miércoles, 23 de abril de 2014

En el Día del Libro, predicad con el ejemplo

Dicen que los niños aprenden por imitación, así que, por lo que más queráis, leed mucho y así dad ejemplo a vuestros hijos, que aprendan de vosotros el enorme placer que puede proporcionar un libro. Si no sabéis por dónde empezar aquí os doy algunas pistas:

- Relee, por dios, releelo todo lo que os gustó, haced un homenaje y relee enterito a García Márquez, ¿cuándo fue la última vez que leiste Cien Años de Soledad o Amor en los Tiempos del cólera?
- Descubre nuevos autores. Aprovecha por ejemplo para sumergirte en la historia de México con Elena Poniatowska, nuestro último premio Cervantes.
- Busca si te queda algo por leer de tu autor favorito, seguro que aún queda algo, algún artículo, alguna obra menor que no hayas leído y que te hará disfrutar de nuevo.
- Háblale a tus hijos de tus libros favoritos, si no son adecuados para ellos, resuméselos, adáptalos para ellos.
- Busca ese libro que cambió tu infancia y regaláselo a tus hijos. Mejor aún, rebusca entre tus cosas para encontrar aquel ejemplar que leiste tú y que estará cogiendo polvo en alguna estantería. Atésoralo y entregáselo como quien hace trasmisión de un tesoro.
- Y leed, leed mucho, que no hay mejor manera de viajar ni de ser otro.



1 comentario:

  1. Amalia de Arozarena27 de abril de 2014, 9:58

    Estupenda entrada y maravillosos consejos. Lo que no entiendo es por qué nadie ha hecho aún ningún comentario...

    ResponderEliminar

Compártelo