jueves, 30 de agosto de 2012

Cuenta atrás para la vuelta al cole

Se acaba agosto y entramos en la cuenta atrás para la vuelta al cole. Todos los años tengo sentimientos encontrados sobre este momento, por una parte, me apetece ya que los cachorros recuperen su ritmo y su rutina, que ahora que hemos vuelto de vacaciones después de todo un verano de libertad están como potros salvajes y el día menos pensado me tiran abajo un tabique. Y ya necesitan recuperar unos horarios, un ritmo, unas tareas, un algo que les centre.... Pero por otra parte, me da pena que se termine el verano, y sobre todo me da una pena atroz tener que convertirme de nuevo en la madre sargento, que mete prisa, que ordena, que gruñe, que grita, que ordena. Me encanta ahora dejarles en casa por la mañana todavía medio dormidos, en pijama, y salir de casa yo sola, sin tener que ir metiendo prisa a nadie más que a mi misma, que salgo mucho más contenta, mil veces más sonriente y menos estresada, porque durante el curso escolar llego al trabajo extenuada y de mal humor, como si hubiera organizado la trashumancia de toda la ganadería vacuna de este país. Pero todo se acaba y en poco más de una semana ya estaremos a la puerta del cole, esperando que se abra la puerta con las mochilas nuevas y los lápices afilados (que ya lo tengo todo listo, porque este año lo de la subida del IVA me ha venido de perlas para no dejarlo todo para el día antes). Y este año ya irán los tres cachorros por primera vez juntos al mismo cole. Y ojalá que la escuela se convierta en lo que escribía el otro día Gustavo Martín Garzo en un maravilloso artículo: Por una escuela pública, laica y literaria
Con sus reflexiones os dejo, para que compreis más motivados el material escolar ( y os duela menos soltar la pasta que nos cuesta, que este año sin beca de libros ni nada de nada es lo más parecido a un atraco)

"Se educa al niño para decirle que en este mundo, por muy raro que pueda parecer, es posible la felicidad. Educar es ayudar al niño a encontrar lugares donde vivir, donde encontrarse con los otros y aprender a respetarles. Lugares, a la vez, de dicha y de compromiso. Donde ser felices y hacernos responsables de algo. Blancanieves huye al bosque, se encuentra con la casa de los enanitos y pasa a ser una más en su pequeña comunidad; Ricitos de oro, al utilizar los platos, sillas y camas de los osos se está preguntando sin saberlo por su lugar entre los otros. Una casa hecha para escuchar a los demás y estar pendiente de sus deseos y sueños, donde hacernos cargo incluso de lo que no entendemos, así deberían ser todas las escuelas.
Educar no es pedirle al niño que renuncie a sus propios deseos, sino ayudarle a conciliar esos deseos con los deseos de los demás.En un cuento de Las mil y una noche dos niños viven felices en su palacio, donde tienen todo lo que pueden desear. Una tarde ayudan a un anciano y este, en señal de agradecimiento, les habla de un jardín donde pueden encontrar las cosas más maravillosas. Y los niños, desde que oyen hablar de un lugar así, solo viven para encontrarlo. Adorno dijo que la filosofía era preguntarnos no tanto por lo que tenemos sino por aquello que nos falta. Eso mismo debe hacer la educación, incitar al niño a no conformarse, a buscar siempre lo mejor. ¿Para qué le contaríamos cuentos si no tuviéramos la esperanza de que puede encontrar en el mundo un lugar donde los pájaros hablan, los árboles cantan y las fuentes son de oro? Aún más, ¿si no fuera para encontrar también nosotros, los adultos, gracias a los niños, lugares así?"





4 comentarios:

  1. Me ha encantado. Mil gracias. Vi sentimientos encontrados.

    ResponderEliminar
  2. Genial!! Y sí, lucharemos por una enseñanza pública, porque los recortes les afecten lo mínimo posible y porque tengan la suerte de encontrar en su camino un profesor que haya leído tu post...

    ResponderEliminar
  3. Yo también tengo sentimientos encontrados con la vuelta al cole. Soy fan de la rutina y de que los niños empiecen su vida "normal"... pero cuando pienso que dentro de nada anochecerá a las 18 de la tarde... bufff... veremos qué tal lo llevamos este año.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Creo que somos muchas las de los sentimientos encontrados, con la vuelta al cole. Me ha encantado esta entrada. Me da una penita tremenda, que empiezen, pero...........
    Me he sentido totalmente identificada.
    Y precioso el articulo de Gustavo Martín Garzo.

    ResponderEliminar

Compártelo