martes, 4 de junio de 2013

El estrés del fin de curso

Llevo tres días con ataque de estrés. Con episodios de ansiedad de madrugada. Con cefalea tensional. ¿El motivo? El fin de curso escolar. Intempestivo en el caso de mis hijos, pues acaban el colegio nada menos que el 12 de junio. Un miércoles, olé olé. Con premeditación y alevosía. Y de aquí a entonces mi vida es un sin vivir. Me despierto a a las cuatro de la mañana y consulto la agenda con taquicardia para saber de qué tiene que ir vestido cada uno. Pantalón azul y polo verde uno. Camisa blanca y vaquero. De chandal con camiseta blanca. De pantalón corto y gorra. Cada día toca una cosa. Según si tienen exhibición teatral o deportiva. Recital o competición. Entrega de diplomas o final de torneo. Merienda infantil o aperitivo con padres. Ensayo de la obra o entrenamiento. Si tiene que llevar al colegio un birrete (un birrete!!!! hasta un tutorial me enviaron para enseñar a hacer uno, menos mal que la solidaridad intermadres me libró de ello y me han regalado uno) o un balón de baloncesto. Si tiene que ir vestido o de Felipe II (os juro por mis niños que no me lo he inventado, que el mayor tiene que ir así a la función de fin de curso y gracias a la santa abuela, desde aquí un homenaje, el niño irá hecho un pincel, con gola y todo). Si yo tengo que llevar un bizcocho o patatas fritas. Bebidas frías o brochetas de frutas. Si se pueden llevar cervezas o me la llevo bebida de casa y así voy más relajada. Si me toca llegar antes para poner las mesas o quedarme más tarde para recoger o bailar con el director, que ya no sé ni lo que me toca. Y a duras penas voy llegando a todo. Muy a duras penas. Tengo pesadillas con que un niño me va a la final de baloncesto vestido de personaje de época, o viceversa, a la obra teatral con las deportivas y el uniforme del equipo. De verdad que tengo más hijos de los que mi capacidad neuronal, menguante, es capaz de gestionar.

4 comentarios:

  1. Yo también tengo tres y estoy como tú, tengo un león, un saltamontes y una punky! el festival es un sábado pero... la mayor por la mañana y los peques por la tarde. Corre a casa a comer y vuelve... por no hablar de buscar un sitio para ver algo del espectáculo... Yo he dejado caer que el año que viene desaparezca el festival y parece que otras madres me secundarían jeje

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Todas las madres te entendemos!! Y cuando aún están cada uno en un sitio y te coinciden los saraos en tiempo y hora exacto ya, ahí, sin posibilidad de clonar...Yo creo que la clonación de humanos la sacará a la luz una madre desesperada...el tiempo me dará la razón.

    ResponderEliminar
  3. Y encima el 12 de Junio (cada vez antes!)... Que haces con ellos estos meses de vacaciones?? Eres mi heroina ;)
    Carla

    ResponderEliminar
  4. Mucho ánimo, querida amiga. Yo soy profesora de Secundaria, de manera que me "libro" de recitales y cosas de fin de curso. No entiendo cómo acaban las clases de sus hijos el 12 de junio... Legalmente, se terminan el 26 de este mes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Compártelo