domingo, 8 de septiembre de 2013

Feliz vuelta al cole

Ahora sí que estamos en la cuenta atrás. Ya nos hemos gastado un sueldo en libros, mochilas, estuches (cielos, ¿cómo han subido tanto los estuches???? ¿llevan incorporado un chip de geolocalización?) zapatillas deportivas, plástico de forrar (metros y metros y metros, y digo yo, señores directores generales de las editoriales, ya que se niegan ustedes a editar libros que se puedan usar de un año para otro, y para ello incluyen zonas para escribir en los libros de texto y cambian sistemática y ladinamente el contenido anualmente, lo menos que podrían hacer ustedes es darnos los libros con la portada plastificada!!!!!), pantalones de chandal, provisión de rodilleras, de gomas, de rotuladores, de cuadernos.... así que solo nos queda esperar y confiar en que tanta inversión en educación les cunda mucho a nuestros cachorros.
Y solo puedo desearos ánimo con la primera semana de cole y con sus demenciales horarios -que también ahí, junto con el tema de los libros de texto, habría mucho terreno para meter mano si alguien en el gobierno, central o autonómico, tuviera el más mínimo interés en facilitar las cosas a las familias de este país-. No os digo más que esta semana mis tres hijos salen cada uno, del mismo colegio van saliendo cada uno con media hora de diferencia. Lo dicho, que se dé muy bien la vuelta al cole.
P.S. Y a esa madre que me preguntaba si se podrían quedar sus hijos esperándola un cuarto de hora a la puerta del cole hasta que ella llegara a buscarlos, le diré que no solo no tengo respuesta sino que le agradezco que, si llega a alguna conclusión, me la comunique porque esa misma pregunta me estoy yo haciendo hoy....

2 comentarios:

  1. ¡Ánimo!.
    En Finlandia llevamos un mes de escolarización de los pollos y han pasado más de 15 días desde "mi vuelta al cole". Voy con mis libros, mi estuche (subvencionado por una compañía aérea, obsequio para los niños, ¡madre mía que les he quitado el estuche a mis hijos!), y hasta mochila llevo.
    Ellos de momento no llevan libros, ni material, siguen jugando eternamente y han empezado con sus clases de refuerzo de finlandés.

    Paso a paso.
    Parece que volvemos a la rutina.
    Como diría Camilo Sesto " ...siempre se repite la misma historia...", aunque no terminemos de acostumbrarnos.

    ResponderEliminar
  2. Pues si, Feliz Vuelta al Cole!!!

    Por un lado el comienzo del nuevo curso, da mucha tranquilidad (o rutina, como quieras...), pero también mucho estrés por todo lo que hay que organizar...

    Yo apuntaría también a los profesores. Mis hijas llevan muchos libros que al acabar el curso, quedan a medio hacer, y a la vez fotocopias y cuadernillos complementarios. Tanto papel, ¿para qué??. Deberían elegir mejor las editoriales, porque recojer libros sin usar apenas me parece una tomadura de pelo...

    Besos!!!

    ResponderEliminar

Compártelo