martes, 9 de diciembre de 2014

Circo Price en Navidad: razones para no perdértelo

Desde que tengo hijos asocio las Navidades con el circo. Es uno de los grandes momentos de las fiestas navideñas. Reconozco que me encanta llevar a mis fieras a verlo cada año. Disfruto, como poco, igual que ellos. En Madrid tenemos la suerte de contar con el Circo Price , que cada año nos trae puntual un espectáculo navideño para dejarnos con la boca abierta. Hemos visto ya la función de este año y os cuento por qué deberíais ir a verlo:
- Nos emocionamos. Con el mago que vende palomitas. Con los caballos blancos que parecen sacados de un sueño.

- Nos reimos. Con los payasos. Tiernos y entrañables.


- Nos sorprendimos. Con los forzudos, que no parecían humanos sino sacados de un cuento. Con los malabaristas que desafiaban las leyes de la física.

- Pasamos miedo. Confieso que tuve que taparme los ojos, y los de mi hijo mediano, en algún momento de las increibles actuaciones de la Rueda de la Muerte (el número de la rueda del hamster, lo llaman mis hijos) y de la trapecista. Me daba vértigo solo mirarlos. Inolvidables.



-Se nos hizo corto. Mis hijos me preguntaron como poco 20 veces 'No se acaba todavía, verdad?'.
- Disfrutamos al unísono, grandes y pequeños. Ahí reside para mí la gran magia del circo, en que nos devuelve a todos la inocencia de la infancia y nos permite disfrutar por igual a padres e hijos.
- Hay entradas de diversos precios, e incluso hay descuentos de hasta el 50%.

1 comentario:

  1. De pequeña recuerdo que lo mejor eran los payasos. Yo tengo dos hijos aún pequeños y me quedan muchas cosas por re-descubrir. Por suerte ya se han pasado de moda los espectáculos con animales salvajes, que siempre parecían muy tristes.
    Os dejo una idea para regalar o regalaros, que muchas veces las mamis necesitamos un subidón de autoestima y dedicarnos tiempo:
    http://susiefe.com/regalo-especial-para-navidad/

    ResponderEliminar

Compártelo