queda alguno por descubrir.
2- Teatralia. El festival de teatro para familias llega un nuevo año a la capital. Me da la impresión de que este año hay menos espectáculos (la crisis se nota en todo) pero aún así seguro que encontráis algo para pasar un buen rato en familia.

jueves, 6 de marzo de 2014

Los NO de la madre trabajadora

Tenemos encima el día de la Mujer Trabajadora. Y en fecha tan señalada me voy a hacer eco de un manifiesto que acaba de hacer público la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles, que lleva años bregando para que se cambien los horarios demenciales de este país y se fomente la concilicación y la corresponsabilidad. 
Queridas madres, leedlo con calma y ponedlo en práctica, que otro gallo nos cantaría a todos....

1.   Aprende a decir NO en el trabajo. Es muy importante saber decir NO a los superiores y compañeros de trabajo ante determinadas peticiones que no corresponden a tus funciones o bien suponen un incremento en tus horarios laborales.
2.   La conciliación NO es un favor que hacen las empresas. Ni la mujer tiene que justificarse cuando reclama tiempo para conciliar, ni las empresas le están haciendo ningún favor cuando se lo conceden.
3.   NO permitas que tu jornada laboral se incumpla. Exige que tu jornada laboral acabe a su hora, y que los permisos especiales y reducciones de jornada que te corresponden se cumplan rigurosamente según lo estipulado.
4.   NO renuncies a tu vida privada a favor de tu vida profesional o viceversa. Poder conciliar ambas es un objetivo irrenunciable. Hay que desterrar el tópico de que una mujer sólo puede progresar en su carrera profesional si descuida su vida privada y familiar. Conciliar no es trabajar menos, es hacerlo de manera más eficaz y productiva.
5.   Los hijos NO son un lujo sino un derecho y una gran responsabilidad. Tener hijos es un derecho natural de todas las mujeres, así como atenderlos y dedicarles el tiempo necesario. NO permitas que nadie insinúe que son un lujo o un capricho.
6.   NO estamos en el siglo XX. En la época de nuestros padres y abuelos, los roles de hombre y mujer se repartían de otro modo. El hombre trabajaba fuera de casa y la mujer lo hacía en la casa, con lo que su tiempo se ocupaba de diferente manera. Hoy ese reparto ya NO tiene sentido.
7.   La casa NO es un segundo trabajo. Las tareas domesticas NO son el segundo trabajo de la mujer, ni algo que se espera que haga. Erradica de tu cabeza y de la de los demás esa idea. La casa forma parte de tu vida personal y las responsabilidades que acarrea deben ser compartidas.
8.   NO aceptes el concepto “mi marido ayuda en casa”. En lo concerniente a las tareas de la casa y a los hijos, el hombre no debe ayudar ni colaborar, ser corresponsable con la mujer, en igualdad de condiciones.
9.   NO asumas sola la educación de tus hijos. Los hijos son tanto tuyos como de tu pareja. Es importante que el niño/a pase tiempo con los dos y tenga presente que ambos jugáis el mismo papel junto a él. NO que “papá trabaja y mamá se ocupa de las cosas de la casa”. Además, los hijos desde pequeños deben recibir de sus padres una educación de corresponsabilidad.

10.    NO des tu causa por perdida. NO te canses en reclamar tus derechos en cualquier circunstancia y   situación al tiempo que cumples con tus deberes. Sólo de esta manera se logrará que las empresas, las administraciones y la sociedad tengan presente la desigualdad que tiene la mujer frente al hombre en todos los ámbitos de la sociedad.

lunes, 3 de marzo de 2014

¿Quieres ir a ver La Bella y la bestia al cine?

En estos días de Carnaval, ¿cuantas niñas se habrán disfrazado de La Bella? La mia, sin ir más lejos, lo tenía pensado, y la noche anterior lo dejó colocadito en su cama, pero por la mañana, justo cuando íbamos s a salir para el cole, cambió de idea y terminó de hada.
Si después de disfrazaros de la bella tenéis ganas de verla en el cine, no os perdáis este sorteo. Por gentileza de la editorial Destino Infantil, sorteamos dos entradas dobles para ver, en cines de toda España, La Bella y la Bestia, que se estrena el 14 de marzo.

Para participar solo tienes que responder este cuestionario. Damos de fecha hasta el lunes 9 de marzo, a las 24 horas. 

Compártelo