domingo, 10 de marzo de 2013

Una conjunción cósmica única

Hay conjunciones cósmicas que se dan cada varios miles de años, como el paso de un cometa cerca de la Tierra, o un eclipse solar completo visible desde nuestro país. O el colocar a nuestros tres hijos, repito tres, en casas diferentes, y marcharnos nosotros, ufanos y ligeros, de fiesta. Pues bien, esa conjunción ocurrió anoche, 9 de marzo del 2013, fecha que no olvidaremos y que quedará para siempre grabada en nuestras memorias. Yo no las tenía todas conmigo, la verdad, porque se trataba de irlos colocando de uno en uno, con el riesgo de que se alguno se rajara y en el último momento se echara para atrás, chafando el plan. Pero, al igual que a veces la luna y el sol se alinean, así ayer se fueron dando de favorables las circunstancias, de tal manera que a las nueve y media de la noche éramos dos personas libres, con toda la noche por delante y una casa vacía esperando nuestra vuelta. Y de verdad que esta mañana al levantarnos, con calma, sin nadie que te metiera prisa, en una casa en silencio, y tomarte un café, saboréandolo, ganas daban de dar gracias al universo (y a todas las personas de buena voluntad que hicieron posible el momento).

6 comentarios:

  1. Qué suerte!
    No creo que me caiga esa breve en muuucho tiempo. Y eso que sólo son dos. Mis padres cada vez con menos fuerzas y eran los únicos que se ofrecían voluntarios...
    Enhorabuena y...que se repita, que se repita!!!!

    ResponderEliminar
  2. La envidia me corroe, pero me alegro mucho por vosotros. Lo tenéis más que merecido

    ResponderEliminar
  3. Ja,ja,ja... leerlo suena a padres locos, pero solo los que somos padres lo podemos entender. Me alegra que disfrutarais de la alineacion de los planetas, la proxima vez que se vuelvan a alinear nos avisas! Bss ♥

    ResponderEliminar
  4. Y con uno era complicado y ahora con dos me temo que imposible, me alegro de que lo hayáis disfrutado!!

    ResponderEliminar
  5. Absolutamente mágico, y ojalá que pueda ser repetible!

    ResponderEliminar
  6. ¡Me alegro por vosotros! Y qué envidia, desayunar sin prisas...

    ResponderEliminar

Compártelo