viernes, 28 de diciembre de 2012

Una reina maga contra los juguetes sexistas

La madre imperfecta llevaba en el bolso bien guardado un folleto de la campaña a favor de los juguetes no sexistas que le habían dado por la calle. Se lo había leido bien aplicadita y se lo había vuelto a guardar en el bolso para tenerlo bien presente. Y se echó a las calles de incógnito convertida en la Reina Maga paladina de la lucha contra el sexismo en la infancia.
En su cabeza resonaban las machaconas repeticiones de sus hijos, porque como es bien sabido, las crias humanas son capaces de repetir la misma cosa millones de veces, sobre todo cuando se trata de los regalos que les piden a los Reyes. El mayor quería un coche teledirigido, y la niña, en plena fiebre de las princesas disney, una cenicienta y una rapunzel. El mediano una peonza de esas que tienen un tirador y un nombre imposible de pronunciar y más aún de escribir. ¿Es sexista una peonza? Consultó el folleto por si acaso se le había pasado un listado de juguetes sexistas, y no, no había, tampoco un número de teléfono adonde llamar para hacer consultas. Sobre el coche teledirigido y las princesas Disney no tenía ninguna duda: eran claros instrumentos de la dominación sexista a la que están sometidos hoy en día los niños occidentales. ¿Por qué los niños quieren coches de rally y las niñas princesas de sonrisa almibarada? ¿Hay algo que se puede hacer para revertir esa tendencia? Como madre se sentía en la obligación de intentarlo.
Cierto es que este año sus tres hijos habían sido extraordinariamente comedidos en sus peticiones, y la madre imperfecta no sabía si sentirse orgullosa, por estarles enseñando a sus hijos el valor de la austeridad y la contención, o culpable por ser una madre castradora y frustradora de sus deseos en una época tan entrañable como la navidad. Con esas dudas entró en la juguetería, decidida a no sucumbir a las imposiciones sexistas. Pero hete ahí que se dio de bruces con algo con lo que no contaba: una caja de Lego con la mismísima cenicienta subida a una carroza hecha de piezas gordotas de Lego. Y vio ya a su niña jugando con su cenicienta mezclada con el lego de bomberos que tenían sus hermanos. Y para calmar su conciencia, pensó que incluso a su hijo mediano le gustaría esa carroza para echar una carrera con sus pilotos. Así que cogió como un tesoro la última caja que quedaba, no se la fueran a quitar. Y tan contenta, con la conciencia ya más tranquila, porque no hay como una madre para manejar a su favor los argumentos en una dirección y en la contraria, se encaminó a coger un coche teledirigido, que, sin duda, también le encantaría a la niña para embestir a sus muñecas. De camino hacia la caja, se hizo con la peonza. Y pagó más contenta que unas pascuas, con la satisfacción que da el haber cumplido una misión importante.



4 comentarios:

  1. Jajaja, claro que sí!!! Aunque no nos guste, tampoco se puede ir contra la sociedad en la que viven nuestros polluelos.

    ResponderEliminar
  2. Mi hijo tiene 2 años y 4 meses, desde que nació ha tenido juguetes de mil formas y colores y al final ha ido apartando cosas y se ha quedado con los COCHES. Coches, coches y más coches es lo que más le gusta. No he fomentado que le gusten los coches, pero si es lo que más le gusta creo que es con lo que tiene derecho a jugar. Para que demonios voy a gastarme el dinero en una princesa Rapunzel si no es eso lo que quiere? :) Un saludo Isabel, Felices fiestas

    ResponderEliminar
  3. el problema no va contigo porque tú tienes un niño. Los niños pueden jugar casi casi con todo, el mercado es para ellos. El "problema" es para ellas, su pasillo está claramente diferenciado en monocolor y sólo les propone tres temas para jugar/soñar/educar, y son muy claras las consignas: Sé madre, aplícate en las tareas del hogar Y siempre estés guapa. A las niñas las ponen en su sitio desde bien pequeñas y digo las ponen por no decir las ponemos, soy padre de una niña super imaginativa (como todos los niños) siempre le hice regalos y propuestas qlo fomentan (sobre todo playmobil que es el mundo entero en casa, incluyendo cocinitas mamás y papás) a la peque le encanta, pero claro, no vivimos en una burbuja y no puedo elegir lo que le regalan los demás y la familia sabes qué regala a una niña? cacerolas, cocinas, princesas y juegos para maquillarte. No se puede hacer nada, si algo nos han enseñado las princesas es que las chicas sólo pueden aspirar a encontrar a un tío con pasta.

    ResponderEliminar
  4. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar

Compártelo