martes, 18 de junio de 2013

La depresión posparto


Hoy sale en El País este interesante artículo sobre la depresión posparto, que asegura que al menos una de cada diez mujeres sufren un proceso de depresión, más o menos severo, tras dar a luz. Algunos expertos aumentan esta cifra hasta una de cada tres, algo que me parece más realista. "La contradicción entre lo que siente la protagonista y lo que se espera de ella y el sentimiento de culpa por no cumplir con el papel esperado solo agravan una complicación que casi siempre llega con sorpresa", dice.

El artículo menciona causas biológicas, lo cual abriría nuevas vías para tratarlo. Pero a mí no me cabe ninguna duda de que el origen de muchas de estas depresiones está en las expectativas que rodean la llegada del bebé. Se supone que ha de ser el momento más feliz de tu vida, que debes sentirte la mujer más realizada y dichosa del universo, y tú estás agotada, con un costurón en tu barriga o en tus bajos, con los pechos convertidos en rocas, y, muy probablemente, con grietas en los pezones. Si es tu primer hijo no lograrás darle bien el pecho, porque amamantar es un arte que hay que aprender, por muy mamíferos que seamos. Casi no te puedes levantar de la cama, desearías dormir tres días seguidos, pero no puedes porque has de levantarte cada rato a dar el pecho al bebé, que no parará de llorar y tú no sabrás si es de hambre o de qué. Nadie te habrá hablado de esto antes, nadie te ha preparado para ello (se prepara la canastilla al milímetro, se adecua la habitación pero nadie prepara a la madre)  y tú te sentirás la peor madre del mundo, el peor ser humano del planeta. ¿Cómo no vas a caer en la depresión? A mí me pasó con mi primer hijo. La segunda noche que estábamos en casa, eran las cuatro de la mañana y no paraba de llorar, yo no sabía qué hacer ya con él, estaba extenuada, no me tenía de pie, me dolían hasta las orejas. Y os aseguro que me habría metido en la cuna a llorar a su lado. De repente sentí que mi vida, tal y como la había entendido hasta entonces, se había terminado. Pasé varios días hundida en la miseria hasta que me fui recuperando, el bebé fue comiendo, mi cuerpo fue volviendo a la normalidad y yo fui asumiendo el cambio tan brutal que se había operado, irreversiblemente, en mi vida.

¿Cómo se podría prevenir esto que los anglosajones han dado en llamar mommy blues? Con apoyo de tu entorno, apoyo para que te dejen dormir, apoyo para que te dejen llorar, para que te cuenten que es normal, para que te tranquilicen, para que te quiten esa culpa que arrastras y te den tiempo a recuperarte. ¿Qué os parece? ¿Habéis tenido depresión posparto? ¿Cómo la combatisteis?

16 comentarios:

  1. Siempre me he quejado y me quejaré de que tanta preparación al parto y tanta histori y nadie te cuenta el primer mes, mi primer odioso mes en mi caso. El botellón de hormonas al que por supuesto no te han invitado,jajaja.
    No soy nada de hablar con la gente de su futuro cuando van a ser padres pero si algo tengo claro es que si alguien me pregunta nunca les cuento el parto les cuento el primer ODIOSo mes

    ResponderEliminar
  2. Pues yo tuve también con el segundo. Porque creía que tenía todo preparado y controlado porque no era madre primeriza y me costó igualmente la lactancia y sentía que no daba a basto con los dos niños... Es una realidad.
    Es más, en el curso preparto del segundo me preguntó en alto la madre que si había tenido en el primer parto (era la única que ya había sido mamá en la clase y estábamos hablando del tema con los papás) y mi marido contestó por mí diciendo que no había tenido. Nunca me olvidaré de lo que la profesora le contestó: ¿no lo tuvo o no te enteraste de que lo tuvo?

    ResponderEliminar
  3. Chicas, con todo mi respeto y desde mi posición de medico y madre, lo que hemos pasado la mayoría no es una depresión. Es muchas otras cosas, en las que, por supuesto las expectativas frustradas tienen mucho que ver, unido al cansancio, etc... Una depresión postparto es algo mucho más serio y de una gravedad importante si no se detecta pronto. Por eso si creo en la estadística que dice que 1 de cada 10 la sufre. Una de cada tres me parece excesivo, la verdad. También es cierto que eso que nos pasa a la mayoría sí puede derivar en una depresión, por eso nunca debemos menospreciar los sentimientos de una madre, debemos estar alerta los medicos, las matronas, la familia...
    Por cierto, me encanta tu blog, te leo siempre, aunque creo que es la primera vez que comento. ;)

    ResponderEliminar
  4. Pues yo después de 18 meses, aún arrastro algo de la depresión postparto que tuve.... Mi médica de cabecera me la detectó cuando fui a que me medicara por unas anginas... Y eso que tenía muy cerca a mi madre, mi suegra, amigas y mi marido...

    ResponderEliminar
  5. Yo tuve con la segunda niña. Pero no de la inmediatamente posterior al parto, las dos primeras semanas fueron razonablemente bien. Y luego fue como una bofetada. Mi Marido fue quien me ayudó, cuidaba de mí, de las dos niñas (yo no era capaz de hacer nada mas que pasmar) y me ayudó a darme cuenta de que era una depresión.
    El artículo lo leí por la mañana y me gustó mucho
    Ahora cada vez que una amiga está embarazada se lo cuento. El tener depresión post parto no va a hacer que seas peor madre!

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado tu post! A mi me paso sobre todo con mi primer hijo . Todo el tema maternidad esta tan falsamente divinizado que me sentía un monstruo por no sentirme inmensamente feliz. Hubo un antes y un después el día que por casualidad charle con otra madre joven que me dijo " y una m** , claro que se pasa mal, y te dan ganas de aventarte por la ventana. Es normal y yo creo que todas lo sentimos así" desde ese día cada vez que pasan por la tv a alguna famosa diciendo " mi hijo es un bendito. Ni me entero de que tengo un bebe" siempre pienso " y una m****" !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja pues yo pienso "que suerte tener una chica q te lo cuide y tu poder dormir por las noches del tiron y sin enterarte" jajaja

      Eliminar
  7. Yo no opino de la depresión en sí porque no, no la tuve, pero sí he llorado por las hormonas, por el dolor, por las tetas...mi hija era tan dormilona y tranquila que yo lloré pensando que dormía de hambre! Sí, ahora que lo veo no es lógico, pero mis hormonas estaban en mil, estaba muerta de cansancio después de todo el lío del parto y necesitaba desahogo y bueno, ese fue mi punto de ruptura

    ResponderEliminar
  8. Yo acabo de dar a luz y algo de bajon si que da. Te piensas que al salir del hospital vas a estar mejor que al entrar, pero al llegar a casa te das cuenta de que sigues agotada y que los puntos que llevas, sean donde sean, no se curan en 2 días! Creo que es muy cierto que no se prepara lo suficientemente a las futuras madres sobre cómo va a ser el postparto. Yo agradezco tener un marido tan fantástico que nos ha cuidado a las dos como a princesas durante 2 semanas!

    ResponderEliminar
  9. Por desgracia yo tuve una depresión post parto con mi segundo niño.. aun a dia de hoy (ya han pasado 5 años) se me llenan los ojos de lagrimas recordando aquellos meses en los que todo me superó y yo me hundi como nunca antes... tuve que estar a tratamiento psiquiatrico muchos meses y fue gracias a mi marido, a mis padres y a mi hermana que superé el bache y que el niño (y su hermanito) tuvieron todas las atenciones que necesitaban y todo el cariño... Se pasa muy muy mal y al principio (incluso después) mucha gente no te entiende... Desde luego no se lo deseo a ninguna madre, porque los puntos duelen es cierto pero lo que una siente cuando pasa por una situación asi el dolor que te queda, la pena de haberte "perdido" esos primeros momentos con tu bebe es un dolor que quedará ahi permanente...es mi "pequeña" herida de guerra...

    ResponderEliminar
  10. En mi familia he tenido casos de depresión posparto. Nos han dicho que puede ser genético. De hecho, yo mismo la sufro, aunque voy saliendo gracias al apoyo de la gente que me quiere y del método que encontré en http://www.remediemos.com/salud04.htm. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  11. Yo con el mayor no pase depresion, pero si q se me hizo muy cuesta arriba todo el cambio q supone la maternidad (a pesar de ser un niño muy deseado y querido) pero nadie te habla de lo muchisimo q duele dar el pecho el primer mes, hasta que "hace callo" yo segui porq sabia q era lo mejor para mi hijo, pero ganas no m faltaron...

    Tambien me costo tener q cortar, al menos al pcio, mi vida social como la habia vivido hasta entonces ( cenas, copas... )

    Creo q es lo mas bonito q puedes hacer en esta vida, pero tambien lo mas duro

    ResponderEliminar
  12. Todo el embarazo estuvo genial, hasta me parecio hermoso...pensar en ese ser que crecia, los mareos, nauseas, vomitos parecían como una aventura ... pero luego nacio. La cesarea me dolia mucho pero trataba mostrarme valiente...tratando de atender a mi bebe con diligencia, paso una semana y cai en una depresión, q todos me decían era normal, que se iba a pasar, sentía q nadie me entendia ... comencé a sentirme mas y mas sola, nadie entendia q estaba sufriendo ... que sentía q caia en un abismo ... que me encontraba en una habitación con paredes de cristal desde el cual veía pasar la vida y yo me sentía morir.
    Eso sin tomar en cuenta q tuve muchos problemas de salud, al único lugar q salía como una costumbre era al hospital, la lactancia se hizo muy difícil por problemas en los pechos ... todo era dolor, tristeza y soledad.
    No se si se sintieron asi, pero yo me sentía fatal. Pero en medio de todo ese sufrimiento hay q ver q no estamos solas, ahí esta ese ser que nos necesita y q con el tiempo nos amara tal y como lo amamos ... por ese bebe q no pidió venir al mundo para darnos esa gran responsabilidad ... por nuestro hijo tenemos que superar esta etapa

    ResponderEliminar
  13. En mi primer parto ya me sentia mal a los pocos dias de nacer mi hija,pero en cosa de mes y medio cuando empece a ver que la cosa iba bien me empece a encontrar mejor,ahora hace tres semanas que di a luz de a mi segunda hija,y me siento bastanta peor que con la primera,encima de todo mi hija que tiene cuatro años se ha roto una pierna y la pequeña tiene muchos gases y no hace caca,parece que todo se complica,espero que segun pasen los dias la cosa mejore con todos y asi yo podre ver mejor la luz,tengo que sentirme fuerte por que mis hijas me necesitan y yo a ellas,seguro que dentro de un tiempo todo esto estara superado

    ResponderEliminar
  14. Pues con todo el respeto a la madre y doctora que ha comentado que en realidad no es depresión, te diré que por mucho que seas médico, no tienes ni idea de depresiones ni de temas emocionales. Lo siento mucho pero es así, solo alguien con preparación psicológica, ya sea un educador, un psicólogo o terapeuta puede saber de estos temas y diagnosticar. Tú solo sabes de heriditas, si eres cirujana de organitos,tendones y ostias de esas. Así que para opinar esas tonterías, mejor no digas nada> ;)

    ResponderEliminar
  15. Yo tuve depresión gestacional desde mi primera hija, hace 6 años. Me dió miedo contarle a mi ginecólogo y la viví sola. Con el parto fué peor y no encontré comprensión ni en mi familia, mucho menos en mi pareja. Sólo un par de amigas que gracias a ellas salí adelante mas no me había recuperado totalmente cuando me embaracé de mi segunda niña. Se dió en una situación muy complicada ya que el ginecólogo me había fraudeado con el anticonceptivo pero no me enteré hasta el día que nació la bb. Traté de que todo fuera mejor para no vivir la pesadilla de mi primera maternidad pero a los 4 meses de nacida la chiquita empecé a empeorar, ella se volvió enfermiza y yo neurótica. Criarlas sola y en una sociedad donde no comprenden la depresión en general, mucho menos la post parto ha sido muy difícil y desmotivante. Eso de "la maternidad es lo más maravilloso, lo mejor que le puede pasar a una mujer". No es cierto, para mí ha sido terrible. Siempre me cuidé y seguí instrucciones médicas porque no deseaba tener hijos. Pero en dos ocasiones la ciencia me ha fallado. Mis niñas no tienen la culpa y trato de darles lo mejor de mí pero siempre me siento frustrada y enojada. Estoy en tratamiento terapéutico y todavía me falta mucho por superar.

    ResponderEliminar

Compártelo