jueves, 17 de octubre de 2013

Temporada de piojos

Anoche, a las 19.45, cuando parecía estar llegando a su fin una jornada larga y agotadora y la madre imperfecta, oh, pobre ilusa, pensaba que en breve tendría a los cachorros liquidados en la cama, en la cabeza de la pequeña de la familia fue encontrado un piojo. Del colegio habían avisado que en su clase había sido detectada la enésima plaga de parásitos y la madre imperfecta decidió, en un gesto de responsabilidad que le honra, pasarle la liendrera. No fue tarea fácil pues tuvo que perseguir a la niña por toda la casa, reducirla y soportar sus lloros y gritos. Y cuando ya estaba a punto de cantar victoria y declarar su prole libre de parásitos apareció el maldito parásito, agazapado entre la cabellera. Y ahí se puso en marcha el consabido proceso infernal que en una familia numerosa se multiplica casi hasta el infinito: masaje de cuero cabelludo con producto infernal, cuyo penetrante olor podría acabar por sí solo, pero no lo hace, no solo con los piojos sino con los seres humanos. Colocado de gorro de ducha y amenazas de que bajo ningún concepto hay que quitárselo antes de media hora. Control, liendrera en mano, de las cabezas de los demás miembros de la familia (que en el caso de la madre supone media hora de sufrimiento para pasar la liendrera por larga cabellera rizada). Oración de acción de gracias a la virgen maría por no haber encontrado ningún otro parasito. Ducha de la niña, con nuevos gritos y llantos porque el dichoso producto pica en los ojos como si fuera lejía. Secado y consolado , y nueva oración para que los santos se apiaden de nosotros y se reduzca todo a un parásito aislado que iba a conocer mundo, sin familia ni intención de instalarse en nuestra casa.
De esta manera lo que iba a ser un fin de jornada temprano y ordenado, se convirtió en un trasnoche agotador con cena tardía y acostado sin cuentos.

6 comentarios:

  1. ayyy cómo me suena la historia... será posible que en pleno siglo XXI tengamos que seguir desparasitando a nuestras crías como los orangutanes??
    porque si además de lo mencionado, la cría menor tiene el pelo tan fino que ni con la liendrera consigues quitarle las liendres... pues así estamos, con complejo de orangutana...

    ResponderEliminar
  2. Dejad ese trabajo a expertos. Lo hacen de manera natural, rapido y limpio. Llamad a Kids and Nits. Tenemos varios centros especializados en la eliminación de piojos y liendres. Visitad nuestra web o llamad a vuestro centro de referencia, nuestros técnicos especializados en pediculosis os daran la solución. www.kidsandnits.com

    ResponderEliminar
  3. Yo ya me cansé de escribir sobre ellos. No se lo merecen, pero tienen tal protagonismo que es difícil hacerlos a un lado.

    Saludos de otra madre con peine fino en mano!

    ResponderEliminar
  4. Puuf! el año pasado y tb me contagié, qué asco. A nosotros no va muy bien el aceite de árbol de té en el champú y como loción detrás de las orejas. Es como un repelente no sirve para tratarlos una vez los descubres pero por ahora nos funciona.

    ResponderEliminar
  5. Normal que no acabemos con ellos, el otro dia leí que tienen 65 millones de años!! Yo también uso el árbol de té, y de lendrera me he comprado una nueva que anuncian ahora: Nitview. A mi me hace un favor, no tengo tiempo para dejarme los ojos todos los días buscando pipis... tiene una luz uv para verlos mejor y me ahorra bastante tiempo, y dinero, porque si los veo se los quito con la lendrera que lleva y m ahorro los productos químicos que son una pasta!

    ResponderEliminar
  6. Que os voy a contar yo ....con los dichosos pipis ,llego la circular y mi hija se los tuvo que coger la pobre le tuve que cortar su melena rubia y rizada ....no se quein lloraba mas de las 2.

    ResponderEliminar

Compártelo