miércoles, 23 de octubre de 2013

A granizarlo todo

Hace una semana que fuimos elegidos, esta bloguera y sus cachorros, para participar en una prueba de producto de madresfera. Se trataba concretamente de probar un nuevo crea granizados de Bizak. Huelga decir que con enorme expectación se esperaba el invento en mi casa. Cuando llegó el paquete, os confieso que al abrirlo nos llevamos una gran desilusión: parecía un mero vaso batidor, sin ningún dispositivo mecánico ni eléctrico. Nada del otro mundo. Leímos las instrucciones con detenimiento, sin entender cómo de aquel simple vasito iba a salir un granizado. Había que meter el artefacto en el congelador durante unas horas, luego echar dentro el líquido de lo que se quería hacer el granizado, apretar las paredes del vaso durante un minuto y ya estaba listo. Os aseguro que me parecía un tongo. Hicimos la prueba. Congelamos el vaso, lo dejamos varias horas en el frigo, lo sacamos helado, metimos dentro zumo de limón, procedimos a apretar las paredes congeladas. Y cual fue nuestra sorpresa cuando, por arte de birlibirloque, el zumo empezó a convertirse en granizado. "¡Es magia!", gritó mi hijo.
Parece ser que las paredes internas del vaso granizador tienen una solución que congela los líquidos a velocidad supersónica. Su precio actual está en torno a los 20 euros, así que con unos pocos granizados está ya amortizado!

- Facilidad de uso: 5
 
- Diseño: 4
 
- Resultados:5
 
- Calidad/precio:3

Tiene una sola pega: solo da para un granizado. Así que imaginaos las batallas, necesito otros dos.


4 comentarios:

  1. En pro de la armonía familiar te diré que te basta con dos bolsas de autocierre (una mayor que otra), hielo y sal, para lograr el mismo efecto.
    Metes el líquido en la bolsa pequeña y la introduces en la grande que previamente habrás llenado de hielo y sal. Agitas un poco con cuidado de que el agua con sal no entre en la bolsa pequeña y listo.

    Ya tienes un granizado
    .. y una clase de ciencia ;0)

    http://www.experciencia.com/helado-sin-congelador/

    ResponderEliminar
  2. Jajaja. A mí me pasa lo mismo. Necesito otro. La verdad es que cuando le quité el papel al paquete a mi hijo mayor, cuatro años, casi se le salen los ojos de las órbitas. "¿Ese juguete es para mí? ¿Es para mí?" me preguntó al instante. Y no me dejó en paz hasta que por fin lo usamos. Es verdad que es mágico :D

    ResponderEliminar
  3. Pues no me va a quedar más remedio que probarlo

    ResponderEliminar
  4. Vaya expectación creais! tendré que probarlo! además por el sur sigue apeteciendo granizado! vamos! que el frio se resiste!
    Te invito a que pases por mi recien estrenado blog!
    un saludo!
    http://mamaartist.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Compártelo