martes, 9 de septiembre de 2014

En contra de la pesada carga de los libros escolares

La Defensora del Pueblo y el presidente de UNICEF han unido hoy sus voces para pedir a la administración y a los actores públicos y privados implicados que  reduzcan la carga económica que suponen los libros escolares para las familias. Me uno totalmente a esa petición. Es más deberíamos hacer una campaña, una marea humana, una sentada, una manifestación, un flashmob, un lo que sea, en contra de la carga de los libros escolares. Carga económica por un lado, porque el desembolso es brutal y absolutamente innecesario (exceptuando para cuadrar las cuentas de las editoriales, naturalmente, que recurren a todo tipo de artimañas, tal como cambiar el orden de los capítulos o incluir nuevas lecturas, para que los libros no se puedan usar de un año para otro). Y carga física, por otro, porque ¿nos hemos vuelto locos obligando a nuestros hijos a que acarreen de aquí para allá todos esos kilos? Leía ayer un informe que decía que un niño no puede cargar más del 10 o el 12% de su peso. La mochila de mi hijo mayor pesó el año pasado 10 kilos!!! Hay niños de su clase que llevan auténticos trolleys de viaje para que sea más llevadero. Y a mí se me encoge el corazón de verlos, como también de oir esta mañana a mi hijo de ocho años quejándose de que le dolían los hombros de llevar la mochila, y eso que aún le faltan la mitad de los libros...
Sin darme cuenta me he puesto muy seria, es que el comienzo del curso no es para menos.

3 comentarios:

  1. Hola,
    en la enseñanza pública el material escolar, como elemento inherente a la enseñanza, debiera ser sin coste (artículo 27 de la Constitución española de 1978). Eso no significa 'gratis', pues la pagamos todos con nuestros impuestos.

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    yo también estoy de acuerdo en que el coste es elevado y dificilmente asumible para muchas familias.
    Creo que un pacto por una educación de calidad, con un sistema de becas bien estudiado sería imprescindible.
    En cuanto al coste, es elevado, yo con mis 3 hijos estaré en los 400 €, pero claro si lo hubiese llevado al concertado de mi amigo José Félix habría pagado casi el triple porque la factura de su única hija ha sido de 350 €.
    Con esto quiero decir que es verdad que son caros, es verdad que el esfuerzo es inmenso pero también es verdad que al optar por un determinado colegio estamos optando por unos costes distintos.
    Este gobierno que desacredita lo público y en particular la enseñanza pública ha hecho su opción. Nosotro como padres tenemos que hacer la nuestra, yo he elegido la pública y estoy muy contenta. Si alguien eligue la concertada que sepa que es mentira que la concertada sea gratuita, pagas más de comedor, más de extraescolares e incluso llegan a emitir facturas por desgaste de patio.

    ResponderEliminar
  3. Que digo yo que habiendo tablets tiradas de precio, en la que la lectura esta muy lograda y el estudio tambien.. se podría optar por disminuir el peso de tanto libro y añadir vídeos, fotografias etc para el aprendizaje. Mi hijo de casi 2 años sabe usar ya la tablet para ponerse los juegos de pintar y sus patitos de goma.. fijaros si se quitaría peso y dinero (se podrían descargar libros por un menor coste) nos ahorraríamos.

    ResponderEliminar

Compártelo