viernes, 6 de julio de 2012

Yo voy a seguir haciendo dos horas de digestión

La infancia tiene unas reglas sagradas, no hay  que irse con extraños, no hay que aceptar caramelos de desconocidos, hay que lavarse las manos antes de comer, y hay que hacer dos horas de digestión antes de bañarse en la piscina o en el mar. Ahora resulta que eso de las dos horas de digestión es un mito. Ayer lo desmontó con mucha sabiduría y evidencia científica un pediatra en El Huffington Post . El doctor viene a decir que no tiene nada que ver el haber comido hace dos horas con ese temido corte de digestión que te puede llevar al fondo de la piscina y al otro barrio. "La hidrocución, que es como debería llamarse al corte de digestión, no se produce porque se interrumpa la digestión, sino por un shock circulatorio al sufrir el cambio brusco de temperatura", asegura. Y pide que para evitar ahogamientos usemos el sentido común y vigilemos a nuestros hijos, y que no les hagamos esperar dos horas después de comer. Pero sinceramente, qué quereis que os diga, que yo no pienso decirles nada a mis hijos de este descubrimiento científico, voy a seguir manteniendo como un dogma de fe el hacer la digestión, porque esas dos horas son justamente el único momento tranquilo del día durante las vacaciones ¿Os imaginais ahora sin espera para la digestión que, con la comida en la boca, nos toque ir ya a vigilar a la piscina, a hacer ahí el turno a pie de ola, cual faro de Vigo? Por favor, señores pediatras, un poquito de consideración.

5 comentarios:

  1. Una mentirigilla piadosa no hace mal a nadie....jajajaaaaa
    pero razón tiene el señor.

    ResponderEliminar
  2. Pues aquí nada de nada Isabel. No hacemos la digestión. Comen los niños, que siempre acaban cuando tú estas empezando el segundo plato y al agua patos. Se han convertido en peces y sirenas. Como no me dejan hacer siesta de ninguna, así al menos están entretenidos y no piden mil cosas. Pero tú hazle caso al pediatra de toda la vida que es tendencia. Besitos creativos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy contigo, digan lo que digan los expertos, las dos horas de digestión son sagradas. Yo, a los míos, tampoco pienso decirles nada.

    ResponderEliminar
  4. es cierto, no es más que un mito, pero me ha encantado tu reflexión final. en cualquier caso es la excusa perfecta para tener un poco de tranquilidad tras la comida.
    un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Llevas razón. Todavía recuerdo la letanía de "mamá, ¿ya han pasado las dos horas?
    Pero creo que los niños han evolucionado y ahora son capaces de emplear técnicas que hacen que adelantemos el reloj de la digestión al máximo.
    Yo, la verdad, no me veo controlando a tres pequeñas fierecillas ansiosas de meter el culo en el agua...durante 2 horas!!!

    ResponderEliminar

Compártelo