jueves, 6 de marzo de 2014

Los NO de la madre trabajadora

Tenemos encima el día de la Mujer Trabajadora. Y en fecha tan señalada me voy a hacer eco de un manifiesto que acaba de hacer público la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles, que lleva años bregando para que se cambien los horarios demenciales de este país y se fomente la concilicación y la corresponsabilidad. 
Queridas madres, leedlo con calma y ponedlo en práctica, que otro gallo nos cantaría a todos....

1.   Aprende a decir NO en el trabajo. Es muy importante saber decir NO a los superiores y compañeros de trabajo ante determinadas peticiones que no corresponden a tus funciones o bien suponen un incremento en tus horarios laborales.
2.   La conciliación NO es un favor que hacen las empresas. Ni la mujer tiene que justificarse cuando reclama tiempo para conciliar, ni las empresas le están haciendo ningún favor cuando se lo conceden.
3.   NO permitas que tu jornada laboral se incumpla. Exige que tu jornada laboral acabe a su hora, y que los permisos especiales y reducciones de jornada que te corresponden se cumplan rigurosamente según lo estipulado.
4.   NO renuncies a tu vida privada a favor de tu vida profesional o viceversa. Poder conciliar ambas es un objetivo irrenunciable. Hay que desterrar el tópico de que una mujer sólo puede progresar en su carrera profesional si descuida su vida privada y familiar. Conciliar no es trabajar menos, es hacerlo de manera más eficaz y productiva.
5.   Los hijos NO son un lujo sino un derecho y una gran responsabilidad. Tener hijos es un derecho natural de todas las mujeres, así como atenderlos y dedicarles el tiempo necesario. NO permitas que nadie insinúe que son un lujo o un capricho.
6.   NO estamos en el siglo XX. En la época de nuestros padres y abuelos, los roles de hombre y mujer se repartían de otro modo. El hombre trabajaba fuera de casa y la mujer lo hacía en la casa, con lo que su tiempo se ocupaba de diferente manera. Hoy ese reparto ya NO tiene sentido.
7.   La casa NO es un segundo trabajo. Las tareas domesticas NO son el segundo trabajo de la mujer, ni algo que se espera que haga. Erradica de tu cabeza y de la de los demás esa idea. La casa forma parte de tu vida personal y las responsabilidades que acarrea deben ser compartidas.
8.   NO aceptes el concepto “mi marido ayuda en casa”. En lo concerniente a las tareas de la casa y a los hijos, el hombre no debe ayudar ni colaborar, ser corresponsable con la mujer, en igualdad de condiciones.
9.   NO asumas sola la educación de tus hijos. Los hijos son tanto tuyos como de tu pareja. Es importante que el niño/a pase tiempo con los dos y tenga presente que ambos jugáis el mismo papel junto a él. NO que “papá trabaja y mamá se ocupa de las cosas de la casa”. Además, los hijos desde pequeños deben recibir de sus padres una educación de corresponsabilidad.

10.    NO des tu causa por perdida. NO te canses en reclamar tus derechos en cualquier circunstancia y   situación al tiempo que cumples con tus deberes. Sólo de esta manera se logrará que las empresas, las administraciones y la sociedad tengan presente la desigualdad que tiene la mujer frente al hombre en todos los ámbitos de la sociedad.

4 comentarios:

  1. ole! Lo único que me fastidia de todas estas cosas es que se hable de conciliación siempre en relación con la madre, ambos TIENEN que conciliar, por lo de la corresponsabilidad que se dice luego. No nos confundamos.

    ResponderEliminar
  2. Me parece todo perfecto ¡Ojalá! En casa hacemos los dos lo mismo y también en lo que a la crianza de los hijos se refiere, pero en el trabajo eso ya es otra cosa. A lo mejor, tantos noes los podrán decir los funcionarios porque los curritos de a pie que tenemos la espada de Damocles constantemente sobre nuestras cabezas... Y en el hipotético caso de que te plantases, como es el caso de amigas, ya se encargan luego las empresas de hacerte el vacío o mobbing y al final o te vas o de la depresión que te entra te arruinas la vida. Me diréis, pues que denuncien, pero ese es otro problema que existe en este país que, primero es muy difícil de demostrar todo eso y segundo, la justicia es para ricos.
    Por desgracia, lo que observo a mi alrededor desde mi humilde punto de vista es que en derechos estamos retrocediendo a pasos agigantados y esta enorme tasa de paro nos tiene agarrados por el cuello de manera que tragamos o... tragamos.

    ResponderEliminar
  3. En estos temas solo estamos dando pequeños pasitos que sólo verán sus frutos dentro de muuuuchos años. En la conciliación laboral puede que antes, pero en la igualdad en el hogar... es prácticamente imposible porque habría que cambiar la naturaleza del hombre para que se le ocurra por sí sólo que hay que hacer en casa... en todo caso, aunque seamos cooperadores, la mujer deberá ordenar lo que hay que hacer, jaja, al menos en mi caso!!!! Pero estoy de acuerdo contigo al 100% :)

    ResponderEliminar
  4. en la práctica es casi imposible... que haces cuando te viene tu jefe y te dice que para mañana hay que preparar tal o tal cosa? Que no lo haces? En la tercera de turno te habrán remplazado... hasta que las mismas empresas no entiendan: que las madres trabajadoras no somos un lastre sino una ventaja, que va bien tener organizaciones equilibradas y que a los trabajadores les va bien tener vida, pues no habra solucion...

    ResponderEliminar

Compártelo