viernes, 13 de septiembre de 2013

A pisar charcos

Hay veces que los hijos nos dan lecciones a los padres, ocasiones en las que son ellos los que nos enseñan, a nosotros que también estamos aprendiendo este negocio de la crianza, cual es el camino adecuado a seguir. Son como fogonazos que nos iluminan en este camino con frecuencia confuso de criar personitas.
Esta semana estoy, como estamos casi todos los padres, inmersa en el puzzle de las extraescolares, estudiando cómo combinar sus horarios para que por la tarde puedan hacer otras cosas, dándole vueltas a sus horarios y a mi presupuesto para ver si pueden hacer inglés y algún deporte (que con tres hijos la cuenta ya sube mucho), torturándome al pensar que estoy descuidando su formación musical, pensando si es más importante el deporte o el arte... En medio de este quebradero de cabeza tuve esta esclarecedora conversación con mi hija pequeña (cuatro años):
- yo no me quiero apuntar a ballet, me dice de repente la niña, sin que venga a cuento.
- pues si no quieres no te apunto, le digo.-  Nunca hemos hablado de apuntarla a ballet así que supongo que se lo habrá oído a alguna compañera de clase-  ¿Y a qué quieres que te apunte?, le pregunto.
- Quiero que me apuntes a pisar charcos de agua.
Y os aseguro que me he quedado con la boca abierta de la lección que me ha dado, a pisar charcos de agua, ha sido como decirme, mamá, déjame ser libre y feliz, déjame disfrutar de mis días sin obligaciones, déjame pisar charcos si llueve y pasear al sol si hace bueno.

15 comentarios:

  1. Yo también me planteo estas cosas aunque mi hija acaba de cumplir 11 meses, pero como todo llega.... Me planteo si es necesario ese bombardeo de actividades, de clases, etc... pero por otro lado me digo y luego me entra el miedo a sentirme culpable si pude darselo y no lo hice. Claro que luego espanto el miedo y me hago la siguiente pregunta: "¿no les estamos queriendo hacer mayores antes de tiempo?"

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy buena reflexión! Yo también quiero apuntarme a un curso de pisar charcos. Tengo tres hijas y andamos locos estos días intentando cuadrar el puzzle de las extraescolares. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo también tengo 3 críos. Los mayores van a música y catequesis, no hay sitio para nada, la peque de 4 años todavía nada, aunque ella quiere gimnasia rítmica pero para nosotros es pequeña y por temas de logística descartado. Porque esa es otra, la logística, 3 hijos y cada uno tiene las actividades en días distintos, el mismo día y ala misma hora que uno tiene catequesis el otro música.
    Sara

    ResponderEliminar
  4. Personalmente pregunté hace poco a mi hija de 5 años ¿ quieres que te apunte a algo? y la respuesta fue, con total naturalidad : Ama, pero si ya me has apuntado al cole! Pues claro...

    A veces ``les´´ volvemos y ``nos´´ volvemos locas sin necesidad...

    ResponderEliminar
  5. EStoy totalmente de acuerdo con que nos volvemos locos intentando que nuestros hijos hagan muchas cosas cuando ellos son felices en muchos casos estando con nosotros.
    A veces el problema es que no sabemos que hacer con ellos. Mi mujer ha ido encontrando muchas actividades en otros blogs y en libros (principalmente en inglés) y habla de ellas en su blog: http://www.enelpaisdelashadas.com.
    Ánimo, que hagamos lo que hagamos, lo importante es que sean felices.

    ResponderEliminar
  6. qué genialidad! cuánto tenemos que aprender de ellos!!!!

    ResponderEliminar
  7. Es que teníamos que pensar, "esta tarde tiene inglés, en una hora le da tiempo a hacer los deberes, y la hora y media de aburrirse (es un decir, pero OBLIGATORIA).

    ResponderEliminar
  8. Pues que sepáis que conozco una anécdota de una niño mucho más insistente : le pidió a los Reyes Magos un charco para él. Además tengo guardado, ya para mis nietos, un correpasillos de Imagimarium (perdón por la publicidad) al que yo tenía mucho aprecio. Y fue porque descubrimos un día que al final de las huellas y números ¡saltabas sobre una mancha azul! ¡Un charco y hacía choff! Fantástico!

    ResponderEliminar
  9. di que sí, otra que se apunta a pisar charcos! te leo!

    ResponderEliminar
  10. Tu hija tiene razón.

    Ya tendrá tiempo, aunque nos duela no poder hacer que sepan todo.

    ResponderEliminar
  11. como siempre, Isabel, los hijos nos enseñan cosas todos los días... nosotros empeñados en llenarles el tiempo y ellos lo que quieren es tiempo libre jajaja!

    ResponderEliminar
  12. jejejeje, ¡pero cuanto saben nuestros cachorros!
    Si tienes un rato mira en la entrada del 13 de abril "niños plastificados". tal vez te interese que te haga un envío, jejejeje.
    Aquí los días de lluvia sin esa vestimenta no les dejan salir al patio.
    Yo también me he comprado los míos, jejeje, ¡por que yo también quiero saltar!

    ResponderEliminar
  13. Hola, me ha encantado tu Blog!!! Los niños si que saben expresar lo que realmente quieren, deberíamos copiar un poco ese espíritu libre.

    Me encantaría que recibas el premio del Loving Blog Award. Aquí te dejo el link donde te nomino.

    http://samariel4ever.blogspot.com/2013/09/segundo-premio-one-lovely-blog.html

    Un abrazo desde Perú.

    ResponderEliminar
  14. Nosotros tenemos el 'kid charcos' completo (botas de agua, pantalones y chaqueta chubasquero). Cuando deja de llover, nos ponemos el equipo en busca de charcos para saltar ( y a veces caer, claro!). Luego una buena ducha en casa y como nuevos. La mayor tiene 2 años y medio (ya con experiencia) y el pequeño 18 meses (principiante). Se lo pasan bomba! Os lo recomiendo :D

    ResponderEliminar

Compártelo