miércoles, 27 de junio de 2012

Fogonazos de felicidad

En las últimas 24 horas he tenido dos momentos de felicidad absoluta. De esos momentos que te gustaría conservar para siempre porque eres 100% feliz. Supongo que la felicidad es eso, un fogonazo, puntual y pasajero, y seguro que muchas veces estamos tan cegados por nuestro día a día que ni lo apreciamos, vamos, que nos pasa por delante la felicidad y ni nos enteramos, ni la vemos, menos ahora que estamos todos con la crisis al cuello. Y que es hoy en día casi es una osadía reivindicar la felicidad en estos tiempos tan dados al pesimismo y al  catastrofismo, pero qué quereis que os diga que yo he hecho firme propósito de disfrutar cada momento feliz que la vida me regala, y para ello hay que reconocerlo e identificarlo. Y a ello os invito, en plan ejercicio colectivo, a que penséis qué momento de felicidad habeis vivido últimamente y lo conteis, aquí en vuestro blog. Os contaré mis dos momentazos:
- me meto en el agua de la piscina con la niña, lleva manguitos pero aún así se me agarra al cuello con todas sus fuerzas cual koala aterrado y se pone a cantar. Y yo le sigo la corriente y me pongo a cantar yo también, a pesar de que casi no me deja respirar, y me pongo a dar vueltas como si estuviéramos bailando. Y la enana se empieza a partir de la risa. Y ahí estuvimos un rato las dos, mientras el socorrista nos miraba alucinado.
- hora de dar el beso de buenas noches a los cachorros en la cama. El mediano me agarra con brazos y piernas y casi me vuelca, y me dice yo no te suelto ya nunca. La niña, que oye la juerga en la habitación de sus hermanos, se levanta de la cama y viene corriendo a ver qué está pasando, y al ver el gesto de su hermano, con el que está en plena etapa competitiva de yo más, decide que ella también quiere mucho a su mamá y que no va a ser menos, y se me tira encima para agarrarme por el otro lado. Y entre los dos logran tumbarme en la cama, donde acabamos los tres partidos de la risa.
¿Y cuales son vuestros momentos?

11 comentarios:

  1. Absolutamente cierto eso de estar atentos para reconocer e identificar los momentos de felicidad. Andamos por la vida cansados, ahogándonos en un vaso de agua, y casi que ni nos acordamos de qué cosas nos hacen felices.

    Momento 1: ayer a la noche, mi hija menor imitando a dos chicos del cole. Me hizo matar de la risa y además darme cuenta de que tenemos una gran comediante en casa.

    Momento 2: yendo de compras con mi hija mayor. Dios mío, está tan grande... Una gran compañera y asesora de imágen, que me levanta el ego hasta las nubes.

    Linda propuesta la del post, gracias!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Que en la evaluación de mi nene de cinco años me pongan " Destaca, sin duda, por mostrar valores Tan importantes hoy día como: amor, amistad, respeto y compañerismo..su comportamiento es un fiel reflejo de estos y un ejemplo para todos", que quieres que te diga, pues que voy con una fotocopia de las notas por todos lados.

    ResponderEliminar
  3. Ver la sonrisa que me dedica mi niña todaa las mañanas.... Ayyyyy, me habla con los ojos!!

    ResponderEliminar
  4. Mi momento, el domingo por la mañana amanece mi príncipe,llega hasta mi cama, se sube con mas dificultad que facilidad, gatea como si el diablo le persiguiera, llega a la altura de mi cara, y me regala un beso con su gran sonrisa, mientras grita a pleno pulmón:MAMA!!!!! Se me olvida que son las 7:30 de la mañana, que es domingo, que me gustaría enterrar mi cara en la almohada hasta las 12 de la mañana......eso si que es un buen despertar

    ResponderEliminar
  5. Momentazos:
    - con mi pequeña de 3 años, y su lección de "Cómo dormir con mami": Tumbadas las dos en la cama, frente con frente, nariz con nariz y los bracitos de la princesa alrededor del cuello de mami, con sus dedos entrelazados, en plan cadena tipo "deaquínoteescapas"... Felicidad absoluta
    - con el mayor de 6 años: cuando me dice que soy la mejor mami del mundo, la más hermosa y que me lleva siempre en su corazón... Babeando con y por él

    ResponderEliminar
  6. Mis momentos de felicidad coinciden con las explosiones de cariño repentino que le dan a mi hijo. Esté donde esté de la casa de repente, sin saber por qué, aparece y me da un abrazo a la cintura. Le devuelvo un beso enorme y sale corriendo a seguir con lo que estaba haciendo...

    Otra cosa que me hace feliz es cuando llego a casa y veo al padre y al hijo juntos haciendo una actividad (ya sea haciendo la cena, viendo la tele o pintando) y me encanta ver cómo se entienden y compenetran, aunque al segundo siguiente acaben a gritos uno y llorando el otro...

    ResponderEliminar
  7. Ayer momento cuento. Despues del cuento, buenas noches cariño... mami... quedate un ratito aqui conmigo... cariño, tengo que ir a hacer la cena... abrazo de oso.. tu de aqui no te escapas... su carita al lado de la mia mientras le veo cerrar los ojitos..
    ese momento lo guardaria ahi para siempre.

    ResponderEliminar
  8. Mi hija de 14 meses aun no andaba, pero esta semana se acerco gateando sentada, me estiro de pantalón estiro sus bracitos la aupe y se puso a dar un paso detrás de otro, mientras daba grititos de felicidad....Esta semana ya no se puede ser mas feliz!

    ResponderEliminar
  9. En mi casa hace mucho frío por el aire acondicionado, y la temperatura afuera me hace imposible poner más caliente el aire. Mi nene de dos meses estaba en su sillita arropado hasta las cejas, dormidito cual ángel, y yo muriéndome de frío, porque tenía una camiseta cómoda para amamantar. Cuando me voy a levantar del sofá para ir a buscar un suéter, mi angelito se despierta, pidiendo teta. Al levantarlo, lo sentí caliente contra mi pecho, su olorcito particular, y se aferró a mí como si no hubiera un mañana. Esa sensación fue ese fogonazo de felicidad del que hablas, sentirlo vivo contra mí, calentito y dulce, mi angelito precioso.

    ResponderEliminar
  10. Ahora mismo, mientras me tomo un momentito para descansar, mi pequeño bichejo me pega montones de patadas en mis entrañas.

    ResponderEliminar
  11. Yo no se deciros desde que nació mi única hija, y nació con una cardiopatia grave de la cual ya ha sido operada y de momento está haciendo vida normal, todo lo que ella hace o quiere decir es para mi felicidad tiene ya casi trece meses y va todo tan rápido cada día una cosa nueva es maravillosa y me siento muy feliz de tenerla conmigo...

    ResponderEliminar

Compártelo