viernes, 25 de mayo de 2012

El bolso sin fondo de Mamá Mumin

Ya os he contado que soy una madre sargento. Por lo menos la mayor parte del tiempo. Me gustaría que fuera menos a menudo. Quisiera ser otra madre. Antes de tener hijos mi modelo de madre ideal era Mamá Mumin, la rechoncha matriarca del clan Mumin, esos deliciosos personajes finlandeses reeditados en España por la editorial Siruela en una colección deliciosa (buscadlo en la Feria del Libro de Madrid, no os defraudarán, no me canso de decirlo). Una siempre quiere ser de otra manera, pero luego la realidad se impone y te convierte en otra. Es así. Resignémonos, o no nos resignemos y tratemos de evitarlo. A lo que iba, que yo quería ser como mamá Mumin, esa madre maravillosa, que nunca pierde el buen humor ni la paciencia, que siempre tiene la despensa llena de mermeladas caseras, que perdona todo a sus hijos porque sabe que en el fondo son maravillosos, que confia en ellos ciegamente porque sabe que eso les fortalece, que siempre les recibe con buen humor, a ellos y a todos sus múltiples amigos, hagan lo que hagan, que se apunta a cualquier plan por disparatado que sea, que sabe cómo actuar en cada momento... Y que lleva con ella siempre un enorme bolso lleno de todo lo que se puede necesitar en cualquier circunstancia, como las hojas de abeto para los dolores de tripa.
Al final de mamá Mumin, tengo que reconocerlo, no he logrado tener mucho, aunque ya os digo que la tengo en mente y cuando le releo los cuentos a mis hijos trato de pensar en todo lo que tengo que aprender de ella. Pero si hay algo en lo que no tengo nada que envidiarle es en el bolso. Otra cosa no tendré, pero un bolso bien preparado ese lo llevo siempre conmigo, faltaría más. Cuando salgo con mis criaturas llevo un bolso que más que bolso parece el sombrero de un mago porque en su interior se puede encontrar cualquier cosa. Llevo siempre galletas y frutos secos, para esos intempestivos ataques de hambre, pañuelos de papel y toallitas húmedas, pinturas y papeles para entretener las esperas, bolsas de plástico porque nunca se sabe qué podemos encontrar por el camino, algún jersey por si hace frio, hasta hace poco llevaba hasta recambios de ropa interior, ahora ya me he relajado un poco con eso, tiritas. Y desde hace poco también he metido una barrita de arnidol, una especie de barra mágica que alivia  los golpes, porque con las fieras hay que estar preparada para cualquier eventualidad. Eso me consuela, pensar que por lo menos en el bolso me parezco a mamá Mumin.

domingo, 20 de mayo de 2012

Voy a pedir trabajo en la OTAN


Esta labor de madre te obliga a desempeñar roles que nunca te habrías imaginado. La mayor parte del tiempo me temo que soy un sargento que imparte órdenes con cara de perro y tono desabrido. He probado la amabilidad, el tono dulce, pero de verdad que no me funciona, más quisiera yo que poder decir sin alterarme, “Amor mio, ¿te importaría dejar de aporrear a tu hermanita?" o Alegría de mis ojos, ¿por qué no dejas ya de chapotear en la bañera que estás inundando el pasillo y ya llega el agua hasta el comedor? ". No me funciona, lo siento, pero no me sale, o mejor dicho, no me funciona, y os aseguro que he leído mucha literatura de expertos sobre el tema, que yo interés le pongo y que más me gustaría a mí que ejercer mi maternidad de una manera más dulce, serena y armoniosa. Serán las prisas, será el cansancio, será que son tres, pero al final se impone el mucho menos amoroso “Que dejes a tu hermana de una vez! "Como sigas inundando el baño te vas a enterar!”, y la lengua me tengo que morder más de una vez para no decir algo más soez de lo que luego me arrepienta. 
La otra mitad del tiempo soy un mediador en conflictos. Me paso el día separando niños, literalmente separando para que no se hinchen un ojo o no se abran la cabeza, y convenciéndoles de las ventajas de vivir en paz y armonía sin recurrir a la violencia física. Vamos, que me voy a ofrecer de mediadora en el conflicto palestino-israelí, que lleva tantos años atascado que a lo mejor lo que necesita es otro enfoque diferente.
Así que ahora que lo pienso, me iría de cine en la OTAN. Ese es mi lugar. Voy a mirar ahora mismo a ver qué vacantes tienen, como esto de la maternidad puntuara como experiencia no tendría rivales!

jueves, 17 de mayo de 2012

Segunda edición del Diario de una madre imperfecta

Gracias a todos esos lectores/as que, a uno y otro lado del Atlántico, os habeis precipitado a las librerías a haceros con El Diario de una madre imperfecta se ha terminado la primera edición (todo un logro en estos tiempos de crisis) y ya está en las tiendas la segunda edición! Gracias a todos por vuestra acogida.

Ya sabeis que soy poco amiga del autobombo, pero para celebrar esta ocasión voy a compartir con vosotros una reseña que me ha encantado en diaadiadeunamadre: "Isabel García-Zarza es a las madres lo mismo que los del club de la comedia a los ciudadanos: comenta experiencias que tú también has pasado que pensabas que sólo a ti se te sucedían por tener esa mente tan 'rara'".

miércoles, 16 de mayo de 2012

Loa a las gestiones por Internet

He de confesaros que estoy rendida a las bondades de las gestiones por Internet. En mi ordenador consulto las cuentas bancarias, hace meses, años diría yo que no piso una sucursal bancaria. También sentada en mi casita hago hago la mayoría de las gestiones administrativas, qué maravilla no tener ni que ir a pedir el certificado del patrón, que lo pido también por internet. Hace poco también he empezado a comprarme zapatos por internet, y así hago también una vez al mes la megacompra del super, os confesaré que uno de los momentazos cuando nos cambiamos de casa hace un par de años fue descubrir que mi nuevo domicilio estaba en la zona de reparto de mi supermercado favorito (por cierto, aquí aprovecho para decir, por pedir que no quede, que deseandito estoy que un gran supermercado acceda a patrocinar este blog, o mejor aún, a patrocinar a mi familia, porque mi gasto en alimentación se está incrementando de una manera aterradora, porque madre del amor hermoso, lo bien que me comen mis niños, y aquí cierro este paréntesis, pero dicho queda).
Hoy en día incluso se puede hacer la mudanza por Internet, me acabo de enterar de esta web tu mudanza, en el que compañías de mudanza pujan por hacértela al mejor precio posible una lástima que no tenga yo una mudanza prevista a corto plazo. Deseando estoy que el colegio de mis hijos me mande así las notas para no tener que perder tiempo en ir a buscarlas, que nos toca a los padres hacer cola para recoger las notas.
Habrá quién me diga que con tanto trámite por Internet se pierde contacto humano, que las relaciones son más frias, que nos relacionamos menos, pero qué quereis que os diga, que no lo echo en absoluto de menos, si hay algo que a mí me sobra es contacto humano, demasiado contactada estoy yo a diario, así que viva el internet, aliado de las familias numerosas y de la vida moderna.

sábado, 5 de mayo de 2012

El décalogo de la nueva madre o Cómo desaprender para ser feliz

El oficio este de ser madre lo vamos aprendiendo sobre la marcha, pero, queramos o no, en ese aprendizaje hay muchos condicionamientos sociales, prejuicios y costumbres que acabamos incorporando sin darnos cuenta,. Por eso ahora que somos madres, que nos hemos demostrado que, a  pesar de las dudas y miedos que tuvimos al quedarnos a solas por primera vez con un recién nacido, somos capaces de sacar adelante a unas criaturas sin que nos ahoguen, se mueran de hambre, se tiren por una ventana, se pierdan por la calle o se abran la cabeza, ha llegado el momento de desaprender, y de pensar por primera vez en nosotras mismas. Este es el decálogo de la nueva madre:
1- Dejarás para mañana, o pasado mañana, o el próximo mes, todo lo que no tengas que hacer hoy.
2- Pensarás en ti por encima de todas las cosas (por lo menos una vez al día, o a la semana. No, no vale una vez al mes).
3- Escucharás a tu cuerpo, que quizás está tratando de decirte algo con esas cefaleas persistentes, ese ardor de estómago, o esos dolores de espalda. ¿Quién dijo que era malo mimarnos a nosotras?
4- Te regalarás de vez en cuando, por ejemplo hoy, el regalo perfecto, porque tú sí que sabes lo que le más le gusta a mamá y sí que te lo mereces.
5- Irás alternando roles, ahora de madre, ahora de esposa, ahora de amiga, ahora de curranta.... porque no se puede ser todo al mismo tiempo y además pretender hacerlo todo bien.
6- Serás clemente con tus errores, indulgente con tus imperfecciones. Es más, desde aquí os animamos a practicar, por ejemplo, olvidando un disfraz, mandando al niño al colegio sin peinar, o repitiendo menú en la cena dos días seguidos.
7- Delegarás porque, aunque te cueste creerlo, no eres la única persona en el mundo que hace las cosas bien y que sabe exactamente qué quiere o necesite su hijo. Cada una debe buscar su punto débil y practicarlo, por ejemplo, que sea el padre, la abuela, la chica, quien escoja la ropa del cole o quien prepare los purés, o quien haga la compra. Seguro que te sorprenden, e incluso positivamente alguna vez.
8- Te reservarás un tiempo para ti misma como poco una vez a la semana, y si puede ser dos veces, mejor que mejor. Aunque no tengas nada urgente que hacer, pero te dedicarás a algo que te relaje o que te haga olvidar a los niños. Haz yoga, pinta, pasea, sal con amigas, nada, corre o quedate pasmada en un banco del parque, pero dale tiempo a tu mente para que se recupere del bombardeo de gritos y demandas al que estás sometida normalmente.
9- Dejarás a tus hijos solos de vez en cuando para que así ellos te/os dejen a vosotros solos. Recuerda que no tu misión no es ser la animadora socio-cultural de la vida de tus hijos, déjales que ellos exploren, descubran e incluso que se aburran.
10- Recordarás, y este será tu lema y tu motto, que la mejor madre no es la más entregada, ni la más perfecta, ni la más delgada, ni la que mejor cocina, ni la que pasa más tiempo con ellos,  ni la que llega a todo, sino la madre feliz y contenta consigo misma.

Os deseo un Feliz Día de la Madre!

jueves, 3 de mayo de 2012

Negocios varios

Se acerca el Día de la Madre y me vais a permitir un poquito de autopromoción: Regalad (o regalaos, que viene muy bien hacerse un regalo a una misma de vez en cuando) el Diario de la Madre Imperfecta!.
Y la ganadora del cuarto y último sorteo del globo terráqueo con Danonino ha sido silvia@caravancultura.com
Enhorabuena y gracias a todos por participar.

Compártelo