miércoles, 31 de octubre de 2012

Estimado señor director de una compañía telefónica,
como sería un intento vano el tratar de dirigirme a usted a través de los servicios al cliente que usted pone a disposición de los comunes mortales (clientes o no clientes) y no tengo a mano el mar para lanzar mi mensaje en una linda botella de cristal, procedo a dirigirme a usted a través del único medio de comunicación pública a mi alcance: este su humilde blog.
Entiendo perfectamente que esté usted tratando de ampliar sus clientes, sin duda con el noble fin de aumentar los beneficios de su compañía y poder así subir el sueldo a sus empleados y obsequiarles con una cesta de Navidad, y que en esta coyuntura económica negativa es más necesario que nunca el redoblar esfuerzo para captar nuevas víctimas, uy , perdón, quería decir clientes.
Comprendo que sea necesario hacer uso de todas las herramientas a su alcance para promocionar sus promociones, y que sea imprescindible el ir luchando cada cliente de uno en uno.
Pero, y aquí es donde voy a discrepar con usted por primera vez, no me cabe en la cabeza que su estrategia de captación, de ampliación de negocio, de diversificación de ingresos, o como quiera llamarlo, pase por poner a una señorita latinoamericana a llamar a mi casa a las 10 de la noche de un sábado y preguntar si está el padre de las criaturas, al que llama con total naturalidad por su nombre de pila. Juro que una no es celosa, pero de serlo, en mi casa se podía haber montado la de dios, porque habrá muchas que no se crean eso de que les llama de una compañía de teléfonos, porque de verdad que hasta a mí me costó creérmelo!.
Y lo malo no es solo es eso, que ya es bastante, sino que el acoso telefónico se produce también cualquier otro día de la semana, a cualquier hora, en cualquier momento. Y de nada vale que le diga al amable caballero o dama que no me interesa, porque a la media hora volverá a llamar otro colega suyo, para tratar de nuevo de convencerme. Y le aseguro que estas llamadas, con o sin señorita descarada, sacan de mí lo peor y acabo pronunciando unos improperios muy poco adecuados para los menores de los que soy responsable legal.
Así que por la presente me veo en la obligación de pedirle, señor director de una importante compañía telefónica, que tenga piedad y cambie de estrategia.
suya siempre.

7 comentarios:

  1. ¡¡Qué razón tienes!! Sacan lo peor de una, llaman a horas que no son de recibo, y no admiten mil "no" como respuesta!

    ResponderEliminar
  2. Ainsss, qué identificada me he sentido. Y no tener una esa labia para dirigirme al sr director de la importante compañía telefónica que me llama a las 9 (que aquí es una hora menos) todas las santas noches.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué razón llevas! Además, ¿no se darán cuenta de que esa estrategia es totalmente contraproducente? porque yo, cuando llaman sin parar o como tú comentas, se presentan en tu casa un festivo a horas intempestivas, lo que hago es jurarme a mí misma que jamás contrataré nada con la susodicha compañía y yo, a las llamadas de teléfono ni contesto y cuando lo hago me desahogo con la señorita petarda que, tendrá que hacer su trabajo, pero después de darte la barrila unos cuantos días, unas cuantas veces cada día ¿cómo esperan que les cojas el teléfono amablemente?

    ResponderEliminar
  4. El otro día me hicieron a mí una de esas bonitas llamadas. Era un señor de acento extranjero que me llamaba a las 21:00 de la noche. Cuando le dije que no me parecían horas de llamar, me dijo que tenían permiso hasta las 22:00 y que él no sabía que tenía hijos pequeños.

    ¿Permiso de quién? Porque a mí ni siquiera me lo han pedido para llamar a una hora decente.

    ResponderEliminar
  5. ¿conoces las listas robinson? si no eres cliente tambien tienes la opción de preguntar de donde han sacado tus datos y amenazar con denunciar en la Agencia de Protección de datos la LOPD

    ResponderEliminar
  6. Ojala te oigan, yo de esas he tenido unas cuantas, y a la última le deje patidifusa con mi discurso: oiga usted quien es? y quien le ha dado mi numero? me puede repertir su numero de trabajadora? un momento... y le deje con música. El truco me lo dió una amiga jeje
    Pero tu carta es perfecta

    ResponderEliminar

Compártelo