miércoles, 21 de agosto de 2013

Limpieza de armarios

Con premeditación, alevosía y ausencia de las partes interesadas. Así estoy haciendo la limpieza de habitaciones y armarios de mis hijos porque, de no hacerlo, no cabrán ni ellos ni los libros del colegio. Ni un lápiz nuevo les cabe en esas madrigueras. Aprovechando que los dos mayores están todavía con los abuelos (benditos abuelos) y que en Madrid hace 40 grados y no se puede pisar la calle, me he encerrado en su habitación, pertrechada de un ventilador para no morir asfixiada, y me he puesto a tirar cosas. Sin piedad. Sin corazón. Sin mirar atrás. Todo lo que no logro identificar lo tiro. Si estuvieran ellos presentes no tiraríamos ni la mitad de las cosas, probablemente no desecharíamos ni los rotuladores gastados, mis hijos son unos sentimentales empedernidos y se aferran a las cosas como si les fuera la vida en ello. !No, esa chapa no la tires que es de una fanta de naranja a la que me invitó fulanito!. !No me tires ese bakugan roto que todavía funciona!. !Aunque haya perdido un brazo spiderman todavía tiene poderes!.
Después de tres horas sudando como un minero, logré sacar de la habitación cuatro bolsas, dos para la basura, una con cosas para el hijo pequeño de una amiga y otra para dar llena de peluches y juguetes para dar a alguna organización de caridad. Y todavía no he terminado. Con un poco de suerte con el reseteo propio de las vacaciones, no echarán de menos muchas cosas...


7 comentarios:

  1. Aprovecha que aún son pequeños y las cosas se rompen; conforme van creciendo no sabes qué hacer con las cosas, porque están nuevas, y la mayoría aún las usan... ¿tirar porque vienen cosas nuevas (Reyes o cumpleaños)? HORROROSO. Ahora, que me has dado una envidia, ¡me encanta re-ordenar!

    ResponderEliminar
  2. Yo también tendría que hacerlo pero me da una pereza tremenda, en cambio su padre cuando se agobia entra con una bolsa y sin pregutnar y según le parece a la basura!!! luego yo rescato cosas... soy peor que ellos jajaja

    ResponderEliminar
  3. Qué envidia!
    Yo a principio de verano les saqué todos los cajones de lis escritorios al suelo y tiramos un par de bolsas. Yo hubiera tirado cuatro, pero bueno, por algo se empieza,...
    Ahora estoy deseando encontrar un hueco coli el tuyo, sola, para reordenar juguetes y artículos varios almacenados durante el verano.

    ResponderEliminar
  4. Hola, he descubierto tu blog hace poco y quería decirte que me parece muy interesante, un modo diferente de ver la maternidad, con un toque de humor y con esas cosillas que a veces no nos atrevemos a contar. Me encontré con una entrada tuya (de hace un par de años) acerca de las rabietas y de una psicóloga que decía que había que darles la razón para que se calmaran y no he podido evitar comentarlo en mi blog. También te he mencionado, espero que no te importe, como mucho que tengas alguna visitilla más, jeje. Si quieres echar un vistazo puedes hacerlo en viviendoconpeques.wordpress.com
    Yo seguiré leyéndote!Un saludo

    ResponderEliminar
  5. donde has puesto mi cocinita?? y mi caballito?? y mis muñecas?? quiero mis juguetes, son míos..jeje

    cuántos traumas, infantiles y de todo tipo, enfin

    ResponderEliminar
  6. Gran publicación la que nos compartes, un gusto visitarte.

    ResponderEliminar
  7. Uff una labor agotadora, yo procuro ayudarlos una ves por semana pero incentivo mucho que ellos mismo organicen, no lo hacen perfecto como me gustaría pero lo valoro.

    ResponderEliminar

Compártelo