jueves, 10 de julio de 2014

El lujo de pasar una tarde a solas, sin hijos

Por razones que no vienen a cuento esta tarde del jueves 10 de junio me encuentro sola en mi casa sin ningún hijo. Para ser más exacta, os diré que estoy completamente sola. En una casa vacía. Hasta dentro de cuatro horas no empezará a hacer aparición nadie. Cuatro horas -en realidad son más, serán en total seis, ¡360 minutazos!- exclusivamente para mí. Para hacer lo que yo quiera. Que no tiene porque ser exactamente dedicarme a mí misma, puede ser incluso cocinar atún con bonito o limpiar los azulejos del baño. Pero sea lo que sea en total silencio, sin nadie que me exija nada, sin nadie que me reclame, sin nadie que me pida cosas, sin nadie que me llame, sin nadie que grite y me haga correr de un lado a otro de la casa. Una tarde entera yo sola. Y creo que, cuando ya llevo dos horas consumidas así en esta paz que me parece propia de un retiro budista, estoy alcanzando el nirvana. Cada minuto que pasa siento como mi espíritu se va serenando y sintiéndose más y más satisfecho conmigo misma y con mi vida. Esa misma vida que, siendo exactamente la misma, otros días se me antoja desesperante y terriblemente estresante. En estos momentos lo único que me inquieta levemente es decidir qué voy a hacer, porque se me ocurren cientos  de maneras para aprovechar el tiempo. Pero quizás lo mejor sea justamente no aprovechar el tiempo, que bastante lo aprovecho en circunstancias normales. Una amiga mía dice, con toda la razón del mundo, que estos momentos a solas deberían estar financiados por la Seguridad Social, porque se evitarían muchos casos de ansiedad, de estrés y de todo tipo de dolencias derivadas de ello. Pues lo dicho, qué maravilla.

3 comentarios:

  1. pues sí, es una maravilla tener un ratico a solas sin niños jeje

    ResponderEliminar
  2. Isabel me encantan tus post...soy madre de 3 fieras como tu y desde que lei tu libro re sigo a diario.Me identifico plenamente con tu manera de ver nuestro caos diario y me provocas autenticas carcajadas

    ResponderEliminar
  3. Qué razón tienes!!!! Para mí el silencio es un lujo

    ResponderEliminar

Compártelo