sábado, 14 de diciembre de 2013

Poseidos por el espíritu navideño

Ayer antes de acostarnos dejamos ya montado el Belén, nos falta musgo y necesitamos un castillo de Herodes, pero quitando esos pequeños detalles sin importancia da el pego con bastante dignidad. Esta mañana me ha despertado el mediano a las siete y media de la mañana perpetrando la Marimorena, había encontrado un libro de villancicos y estaba empeñado en no dejarse ni una estrofa por cantar. La niña se ha unido enseguida encantada de tanto alborozo al alba, como quien dice. Al poco rato me he dado cuenta de que sería más indoloro ponerles el CD, y, mientras yo me tomaba una cafetera de café, nos lo hemos escuchado enterito, del Adeste Fideles al Campana sobre Campana.
Y después de este acostarse y este despertar, la única cosa que se podía hacer en esta mañana de sábado para dar continuidad a estos prolegomenos navideños son galletas de Navidad. En forma de estrella, corazón, arbolito, angelito y corazón. Ya están en el horno. En cuanto estén  hechas me voy a comprar polvorones y mazapanes, que es lo que nos falta.


3 comentarios:

  1. Jajajaja, la historia me suena. Aquí en el Norte llevamos ya un tiempo cantando villancicos; el pequeño de la casa, el año pasado se pasó casi cinco meses cantandolos, para él..."es Navidad siempre que hay nieve".
    Con los polvorones llevamos desde hace un mes, de estraperlo, aquí les gustan más los dulces de jengibre. Y la semana que viene... allá que les mando a los tres al päiväkoti con la pandereta.

    ResponderEliminar
  2. Just checking out your article on my new Samsung Phone , and I wanted to check if it would let me comment or if it was going to me go to a full pc to do that. Ill check back later to see if it worked.
    jeux video

    ResponderEliminar
  3. Con cuánta entrega nos damos a los vallancicos a partir del 15 de diciembre. Cuado llega el 25 estás de las campanas sobre campanas, que no puedes más...

    ResponderEliminar

Compártelo