miércoles, 27 de febrero de 2013

¡Qué familia más rara!

Debería estar contenta del tiempo que han tardado en 'coscarse' del tema, la verdad. Bastante tiempo les he tenido engañados, convencidos, pobres angelitos, de que hay cosas que son así porque no pueden ser de otra manera, vamos, que son inmutables e innexorables, como la rotación de la luna alrededor de la tierra o de la Tierra alrededor del sol. Con 'estas cosas' me refiero a las normas que rigen nuestra vida familiar, digamos, las leyes, hasta ahora incuestionables e incuestionables, que hay que cumplir sí o también. Hay algunas que son esenciales y que no admiten negociación alguna:
-de lunes a jueves no se ve televisión (el viernes ya se considera prefindesemana y ahí me ablando un poco).
- los dibujos animados se ven siempre en inglés (es decir, siempre que ese sea el idioma original, que más de una vez sin darme cuenta se los he plantado en chino). el que no quiere verlos en inglés, no ve dibujos, que al fin y al cabo no son obligatorios. Y vamos que si los ven en inglés....
- la hora de acostarse cuando hay cole al día siguiente son las ocho y media. Durante todo el curso. Aunque en junio les dé el sol en la cara. Y se puede leer hasta las nueve y cuarto, hora de apagar las luces (o de bajar la persiana si áun es de día).
Y ya os digo, hasta ahora los angelitos habían aceptado estas normas, algunos días más a regañadientes que otros pero en general bastante sumisos, o más bien resignados a su suerte. Pero ayer, el mayor, que para algo tiene ya diez años, me soltó a la cara: "¡Pues vaya familia más rara que somos, que no vemos tele nunca cuando hay cole, que lo vemos todo en inglés y nos vamos a la cama a las ocho y media!". Y lo que es ceder no cederé, pero me temo que estamos entrando en una nueva etapa. Continuará.

10 comentarios:

  1. Te admiro por lo de la tv entre semana, porque a mí me sirve para tenerlos un poco entretenidos y poder tener 5 minutos para vestirme "tranquila" por las mañanas o poder negociar cenar solito.

    ResponderEliminar
  2. Dios mio, y si no veis tele qué hacéis después de cenar??? Siempre me ha parecido admirable que haya familias con hijos que no ven tele, tengo unos amigos que ni tienen tele en casa y yo les considero superhéroes... y no porque la tele me parezca el demonio, que tampoco -la caja boba en mi casa nos distrae a todos por igual- sino porque a esas horas, con el sueño y el cansancio que tengo, además tener que entretenerlos durante un buen rato... ufff... a mí me gusta apachurrarlos delante de la tele precisamente, ver los dibujos con ellos y sentir su calorcito en mis hombros, mis piernas, me encanta ese rato juntos... luego su padre le cuenta un cuento al mayor en la cama, pero la peque es una super rebelde que no quiere ni escuchar hablar del asunto hasta mínimo las nueve y media... y si la obligo, simplemente se levanta y vuelve al salón con la cara más dura que he visto en mi vida... eso sí, en la noche soy estricta como una estaca y cada uno en su cama hasta por la mañana, al menos hasta las seis!!!

    ResponderEliminar
  3. Como has conseguido que se duerman a las 8.30? Mis hijas deben ser de poco dormir, y hay batalla campal a las 10 para que se vayan a la cama! De hecho, a la pequeña le dan las 11 con bastante facilidad...
    Ahora, a las 7.30-7.45 están ya dando guerra...

    ResponderEliminar
  4. jajaja.... muy bueno....
    a los míos desde chiquitos que los hago dormir temprano, a las 8:00 se apaga la tele y a la cama. No hay computador (ordenador) durante los días de colegio. Con lo de la televisión peleo un poco más. Pero lo del sueño es sagrado.

    ResponderEliminar
  5. Yo intento que no sea mucho rato, pero intento dejarlos ver la tele un rato después de cenar si les apetece. No creo que tenga nada de admirable no dejarles ver la tele entre semana. Cómo si a mí alguien me prohibiera escuchar las radio de camino al trabajo o leer el periódico cada día.
    Siempre que se sepa filtrar, el cine no tiene nada de malo.

    ResponderEliminar
  6. Oh my god! Ya casi tienes un preadolescente en el rebaño. Ahora la cosa se va a empezar a poner delirante.
    Dile al pollito que no sois raros sois autenticos heroes, yo sin pocoyo no me podria vestir por la mañana y seria imposible preparar la cena. Quiero ser como tú!

    ResponderEliminar
  7. Yo también les acuesto a esa hora, independientemente de la estación del año en la que nos encontramos, de lunes a viernes; excepto si estamos fuera de casa. A veces me canso de ser "la madre sargento", pero cuando cedo un poco... se me suben a la chepa y se monta en casa una revolución.
    He tenido que sufrir las críticas de amigos y amigas, de familiares e incluso del vecindario del pueblo... pero bueno.. a mi lo que me funciona es esto y así sigo...yo creo que lo importante es que cada cual siga con lo que le funciona. Además, tengo más que estudiado, después de llevar casi seis años en esto de "la crianza"... que da igual la hora a la que se acuesten, la hora de despertar es siempre la misma... entre 7.00/7.30 de lunes a viernes y durante todas las estaciones del año...
    Lo de la tele en inglés lo he intentado, pero hasta que nos hemos venido a estas gélidas tierras del Norte de Europa no lo hemos conseguido, los pobres no entienden porqué las películas que antes entendían perfectamente... ahora se escuchan en inglés. Lo han asumido como todo lo demás, están encantados y supongo que... algo se les quedará...

    ResponderEliminar
  8. genial!

    Mis hijos no ven la tele, nunca, no es una cuestión de prohibirlo, es que si la tele no está encendida nunca, a nadie se le ocurre verla nunca. Alguna película cuando están maluchos. Lo del idioma lo veo distinto, ya son bilingües y bastante tengo con que puedan con esos dos... aunque los tuyos también son bilingües, si mal no recuerdo tu marido es italiano? Y a la cama... bueno, entre 20h y 20:30h, pero viviendo en Alemania, es más bien tarde!

    Cada uno con sus criterios, pero lo más importante es tenerlos!

    Ánimo con la nueva etapa, te seguiré, siempre me pregunto cómo iré reaccionando y cómo reaccionarán cuando se den cuenta de que lo nuestro no es "lo normal".

    ResponderEliminar
  9. Ay, dios mío! Te vas acercando a la etapa en que descubren que no somos perfectas...

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado. Y me he reído mucho. Y tienes mi admiración. Espero que nos sigas contando la evolución. Yo me crié en una familia "rara" y ahora soy tan normal, así que ¡adelante! Besos!

    ResponderEliminar

Compártelo