jueves, 3 de abril de 2014

Suspenso en la vida real

Follow my blog with Bloglovin
Los chicos españoles suspenden en la vida real. El informe PISA nos ha vuelto a poner mala nota. Esta vez no ha evaluado los conocimientos en matemáticas o en comprensión lectora.  Se trataba de resolver cuestiones cotidianas, como moverse en metro por una ciudad nueva o programar el aire acondicionado. Y nuestros jóvenes de 15 años españoles han quedado nada menos que 23 puntitos por debajo de la media de los países desarrollados, a la altura de Polonia, Eslovenia o Serbia, y muy por debajo de Alemania, Italia o Francia.
Resulta muy curioso, y muy revelador, que los hijos de inmigrantes hayan tenido mejor nota, y que los jóvenes procedentes de familias con nivel socioeconómico alto hayan puntuado más bajo. 
El gobierno se ha apresurado en culpar al sistema educativo actual -no en vano acaba de aprobar la enésima nueva ley de la enseñanza-. Pero varios expertos, bien sensatos, han alzado ya su voz para denunciar que nuestra sociedad sobreprotege a los niños y no les da la oportunidad de resolver las cosas por si mismos. Yo comparto esa opinión, no podemos culpar de todo a la escuela, los padres somos también muy responsables de nuestros hijos, y si un chico, de 15 añazos, es incapaz de moverse en metro por una ciudad nueva, algo mal están haciendo en su casa. A todos nos da miedo ir dejando solos a nuestros hijos, darles autonomía cuesta, y la primera vez que va solo por la calle te quedas con el corazón encogido, igual que el primer día que llega a casa con su llave, porque no hay nadie dentro, o la primera vez que se va de viaje. Pero de eso se trata la educación, de irles dando alas a nuestros hijos para que poco a poco vayan volando solos, ¿no? Yo de verdad espero que a esa edad mis hijos sean capaces de superar pruebas similares. ¿y los vuestros? 

3 comentarios:

  1. Como dice mi madre.. "ni tanto ni tan calvo".
    Comparto que hay que educar tanto en casa como en la escuela y que en ambos sitios se debe mantener el mismo discurso educativo, no podemos decir en casa blanco y fuera negro, porque les liamos.
    Supongo que también sobreprotegemos a los cachorros. Pero hay una edad para cada cosa. Te recuerdo que hay países como en el que yo vivo ahora, en los que cuando cumplen 7 años empiezan a ir solos y solas al cole, le dan las llaves de casa, un teléfono.... y a correr; no es una conducta generalizada pero sí bastante extendida. Como la jornada escolar es muy inferior, en número de horas, a la laboral esperan solos y solas la llegada de los adultos en casa o en el parque, viajan solos en autobús y van a la compra. Que con menos de seis años veo a los y las niñas jugando sin presencia de adultos en el parque. Y qué quieres que te diga... a mi eso tampoco me parece, creo que con tanta independencia te pierdes una parte importante de su vida y les cargas con una responsabilidad que no les corresponde.
    Y los informes Pisa.... cuidadín cuidadín, a veces también llevan trampa.
    Y jajaja, respondiendo a tu pregunta: aunque para los 15 aún nos quedan muchas primaveras, supongo que a esa edad serán ellos más independientes de mí que yo de ellos. :) :D

    ResponderEliminar
  2. Los resultados son la pura realidad , aunque siempre habrá excepciones . Yo soy de las que creo que la necesidad hace crecer el ingenio . Yo salí temprano de mi casa a estudiar fuera y lo veo fenomenal , pero ahora que soy madre mi visión ya no es igual .
    http://serendipeandoagusto.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. En muchas partes de España no tenemos metro ni usamos el aire acondicionado porque incluso en verano hace fresco. Yo tengo 30 años y no sabría ir en metro sola sin preguntar, ya que nunca viajé en él. Me pregunto qué nota habría sacado alguien como yo en ese examen, y si los resultados serían válidos. En mi opinión deberían plantear otro tipo de ejercicios de solución de problemas más homogéneos.

    ResponderEliminar

Compártelo