jueves, 27 de diciembre de 2012

Feliz 2013

Llevo varios días pensando en mis propósitos para 2013. Y os aseguro que no se me ocurre ninguno digno de ser mencionado. Claro está, seguro que alguna lectora atenta y aplicada (que, por extraño que os parezca, las hay, si es que no os merezco) me dirá, y con razón, que, después de haberme comprometido hace un año a darme crema hidratante después de la ducha, tampoco tengo que romperme mucho la cabeza ahora buscando un propósito mucho más elevado, porque a los ojos de todos está que tengo el listón muy bajo y que con cualquier cosita me conformo. Y así es; la verdad, buena gana de pensar en aprender un nuevo idioma o conseguir un cuerpo escultural, porque luego vienen las decepciones, y no está una con el cuerpo para chascos. Así que aquí sigo dándole vueltas, porque algo hay que pensar para el nuevo año, que es buen momento de hacer propósito de enmienda. Y mira, ahora que lo pienso, mi propósito va a ser este: tratar de mantener mi casa como una burbuja de alegría, es decir, que, en la medida de lo posible, no entre dentro el desánimo y el catastrofismo que nos rodea. Dejar los malos rollos en el felpudo de la entrada y abrir la puerta de buen humor, que mis fieras no tienen la culpa de nada. Y una vez dentro, disfrutar cada momento, de esos pequeños placeres que la crisis no puede arrebatarnos: cada partida de Memory (momery, para la niña), de cartas, de cada cuento, de cada tanda de galletas recién horneadas, de cada pizza, de cada beso y de cada abrazo. Ala, ahí queda eso, que no es poco. Feliz 2013.

5 comentarios:

  1. Feliz 2013, Isabel!

    Te leo siempre que tengo ocasión y creo que nunca te había dicho lo muchísimo que me río contigo. Me encanta tu forma de ver la vida y desdramatizar. Y me encanta cómo lo cuentas!

    Bueno, que muchas gracias por los buenos ratos que nos regalas.

    Besos y mucha alegría para el nuevo año :)

    ResponderEliminar
  2. A ver, vamos por partes.

    Primero debo decir que esta es la primera vez que comento, a pesar de que sigo todos tus post. El año pasado me quedé planchada cuando comentaste cuál iba a ser tu propósito de año nuevo, a pesar de que no tengo hijos, mi vida va tan rápida como la tuya, y me pareció que darme crema hidratante era una sana necesidad tanto para cuerpo y mente. Durante este año me he acordado de este blog en cada ducha.

    Este año esperaba con ansia que nos contaras cuál iba a ser ese propçosito (tenía toda la intención de copiártelo), y me ha vuelto a encantar, tienes toda la razón, está el mundo demasiado negro y no debemos pemitir que nos invada la tristeza, me apunto a ese propósito!!

    Gracias!!

    ResponderEliminar
  3. Este año te has propuesto algo bien difícil. Y ojalá que así sea, que puedas conseguirlo! Dejar los malos rollos en el felpudo de entrada, quisiera no olvidarlo nunca.
    Muchísimo más necesario que la crema hidratante, por supuesto.
    Ves como no te conformas con poco?
    Besotes y que comiences super el 2013!!!

    ResponderEliminar
  4. A mi me vas a permitir que tambien te copie.
    Es un propósito genial!!!
    Lo voy a intentar tambien
    gracias por la "buenísima" sugerencia.
    besos y feliz 2013!!!

    ResponderEliminar
  5. Tengo que confesarte que me acuerdo de tí toditos los días. ¿cuando y xq?, sencillo, es tu propósito de año nuevo para 2012. La crema hidratante.
    Sí, he de confesar que yo también era así, ni los embarazos ni el riesgo de estrías consiguieron hacerme constante...., pero ahora.... ¡ay!, que distinto es todo ahora, creo que es una de las cosas que peor llevo de este país, desde que llegamos a Finlandia, o me doy crema hidratatente al menos dos veces al día (cara) o se me cae a trocitos, a veces.... no te rías... he tenido que recurrir al aceite de oliva, directito del bote (luego los niños me dicen que huelo a tostada, síii, xq después de venirme cargadita con tropecientas cajas de tostarica para desayunar los primero días... ahora resulta que los señoritos desayunan pan con aceite....).
    Lo de después de la ducha, aún no lo he superado, sigo sin ser constante, falta de tiempo, pereza, olvido por falta de costumbre.... los más afectados son mis pobres pies, jajaja, para los que pocas veces tengo tiempo, con lo importantes que son, jajjaja. El otro día.... me fijé en ellos y ahora les tengo en tratamiento intensivo, jajajaja. He encontrado crema del culo (que se ha colao en la mudanza) y me la doy en los pies, cuando me acuerdo, jajajaja, por aquello de "en esta casa no se tira nada", ni mis pies, ni la crema.
    Me habría gustado escribir esto en el post, es más gracioso que la sosez que he escrito, pero no venía al caso, jajajaja.

    ResponderEliminar

Compártelo