jueves, 4 de abril de 2013

Perdóname, Amazonas

Es ya un hecho: en mi casa ya no usamos pañales. Después de diez años y medio consumiendo desechables noche tras noche, por fin han pasado a ser para nosotros un recuerdo del pasado. No sé qué podría hacer para compensar la terrible huella ecológica que he debido de causar en el planeta. Supongo que ni plantando un árbol cada día de lo que me queda de vida podría resarcir al medio ambiente. Cada vez que hablan del deterioro de la selva amazónica, pienso que uno de los claros que se abren entre los árboles lleva el nombre de mi familia. Alguien podría decirme, y seguro que habrá quien me lo diga, que podría haber usado pañales recicables, de los de lavar cada día, de los de toda la vida, solo que ahora de superdiseño y de fibras hipernaturales. Pero qué quereis que os diga, que ya bastante sacrificado es esto de la maternidad como para encima no aceptar las ventajas que nos ha traido la civilización, que yo solo quiero ser madre, no aspiro a que me hagan santa ni a ser mártir de ninguna causa.
Y es que las criaturas me salieron meonas.  Es algo que a los pobres les ha venido de familia. No voy a entrar en más detalles porque no quiero que un día mis hijos, u otros familiares, me demanden por desvelar detalles de su intimidad. No os podéis ni imaginar la felicidad de hacer maletas sin pañales, de no tener que vigilar cada noche que lo llevan puestos, de no tener que cambiar sábanas y pijamas a media noche por un desbordamiento fortuito.
(Ahora basta que os lo haya contado para que esta noche haya una recaida....)

7 comentarios:

  1. Cada uno tiene que hacer lo que más le convenga en sus circunstancias, yo opté por los pañales de tela y quiero decir que son super cómodos, nada que ver con los que usaba conmigo mi madre, es meter en la lavadora y ya está.

    ResponderEliminar
  2. Hola Isabel, en serio que no te hecho en culpa los de los pañales desechables, yo quise ser también de esas madres ecológicas preocupadas por el futuro de nuestros niños, pero es imposible lidiar con tener que ser de la prole de madres trabajadoras, tener que llegar a trabajar en casa, hacer limpieza, comida, aseo y encima tener que llegar a lavar pañales, simplemente me di por vencida, guarde los pañales ecológicos y con todo y el remordimiento de unirme a hacer mas contaminación, compre los desechables. Que le vamos a hacer yo con dos peques una me salio muy precoz y los dejo rapido, pero ya estaba la otra peque ahi que no mas no ha querido dejarlos ya casi a sus añitos y apunto de entrar al cole y le cuesta un poco, en fin solo un tiempito mas dejare de estar contaminando, para otra vez, a fin de año volver a lo mismo, pues ya me viene el tercer retoño. Me da penita con la naturaleza pero simplemente con ser una madre que trabaja, atiende casa, hijos , marido y perro, creo que hemos de tener un poco mas de consideración a las hora de que la naturaleza nos juzge, y mas tu con cinco hijos, tu si que eres una santa.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena!!!!

    Me alegro que ¡¡¡por fin!!! te hayas librado del pañal.

    La verdad que sí que se hace pesado. Alba controla perfectamente el pipí de día pero por la noche e incluso la siesta se lo tengo que poner y la verdad que es un engorro.

    Besitos.

    MI PRINCESA DE 28 SEMANAS
    EL VESTIDOR DE MI PRINCESA

    ResponderEliminar
  4. bueno, yo embarazada me puse a buscar pañales de tela, pero si no doy con la carga de ropa diaria de tres, menos lograría tener pañales limpios si no tengo secador y mi tendedero es tan pequeño que en tres pasos lo recorro!! Y mi adorada madre me dijo: esta de acá no lava pañales que tuvo tres hijos con pañal de tela blanca ojo de perdíz que eran una molestia.
    Y cada mes vamos a por una caja de desechables con cara de "perdón planeta, perdón"

    ResponderEliminar
  5. Jolin pues a mí aún me queda de "destruir" el planeta, tengo un bebé de casi tres meses y un nene de casi 5 años que aún moja la cama así que...

    ResponderEliminar
  6. Este finde me adentro junto a mi pequeño en el maravilloso mundo del calzoncillo, y espero que pronto podamos decir adiós definitivamente a los pañales. Es mi primer hijo y no sé cómo lo vamos a llevar, si nos va a costar o no, cuántas mudas hay que llevar a la guarde, qué hacer o decir ante los escapes... y todo esto me estresa un poco. Pero como no hay tu tía, y además es algo que hay que hacer y ya, pues adelante. Por supuesto, estamos todos emocionados, mayores y pequeños, deseando dar la patada a los pañales y abrazar los calzoncillos con amor. ¿Algún consejo?

    ResponderEliminar
  7. No creo que seas la única en casa, son dos con ellos, y aunque el grande solo los use por la noche tb gasta los suyos... bss ♥

    ResponderEliminar

Compártelo