miércoles, 18 de septiembre de 2013

Una respuesta que desarma a cualquiera

Hay momentos en que los cachorros son capaces de desarmarte, te dejan que no sabes qué responder, les va a reñir y acabas ocultando a duras penas la risa. Eso me ocurrió ayer cuando oí un sonoro golpe de bofetada y acto seguido la pequeña llorando, no era difícil deducir que debido al golpe que le había dado su hermano (el mediano, con el que estaba jugando). Fui para allá y decidí, antes de impartir justicia, preguntar, por eso de no dejarme llevar por las emociones ni las ideas preconcebidas, qué había pasado. Y el mediano, con toda su parsimonia, me respondió: Verás, no es una historia muy larga, pero tampoco es muy corta.

3 comentarios:

Compártelo