lunes, 2 de julio de 2012

Maternidad a 40 grados

Menos mal que el calor nos ha dado un respiro porque os diré que esto de ejercer la maternidad a 40 grados es extenuante. No tiene una fuerzas para nada, ni para aguantarse a si misma, que te sobran hasta las chancletas, como para encima tener que estar pendiente de las fieras. De verdad que con los calores de la semana pasada no lograba ni decirle a los niños que recogieran o se vistieran, es que ni me salía la voz, cómo va una a imponerse si está boqueando como pez agonizante fuera del agua. Y no os digo ya alimentarles, que estás tú sin ganas de comer, y menos aún de cocinar o de ir a comprar, que te alimentas con un par de yogures y un melocotón con tal de no preparar nada, pero los cachorros no entienden de calores, y no se les pasa nunca el hambre, y cómo les vas a mandar a la cama con un vaso de leche con galletas, que son capaces los angelitos de denunciarte por desatender tus obligaciones. Y claro, tampoco los vas a alimentar solo con helados, aunque ganas darían, de usar solo el congelador y tirando. Va a resultar que soy mejor madre en invierno. Dentro de mis limitaciones, claro está.

1 comentario:

  1. Eso pensaba yo tambien la semana pasada... no tenia ganas de nada jajaja.
    menos mal que parece que se calmo un poquitin el calor.. aunque por poco tiempo me parece...

    ResponderEliminar

Compártelo