martes, 12 de marzo de 2013

Conversaciones de coche

Conversación un viernes por la tarde entre la madre al volante y una criatura bien atadita en el asiento de atrás del coche, con la nariz pegada a la ventana entreabierta para no marearse. En el exterior llueve a cántaros:
- ¿Vas bien con la ventana abierta? ¿No te entra agua?
- No, no entra agua, solo entra aire, fresquito y libertad.
- ¿Libertad? ¿ Y tú sabes qué es la libertad?
- Claro, si un señor hace algo malo y va a la cárcel y luego lo sueltan, pues eso es libertad. O si yo tengo una ardilla, porque me gustan mucho las ardillas, pero luego me da penita, y voy al bosque y la suelto, pues está en libertad.
- ¿Y tú tienes libertad?
- No, porque tú me mandas.

Huelga decir que ante tamaña respuesta la madre casi pierde el control del vehículo.

8 comentarios:

  1. Eso nos pasa por preguntar...q no aprenderemos las madres a no preguntar ;-)

    ResponderEliminar
  2. Como son, por favor... Es una respuesta brillante... El mío (6 años) nos llama a su padre y a mí "obligones" porque dice que le obligamos a todo siempre :P

    ResponderEliminar
  3. Muy bièn ! hubiera respondido mi padre. Estàs empezando a entender como funciona el mundo.

    ResponderEliminar
  4. Ja,ja,ja... al menos lo tiene claro! Bss ♥

    ResponderEliminar
  5. JAJAJAJAJAJAJJA....

    Ays que carcajada he soltado por dios!

    me encanta!!

    ResponderEliminar
  6. buenísimo! la verdad que dicen unas cosas que es para morirse de risa

    ResponderEliminar
  7. Conversaciones de coche ¡qué momentos más grandes!
    Lamía dijo hace poco "Dejadme vivir mi vida" a grito pelao en mitad del descansillo. Adolescencia, miedito te teeengo!

    ResponderEliminar
  8. Somos unas castradoras sin solución! jajajajaja

    ResponderEliminar

Compártelo