jueves, 26 de julio de 2012

El momento más ingrato de la maternidad


¿Cómo es posible que con todo lo que ha avanzado la ciencia aún tengamos que seguir despiojando a nuestras crias de la misma manera que hacen las orangutanas? De verdad que no soporto ese momento primate, es probablemente uno de los momentos más ingratos de la maternidad. Por favor, señores científicos, aplíquense e inventen algo efectivo. 

1 comentario:

  1. Buf!!! ni me cuentes, yo me vuelvo loca cuando entran piojos en casa... empiezo a lavarlo todo, a aspirarlo todo y a despiojar a la familia entera durante varias semanas, sin tregua para los piojos.

    ResponderEliminar

Compártelo