lunes, 26 de mayo de 2014

Apología del bidé

Hace cinco años cuando nos cambiamos de casa (la familia numerosa necesitaba espacio) y tuvimos que hacer reforma, se nos planteó la duda en los cuartos de baños de qué hacer con los bidés. ¿Mantenerlos? ¿Aprovechar el espacio para un hermoso mueble donde guardarlo todo o una bañera más grande?. Os confieso que hasta entonces yo nunca me había planteado la utilidad de este sanitario (¿es un sanitario? ¿qué es?), me parecía algo trasnochado - alguna vez leí que surgió en los prostíbulos franceses- y de otra época, incluso en una casa donde vivimos pensé en convertirlo en estanque para nenúfares, no os digo más. Finalmente, tras darle muchas vueltas al tema, decidimos optar por la solución más conservadora y mantenerlos en los dos cuartos de baño, tanto en el baño de los niños como en el nuestro propio. Y debo deciros que, cinco años más tarde, me alegro enormemente de la decisión tomada porque los utilizamos mucho, especialmente el de los niños, para lavarles los pies y sus culitos redondos cuando han tenido algún 'percance', que aún los siguen teniendo y no voy a dar más detalles aquí. Así que debo confesar que, aún a riesgo de quedar como una antigua, completamente out de las últimas tendencias en decoración de baños y otros interiores,  me he convertido en acérrima defensora de la utilidad del bidé. Ahora que hay tal crisis de ideas, del bipartidismo y de las ideologías en general, y de las mayoritarias en particular, debería lanzar un partido, un movimiento, un algo 'Pro bidé'.
Y vosotr@s, ¿qué pensáis? ¿Bidé sí? o ¿Bidé no?
P.S. Y no, malpensad@s, este post no está patrocinado por Roca. Pero si alguna marca de sanitarios patria o extranjera está interesada, sírvase enviar mail a la dirección de contacto.

11 comentarios:

  1. Pues yo lo uso, qué leches. Mis dos partos me han dejado una secuela fija, por suerte no excesivamente molesta, las hemorroides. Para mi resulta esencial ese " complemento" en la higiene después de ir al baño. Y también en otros momentos, con la regla por ej. No vas a ducharte cada vez.

    ResponderEliminar
  2. yo por falta de espacio absoluta los quité al fallecer mi mamá, que era la única que lo utilizaba cuando venía a quedarse a mi casa, y ahora que lo dices me arrepiento porque es verdad que para lavar culitos rojos o irritados o pies con daños varios, van super bien... si tuviera nuevo baño lo dejaría!

    ResponderEliminar
  3. Yo también soy defensora del bidé! en mi familia es muy común utilizarlo para todo lo que implique limpieza corporal. En vez de ducharte cuando se te ha hecho muy tarde: culete, pies y axilas y limpito a la cama. Lo utilizan los peques para lavarse las manos antes de sentarse a la mesa y siempre, siempre después de hacer aguas mayores.
    Por eso siempre lo tenemos muy limpito!!

    ResponderEliminar
  4. Yo quité el de nuestro baño, pero mantengo el del baño de fuera -el de las niñas-. Viene bien para los pies -y otras partes-, para dejar ropa en remojo si es necesario, para los cepillos del pelo...en fin que al final se aprovecha.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo también me negué a quitarlos, la única condición que me pusieron fue ponerles tapa. Y me resultan de lo más útil para lavar manitas ellos solos, para la operación de fimosis de Mayor que necesitaba hacer pis metido en agua caliente, incluso para entretenerles con barcos flotantes mientras me ducho y así tenerles controlados.... Ja, ja, ja.

    ResponderEliminar
  6. Esto es como todo en la vida: Depende de las circunsrancias.

    Yo podría pasar sin él, pero, habiendo espacio, hay situaciones en las que va bien. Eso sí, si tienes un piso raquítico con una micrococina, cambiarlo por una lavadora siempre me ha parecido muy práctico.

    ResponderEliminar
  7. Yo, pro bidé total!!! jajajjaja
    La verdad es que no sé de dónde viene el bidé en sí, pero he de decir que es un sanitario que se usa con la misma asiduidad que otro cualquiera en casa. Es más, si me cambiase de casa querría que hubiese en la nueva también. ¡Viva el bidé! jajaja
    Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  8. Es el más útil de todos los sanitarios, sin duda. En mi casa lo usamos mucho: para dejar que barbies y bebés se sequen sus melenas de plástico después del baño, para vaciar el agua que acumula la lancha de playmobil después de haberse hecho unos cuantos largos en la bañera, para airear chanclas, gafas y gorros de baño húmedos cuando venimos de la piscina… la verdad es que el inventó este armario con desagüe fue todo un visionario.

    ResponderEliminar
  9. Pro bidé 100%!! Ahora que vivo en 24m² no tengo y lo echo de menos. Uno de los inventos mas utiles y por desgracia infravalorados en mi opinion.

    ResponderEliminar
  10. En mi casa ¡Utilísimo! además de los usos varios posteriores al baño de los niños como ha enumerado perfectamente "Gimletmum", en esos días de la regla en los que estás tan incómoda si no te limpias bien, para momentos depilatorios, para momentos de candidiasis (muy recurrentes cuando se toma amoxicilina)... Mi cuñada lo quitó y ahora se arrepiente porque cuando viene a casa ve los usos que le podría haber dado y el juego que me da a mí para que mis peques se laven solitos... que también sirve para que la líen alguna vez, que no digo yo lo contrario, pero los pros son inmensos.

    ResponderEliminar
  11. Yo tengo un bidé en cada baño (dos baños) y en 10 años creo que he utilizado uno de ellos unas tres veces...
    Mis niñas no tenían mejor idea que abrir el grifo, mojar todo y mojarse ellas e irse sin cerrarlo... así que optamos por cortar el agua.
    Mi marido y yo siempre comentamos que los teníamos que haberlos quitado de obra, o como mucho, dejar un para el "por si acaso".
    Supongo que es cuestión de costumbres.

    ResponderEliminar

Compártelo