viernes, 23 de noviembre de 2012

Educar en la felicidad

Que difícil es educar. No hay día que no le de vueltas a si he sido demasiado dura con uno, o demasiado blanda con otro, o con el mismo, que una es muy contradictoria y puede ser ambas cosas en menos de media hora. Si tengo que reñir más, consentir menos, o ser más flexible. Y lo peor es que, a corto plazo, no hay manera de saber si lo estás haciendo bien. Por eso resulta un alivio caer sobre buenos consejos. De regalo de fin de semana, voy a compartir este con vosotros, queridos míos:
"El mejor método de educación es la felicidad. La única receta para poder soportar lo dura que es la vida al cabo de los años es haber recibido en la infancia mucho amor de los padres". (Hector Abad Faciolince, El olvido que seremos)

5 comentarios:

  1. Yo intento hacerlo así cada día,será porque yo tuve una infancia dura.Es el único consejo que yo también me atrevo a dar.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho tu blog! Es bastante real y cercano. Me pone de los nervios algún que otro blog de madres "molonas" que siempre tienen alguna anécdota contando lo "guays" que son con sus niños. Yo amo a los míos y eso no quita que algún día me sienta cansada o me desesperen. El post de hoy me ha encantado; quizás sea el mejor hábito que podamos tener con nuestros hijos, mostrarles cada día lo mucho que los queremos .


    Tais

    ResponderEliminar
  3. Cuánta razón. La educación no es una ciencia exacta, y nadie, absolutamente nadie tiene un manual de cómo hacerlo. Buen y único método, simplemente amar. Gracias, Isabel

    http://queridacosita.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Y así es, lo malo es que a nosotras a veces no nos da el tiempo, o tenemos que dividirnos en mil cosas y olvidamos que esas cosas tal vez puedan esperar más que los niños...
    Gracias por ese cable a tierra... a veces es bueno recordar lo que es más importante.

    Besos (por fin he podido comentar en tu blog, jajaja).

    ResponderEliminar

Compártelo