miércoles, 13 de febrero de 2013

Ventajas de la gran ciudad

Como ya sabéis, vivimos en el centro de Madrid, cerca de uno de los puntos de medición donde regularmente se sobrepasan todos los máximos permitidos de contaminación. Así que hay días que pienso si no será una locura estar criando a mis hijos aquí entre tantos humos. También hay días que el tráfico se me hace insoportable, y desearía pasear con ellos por calles sin coches. Otros días las distancias me pesan. La gran ciudad es así, y la tomas o la dejas. Yo, al menos de momento, la tomo. Y mi mejor terapia contra estos bajones es pensar en lo mucho que, a cambio de tanta contaminación y tanto tráfico, me ofrece. Y me echo a los museos y a los teatros, y a los cines y los parques. Tienen mis hijos una agenda cultural envidiable. Maravillas hemos visto, porque ya puestos pues veamos cosas que sean para niños pero tan buenas que nos gusten, y mucho, también a los mayores. Así que ahora me relamo ante la llegada de lo que anuncian como "el mejor clown del mundo", un italiano de aspecto bonachón llamado David Larible. Del 22 de febrero al 3 de marzo en el Circo Price. Ventajas de la gran ciudad.





2 comentarios:

  1. Yo lo he visto en Alemania y el tio es MARAVILLOSO!! Te vas a partir de la risa, seguro!! :-)

    ResponderEliminar
  2. La envidia me corroe. El plan que tenemos a la vista la peque y yo es el entierro de la sardina y me da que con esta lluvia se cancelara Snif!

    ResponderEliminar

Compártelo