martes, 26 de junio de 2012

Sana, sanita, culito de rana

Cuando te conviertes en madre adquieres poderes mágicos. Eso está sobradamente demostrado, a ver sino cómo se explica que seas capaz de hacer mil cosas a la vez, sobrevivir sin dormir, agarrar varios niños y vigilar a otros al mismo tiempo, entender el idioma de los bebés.... Riete de los superhéroes de los tebeos. Unos aprendices al lado nuestro, porque en la vida real las superheroínas somos las madres, y me vais a perdonar la falta de modestia, pero yo hay días que me siento como Elastic Girl, la de los Increíbles. Y una de las cosas que más me han fascinado siempre es el poder curativo de las manos de una madre. Ya de pequeña lo comprobé con mi propia madre, que bastaba con que me pusiera las manos encima para que me sintiera mejor, y de hecho, incluso hoy en día, cuando estoy mala lo único que quiero es hablar con mi mamá y si pudiera correría a su lado olvidando atrás todas mis circunstancias y el hecho de que ahora la madres soy yo. Y cuando tuve niños me maravillé aún más al ver cómo mis manos habían adquirido por puro arte de magia ese poder curativo que se transmite de madre en madre cual fórmula mágica. Y así basta una caricia para aliviar dolores, confortar llantos y curar heridas. Y generación tras generación seguimos curando niños con esa letanía de "Sana, sana, culito de rana, si no te curas hoy te curarás mañana". Y los niños se curan milagrosamente. Y no te digo ya si tienes además una varita mágica, como un stick para aliviar las picaduras de insectos, o una barrita de Arnidol para los golpes... Ya os digo, superheroínas.

7 comentarios:

  1. Yo también me sigo admirando, y eso que también tengo tres!
    En mi casa el arnidol es la "barrita mágica" y surte efectos inmediatos, menudo descubrimiento!

    ResponderEliminar
  2. Las mujeres cuando se hacen madres reciben poderes, enserio XD, mi madre sabe cuándo miento y cuándo digo la verdad, también me curaba mágicamente, etc. Cuando una mujer se hace madre...se le conceden poderes divinos :).

    Gran entrada, besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo además del "sana, sana..." le digo que mis besos tambien curan (soy medico) y ahora el pequeño se los da a los niños del parque cuando se caen!!

    ResponderEliminar
  4. Genial y acertada como siempre . !!!!

    ResponderEliminar
  5. cierto, ademas cuando eres madre experimentas la "autosanacion" y esto es simplemente que no te puedes permitir el lujo de ponerte mala ni de que te duela nada.....

    yo he llegado a ver gente enferma acostada y sentir envidia (esto habla mucho de mi salud mental) :/

    Un beso Isabel

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito post, a tu madre le encantará!! Ojalá tuviéramos una varita mágica de verdad... mientras tanto nos conformaremos con Arnidol :-D

    ResponderEliminar
  7. Un post precioso.

    ResponderEliminar

Compártelo