viernes, 29 de noviembre de 2013

Preparados, listos, ya!

Ya no queda nada para empezar a abrir ventanitas del calendario de Adviento, ya sea de chocolatinas, de Star Wars, casero con galletas y sorpresitas artesanales. Para aquellos que todavía no tenéis nada previsto para la cuenta atrás hacia Navidades, la tecnología viene en vuestra ayuda y podéis descargaros esta aplicación navideña gratuita con un juego para cada día.
Se puede descargar gratuitamente desde el 30 de noviembre para apple y para android




miércoles, 27 de noviembre de 2013

Grandes misterios de la existencia

- Mamá, ¿ y cuando tú tenías dos años yo donde estaba?, preguntó ella,  con la inocencia de sus cuatro añitos y medio.
- No habías nacido, respondí yo.
- Ya, pero ¿dónde estaba?, insistió.
-  Es que todavía no estabas, dije yo, que no estaba muy inspirada en ese momento para elucubrar una explicación convincente.
- ya, ¿ pero dónde?,¿en el cielo con los angelitos?, perseveró, incapaz de imaginar un mundo sin ella.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Ganador del sorteo del Lego de Star Wars

Ya tenemos ganador -gracias a random.org- del sorteo del Calendario de Adviento de Star Wars: se lo ha llevado Laura Sanz. Quiero daros a todos las gracias por participar, hemos alcanzado un número record de participantes.
Que la fuerza os acompañe!

viernes, 22 de noviembre de 2013

El cine y yo

Me gusta mucho ir al cine. Toda mi vida he ido al cine muchísimo. De estudiante me las ingeniaba para estirar el dinero y reservar 300 pesetas para ir al cine el Día del Espectador, los miércoles. Tuve una época que lo veía todo. Luego vinieron los hijos, y dejé de ir al cine. Al principio me esforzaba por seguir leyendo todas las críticas, me mantenía actualizada de las novedades, incluso me quedaba con recortes de periódicos sobre las películas que más me interesaban confiando en poder verlas más adelante en dvd o en alguna reposición. Preguntaba a los amigos que iban más al cine, escuchaba sus opiniones y sabía qué estaban haciendo mis directores favoritos, y salía de mi encierro para acudir religiosa y anualmente a la cita con dos de ellos, Woody Allen y Almódovar. Luego ya ni siquiera eso. Me resultaba imposible leer las críticas, no lograba seguir las novedades. Me perdí varias pelis de Allen y de Almódovar y sus estrenos dejaron de ser la referencia por la que yo medía el tiempo (eso ocurrió cuando Woody estrenó Maridos y Mujeres, o después de Deconstructing Harry), ahora se medía el tiempo por embarazos e hitos de los niños (cuando dejó la teta uno, cuando empezó a andar el otro). Y así llegamos a la etapa actual, los niños comienzan a dar alguna tregua, ya dormimos y eso hace que recuperemos el interés por el mundo exterior. Y quiero volver al cine. A ver películas adultas o infantiles, que hay verdaderas maravillas. Pero me encuentro que si quiero ir con toda la familia al cine me tengo que gastar más de 40 euros. Un día especial nos lo podemos permitir, pero me temo que no con demasiada frecuencia. Ahora nos sorprendemos todos de que se llenen las salas de cine cuando hacen ofertas de entradas a 3,5 euros. Señores distribuidores, entiendo que no quieran dejar de ganar, pero ¿no sería mejor vender muchas más entradas, llenar los cines, aunque sea a 3, 5 euros que seguir cobrando esas barbaridades y tener los cines semivacíos?

viernes, 15 de noviembre de 2013

¿Qué tipo de madre eres?

¿Estricta? ¿permisiva?  ¿autoritaria? ¿relajada? ¿dominante?  ¿activa? ¿controladora? Se puede ser madre de muchas maneras, y probablemente cada una nos convertimos en un tipo determinado de madre sin haberlo pensado nunca antes y, todavía más probablemente, sin saber de qué tipo somos! Ahora puedes tratar de descubrirlo con este test de nonabox, la cajita mensual de regalos sorpresa.
A mí me ha salido que soy una madre trendy-permisiva, y tan contenta me he quedado. Pero vamos, que si me hubiera salido gobernante-autoritaria me habría quedado igual de pancha y tampoco me habría sorprendido! Según el test, mis hijos me ven como una madre molona y soy divertida y entusiasta. Ahí es nada! Vamos, que ya me he puesto de buen humor para todo el día.! gracias, nonabox por los piropos!

P.S. Y recordad que si queréis comprar o regalar cajitas nonabox, con el código MIVIDACONHIJOS tendréis un 10% de descuento.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Sorteamos el calendario de Adviento más galáctico

Que no nos queda ya nada para la Navidad, que estamos ya a mediados de noviembre, pero con el buen tiempo que ha hecho hasta ahora nos hemos despistado y nos va a pillar diciembre por sorpresa sin nada preparado. Os diré que casi me sorprendió cuando los amigos de lego me hablaron de sortear un calendario de Adviento, pensé ¿un calendario de adviento en estas fechas? pero claro, si queremos que lo tengáis listo para abrir la primera cajita el 1 de diciembre tenemos que ponernos ya manos a la obra. Y os diré que tenemos en nuestras manos el calendario de Adviento más molón de todas las galaxias:
Tenéis de plazo hasta el 22 de noviembre a las 24 horas. Solo tenéis que rellenar este formulario. Mucha suerte.


lunes, 11 de noviembre de 2013

Actividades extraescolares en una familia numerosa

Crecer en una familia numerosa aporta muchísimo a los niños: aprenden a compartir, a defenderse, a encontrar su espacio, a destacar, y también a perderse en el mogollón, a llamar la atención y a pasar desapercibidos, a luchar por la comida, por los juguetes, por los abrazos, a conquistar afectos y a evitar broncas... Pero también, no seré yo quien lo niegue, tienen sus inconvenientes, que no son pocos. Digamos, por señalar alguno a modo de ejemplo, que hay menos opciones para cultivar las individualidades, se impone la eficiencia, el aprovechamiento de los tiempos, y la amortización de los esfuerzos. Es decir, que si el hermano mayor empieza a practicar algún deporte o disciplina, hay muchas posibilidades de que los demás le sigan, por eso de que ya que llevo a uno, apunto a los demás, porque ya me explicaréis cómo haces para dejar a uno en una cosa, a otro en otro y así en adelante. Así que os confesaré que tengo a los tres apuntados a baloncesto. A la niña pequeña, cuatro años, el pantalón del uniforme, que es corto teóricamente, le llega por los tobillos, y la gente la mira por la calle. Ella, sin embargo, va encantada de ser uno más y correr detrás de un balón que casi no puede agarrar. Pero, como me dice una amiga, un día te lo echará en cara o se lo contará a su psiquiatra.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Se vende coche

El anuncio lo va a poner, no me cabe la menor duda, el padre de las criaturas. Pero me voy a adelantar y lo voy a poner yo. Vendemos el coche. Monovolumen con 90.000 kilómetros y mucha vida interior. Prometo aspirarlo antes de entregarlo, de manera que no quede ningún resto de comida en su interior. Tampoco ningún peluche ni página de libro. Vamos, que lo dejo impecable. Y no, no lo vendo para comprarnos otro más grande o más rápido. No, lo vendemos para quedarnos sin coche y salvar la armonia familiar, evitar un divorcio, o incluso algo más trágico como un infanticidio o un grave accidente de tráfico. Porque ayer de nuevo hemos estado al filo de algo. Y eso que el viaje era solo de dos horas, y ni siquiera pillamos mucho tráfico, vamos que en dos horas y cuarto habíamos llegado a casa. Pero en esas dos horas mis tiernos cachorrillos, angelitos,  fueron capaces, una vez más, de poner a su padre en el disparador. Y es que dos horas se pueden hacer larguíiisimas cuando en el asiento trasero se está librando, sin interrupción, una batalla campal. De dos contra uno, ahora el mediano y la niña contra el mayor, luego los dos niños contra la niña, más tarde de la niña con el mayor contra el del medio. O de todos contra todos, que también. Y de nada sirve, porque ya os digo que de nada sirve y reto a quien quiera a venir a comprobarlo, que la madre copiloto vaya pertrechada con todo tipo de alimentos, lleve la tableta con películas y juegos (cuanto me ha decepcionado la tecnología, yo que había puesto todas mis esperanzas de poder viajar en ese cacharro...), y esté dispuesta a permitir que jueguen a todo lo que quieran durante todo el tiempo que deseen (vamos, barra libre de chuches y videojuegos). De nada sirve porque la batalla continua sin interrupción. Así que al llegar a casa -milagrosamente sin habernos estrellado, gracias, angel de la guarda- las únicas palabras que pronunció el padre de las criaturas, al borde de un ataque de nervios, fueron "Esta vez sí vendemos el coche".

Compártelo