miércoles, 19 de marzo de 2014

A todos los compañeros de crianza, ¡Feliz Día del Padre!

"Croquetas y baño sin pelo". "Hamburguesas y pedicura". Estas, u otras de corte similar, son las únicas palabras que intercambiamos el padre de las criaturas y servidora al menos dos días a la semana, martes y jueves, cuando tengo una cita sagrada con mi clase de yoga. Él llega a toda velocidad del trabajo y nos damos el relevo al frente del hogar. Y entonces, ya saliendo por la puerta, yo le digo "Tabla del dos y lo que te parezca, menos huevos", o algo similar. Frases crípticas que parecen contraseñas secretas para entrar a algún mundo secreto, y bien mirado lo son, son contraseñas para entrar a la aventura de la crianza, para seguir participando en este maratón cotidiano. Y el padre de las criaturas, con esas palabras como única guía, toma el relevo y continua la faena mientras yo me ausento un rato. Y mirado desde fuera, e incluso desde dentro, parecería un turno en una fábrica, una ficha y el otro libra. Y es que la crianza es así, convierte en compañeros de fábrica, currando en turnos alternos, a los que antes eran una pareja.
Y cuando él se queda solo con los niños algún día mi madre y mis tias todavía me preguntan ¿Y se apaña él solo con los niños?", y yo siempre les respondo, no sin cierta extrañeza ante la pregunta, "pues claro, que también son sus hijos". Y claro que se apaña. Menos mal que se apaña. No diré si estamos al 60-40% o al 58-52% , pero se comparte todo. Somos compañeros de fábrica, y tambien de fatigas, de buenos y malos ratos. Así son, menos mal, muchos de los padres hoy en día, compañeros nuestros, de las madres, en la aventura esta enloquecedora de la crianza. Y el otro día leía un artículo de The New York Times que decía que los matrimonios con un reparto de tareas igualitario practicaban menos sexo. Y qué queréis que os diga, que no sé si tengo más o menos sexo que otras parejas menos igualitaria, pero que prefiero prescindir de algo de sexo a cambio de un día a día más equilibrado.
Así que hoy  no me queda otra que desear, a todos nuestros compañeros de crianza, un felicísimo Día del Padre.

3 comentarios:

  1. suscribo, suscribo y suscribo, Isabel! en lo del sexo también!!!

    ResponderEliminar
  2. Un aplauso.describes lo que ocurre en mi casa y eso que solo tengo uno.y a la pregunta:se la apaña solo?claro,como yo,ni que fuera de otro planeta.
    A mi en ocasiones no me da tiempo de informar del relevo de turno y toca nota en la pizarra o wassap :-)

    ResponderEliminar

Compártelo