viernes, 25 de julio de 2014

Trucos infalibles y baratos para pasarlo muy bien en verano

Esta que suscribe se está marchando hoy mismito de vacaciones. Así os lo digo. No pretendo daros envidia, que ya habrá quién esté de vacaciones, sino compartir con todos vosotros la felicidad tan inmensa que me embarga, igual que lo hago, y muchas veces, con mis penas y agonías. Ya lo sé, requetebien, y mi querida Baballa todos los años me recuerda que no es lo mismo vacaciones que veraneo, y que desde que tenemos hijos ya no tenemos vacaciones sino veraneo, que viene a ser hacer lo mismo de siempre (es decir, dar de comer, recoger, reñir, inculcar modales con diverso éxito, corregir conductas e impedir que se maten) pero en otro sitio o con más calor. Pero será que mis hijos ya son algo más grandes este año o que yo estoy con mayor espíritu hedonista-epicureo, pero me voy a dar al disfrute desde el minuto 1, así os lo digo. Pienso disfrutar enormemente estas vacaciones. Y que nadie me hable de crisis, que sí, que estamos en crisis, y la economía familiar la tenemos hecha unos zorros, y todo es incierto y quién sabe qué ocurrirá a la vuelta y el otoño será agitado y demás previsiones agoreras. Pero no, señor@s mi@s, nada de eso va a arruinar mis vacaciones ni mi veraneo. Que para pasarlo bien y ser muy feliz tampoco hace falta mucho, que se puede ser enormemente feliz con cosas muy tontas y muy baratas. Y aquí tenéis varias infalibles y de eficacia probada para disfrutar muchísimo en verano:
- Hacer guerras de agua. Con globos, con cubos, chapoteando. Vestidos, en bañador o desnudos.
- Hacer pompas de jabón. Muchas. Perseguirlas corriendo.Y tratar de explotarlas todas antes de que lleguen al suelo.
- Dormir la siesta. A la sombra o al sol. Solo o acompañado, a ser posible de algún cachorro sudado y maloliente.
- Leer libros a la luz de la luna. Este es para mí el verdadero valor del ebook, las tablets y demás cacharros, poder leer con ellos de noche bajo las estrellas. Pero si no tienes uno, con un libro en papel y una linterna también vale.
- Ver las estrellas por la noche. En familia. Y pensar cada uno un deseo mientras buscas estrellas fugaces.
- Perder el tiempo. Dejar pasar las horas sin hacer nada, sentados o tumbados, y hablar de las cosas más tontas que se os pasen por la cabeza.
- Hacer yogures helados metiendo yogures individuales o esos grandes de un litro en el congelador, y hacer turnos para darle vueltas cada media hora.
- Hacer granizados. Esto exige invertir en una buena batidora, de esas de vaso de toda la vida, ha de ser una muy buena para que triture hielo,y no son baratas, pero con los granizados que llevo hechos la tengo ya más que amortizada. Los puedes hacer de todo lo imaginable: de nectarina, de sandía, de mango, de chocolate. Nuestro favorito es el de limón con azúcar de caña. Y con este que nos hicimos ayer os deseo un felicíiiiisimo veraneo.


4 comentarios:

  1. He encontrado ahora mismo tu blog y tengo que decirte que es un espacio encantador, me ha entusiasmado todo, asi que para no perderme ninguna entrada me hago seguidora ahora mismo!!
    Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito, espero que tambien te guste!!
    Un Saludo
    dezazu.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. FinlandiaNoEstaTanLejos25 de julio de 2014, 10:58

    .....y saltar, y trepar, y correr, y guarrearse con pintura de dedos, y otros inventos caseros con los envases de leche, yogures, hueveras...
    Aprovecha y deja la cámara al mayor de las fieras, verás como en el album "verano 2014", sales en todas las fotos.¡Pásalo bien!.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola!! Me encantan tus recomendaciones para el "veraneo"... pequeños placeres que hacen que la vida merezca la pena... Disfruta mucho, a la vuelta seguiré leyendo... un abrazo

    ResponderEliminar

Compártelo