lunes, 8 de julio de 2013

Instrucciones para reñir en la oficina

La escena es más frecuente en verano. Durante el resto del año los niños están en el colegio, sometidos a la disciplina escolar. Pero en verano están en casa, o con los abuelos, o al cuidado de alguien. Y vete tú a saber la que están liando. La madre trabajadora hace a media mañana una llamada de control para ver si todo va bien, si los polluelos han desayunado, han ido a la piscina, se han vestido, se han puesto a hacer algún deber veraniego o si, por el contrario, están atrincherados en el baño en rebelión contra toda autoridad. Y entonces, mal que le pese porque no era esa su intención cuando descolgó el teléfono, le toca ejercer, en plena oficina, de lo que ejercemos las madres, por desgracia, gran parte de nuestro tiempo consciente: de castigadora-echadora de broncas. que a mí si me dijeron cual es mi sueño, diría dejar de reñir, que me está cambiando el carácter de tanto hacerlo. Y ahí se encuentra la madre, rodeada de colegas, en una oficina silenciosa, que ahora en verano parece que las oficinas están más silenciosas, obligada a echar una bronca. El momento no es el ideal pero no por esto se ha de perder efectividad. Aquí van unas sencillas normas para que así sea:
- Mantén tu tono firme habitual, no trates de fingir intentando reñir como quien no quiere la cosa.
- Hazlo, eso sí, más bajito. Una amenaza en voz susurrante puede ser incluso más aterradora y, por tanto, más eficaz.
- Usa el suspense. Dile por ejemplo, '¿tú sabes de lo que yo puedo ser capaz cuando estoy enfadada?'
- No te dejes llevar por el enfado y la ira. No quieres que tus colegas te empiecen a mirar diferente a partir de ahora. Es cierto que los hijos pueden sacar lo peor de uno mismo, pero una cosa es eso y otra airearlo.
- En la medida de lo posible, pospon tu bronca, no descargues toda tu ira.
-Controla, además de tu voz, tus gestos y tu expresión.
- Y desde luego, si puedes, llama desde el móvil y refugiate en un lugar discreto, porque cuando se empieza a reñir a un hijo se sabe cómo se empieza pero no cómo se acaba.


6 comentarios:

  1. "de lo que ejercemos las madres, por desgracia, gran parte de nuestro tiempo consciente: de castigadora-echadora de broncas. que a mí si me dijeron cual es mi sueño, diría dejar de reñir, que me está cambiando el carácter de tanto hacerlo."
    Me siento totalmente identificada contigo, yo no trabajo fuera de casa, estoy con ellos el 100% del tiempo ahora en vacaciones, incluídos recados, compras... No me gusta estar todo el día riñendo pero es que entre los tres me vuelven loca, la pequeña cizaña, la mayor que no mide sus fuerzas y pega a la pequeña, el mediano (5 años)... bueno, ese me ha dicho hoy que "mala madre, te odio, pues vaya madre"
    Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ay! y ese ¿y tu dices que me quieres? ¡¡si te pasas el día regañandome!!
      Yo me paso el camino de regreso prometiendo contenerme... y me dura la contención lo que tardo en cruzar el umbral de la puerta.

      Eliminar
  2. pero cómo puede ser que siempre me da la sensación de que me lees el pensamiento?? justo hoy estaba pensando que soy una bruja, que no hago más que reñirles por todo y en todos los casos, pero luego cuando veo a mis amigas -dulces, razonables, buena gente- en las mismas, ejerciendo de brujas con su parentela, pues me siento mejor, como si no estuviera loca!!! brazo Isabel, gracias!

    ResponderEliminar
  3. añado a lo que dice Sara, mi hijo de cinco me dijo el sábado 'es que mamá, no eres nada reilona', o sea que me reía muy poco con ellos, 'si no me da tiempo!!!' le dije, pero me dio mucha pena escuchar eso de su boca!!! y os leo a vosotras y me doy cuenta que todas estamos en el mismo manicomio, menos mal!!! porque como dice Isabel, efectivamente te da la sensación a veces de que te ha cambiado el carácter, que no eres esa chica dulce y delicada con la que tu pareja se casó... y eso da rabia!!!

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, cuesta mucho intentar educarlos sin que se queden con la idea de riñas constantes.

    ResponderEliminar
  5. '¿tú sabes de lo que yo puedo ser capaz cuando estoy enfadada?, me parece horrible que Alguien le diga eso a un niño'

    ResponderEliminar

Compártelo