lunes, 15 de octubre de 2012

Las bibliotecas municipales, esas maravillosas cuevas de Ali Babá.

La biblioteca pública de mi barrio fue el refugio de mi infancia y de mi adolescencia. Y digo refugio en el sentido literal de la palabra, porque allí corrríamos a refugiarnos cuando nos perseguían los niños de la clase para echarnos polvos picapicas (hoy algo similar lo mismo salía en el telediario). Allí también encontré los libros con los que ir buscando las respuestas a las preguntas que me surgían a medida que crecía, también hallé mundos en los que evadirme, paraisos con los que soñar y héroes a los que tratar de parecerme. Cuando tenía 15 años me había leido todo el fondo infantil y juvenil, no creo que no hubiera libro que no llevara mi nombre estampado en la fichita de la primera página.
Por eso ahora disfruto llevando a mis hijos a la biblioteca de mi barrio de ahora. Trato de ir con ellos una vez a la semana para que hojeen comics, acaparen dvds, pero también para que se pierdan en los pasillos de libros, con la esperanza de que algún día sientan, como sentía yo, que han entrado en la cueva de Alí Babá, repleta de tesoros y maravillas. Y allí pasamos la tarde, sentados en el suelo, o en unas minúsculas sillitas, pasando páginas enormes de libros más grandes que mis hijos, o viendo cómics, o comparando dvds. Y cada uno sale tan contento con sus películas, sus libritos y vamos a casa a toda prisa, porque están todos ansiosos por ponerse a ver lo que han cogido.
Y por eso me duele horrores leer que los presupuestos de este año para las bibliotecas municipales se han reducido a cero; es decir, no se invertirá un solo euro en comprar libros ni renovar fondos. Justo ahora que las familias llegamos con más dificultad a fin de mes e íbamos a necesitar más que nunca el poder disponer de lugares como este para seguir leyendo y soñando. ¿Y qué le espera a un país que recorta en esto?

8 comentarios:

  1. yo también pasó muchas tardes en la biblioteca municipal y siempre estamos sacando libros para saciar la increíble curiosidad de mi peque de cuatro años. Precisamente hablaba de ésto en mi último post. Cuànta razòn tienes, ¿a dónde va a parar un país que recorta en educación, en comedores escolares y en Sanidad?

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo tambien voy una vez a la semana para que mi hija elija cuentos que leer antes de dormir y dvds. Aún me acuerdo de la carita que puso el primer día, se le iluminó el rostro, como si hubiera encontrado un tesoro, como muy bien tú dices. Lástima de crisis y de que siempre se recorte de lo que más se necesita. Un asco, vaya.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón.Cada vez seremos un país más inculto

    ResponderEliminar
  4. Una idea estupenda... yo no lo hice, pero me gustó! Tendré que esperar para hacerlo con mis chic@s, aún son pequeños

    Feliz dia ♥

    ResponderEliminar
  5. Y lo triste no es solo que recorten en este tipo de cosas. Hace un par de años hice "limpieza" de libros que ya no iba a leer y quise donarlos a las bibliotecas de mi municipio. Bueno, pues no hubo manera ¡¡no los querian!!

    ResponderEliminar
  6. Me siento totalmente identificada con tu blog y creo que te apenará saber que, en Salamanca, la Fundación Sánchez Ruipérez nos ha dejado la biblioteca abierta dos exiguos días a la semana y ha despedido a 7 personas, con lo que hemos perdido uno de los "paraísos" que había para nuestros hijos. Eso sí, en Madrid se podrá disfrutar de expectacular inversión realizada en la CASA DEL LECTOR, donde hay iPads hasta en el baño.

    ResponderEliminar
  7. Es totalmente cierto, yo, bibliotecaria con dos niños de 5 y casi 3 años, llevan yendo a la biblioteca pública desde que cumplieron 1 año (antes ya iban sin saberlo:)) y disfrutan descubriendo nuevas películas (que han visto 5 veces de media), libros, libros de animales, de sus personajes favoritos y siempre con la complicidad de la bibliotecaria, Paca, que cada vez que van les recomienda libros que les encanta leer en casa con nosotros. Es una auténtica pena que no se potencia precisamente lo que les va a hacer crecer como personas. me encanta tu blog!!

    ResponderEliminar
  8. Toda la razón. Hace poco leí un artículo muy interesante sobre Noruega. Allí, todos los esfuerzos van destinados a la educación que lo consideran lo más importante. Esa es una visión de futuro, ese es un país con futuro.

    ResponderEliminar

Compártelo